Color local en la Sorginen Lasterketa | La bruja Mari corona a Oier Ariznabarreta y Oihana Azkorbebeitia

1383501_10204574177251400_7821477460829794042_n

Los campeones en mujeres y hombres. | PHOTO | Durango Kirol Taldea

 

Juan Ignacio Sampedro

Tras una semana cálida, impropia de estas últimas páginas del calendario, ayer domingo amaneció en Durangaldea con un sirimiri tan molesto como persistente. Elo no fue óbice para el centenar y medio de valientes que se personaron en Axpe, dispuestos a enfrentarse a la VII Sorginen Lasterketa, que a la dureza de sus 25,6 Km. y 1.300 de desnivel añadía un suelo embarrado y resbaladizo en muchas zonas.

Desde la salida se vio claro que los favoritos no iban a sentirse amilanados por las adversidades. Oier Ariznabarreta pasaba por el avituallamiento del Km. 15, en el Tope, en una y doce minutos, a una media de 4.50 el Km. Si tomamos en cuenta que en la salida, los participantes ascienden 800 en tan sólo cuatro kilómetros de distancia lineal y añadimos la peligrosidad de la bajada a partir del cruce de Aramaio, podemos hacernos una idea del ánimo con el que el vencedor de 2012 salía hoy a correr.
Por ese mismo punto del Tope, casi cuatro minutos más tarde, pasaban dos de sus compañeros habituales de entrenamiento, Julen Ozaeta y Ekaitz Kortazar.
Éste último, que regresaba a la competición tras una larga lesión y corto de forma para lo que en él es habitual, cedería ante el empuje de Ozaeta en la subida a Besaide.
En la meta, las posiciones se mantendrían, aunque Ozaeta recortaba un par de minutos a Oier en la segunda mitad de carrera. Ariznabarreta entraba en 2.03.41, Julen a minuto y medio y Ekaitz a cuatro minutos largos. El podio masculino copado por durangueses.

| AZKORBEBEITIA | Respecto a las mujeres, la abadiñarra Oihana Azkorbebeitia debutaba con victoria. Entra así en un brillante palmarés en el que destacan los triunfos de Ana Conde en la tercera edición y Maite Maiora en las dos siguientes. Los mejores de Atxondo fueron Jon Rodrigo y Ainhoa Abendibar. Luis Narbaiza, de Zaldibar impuso su clase en la parcela de los mayores de 55 años.

Antes de la salida se guardó silencio en memoria de Tasio Durán, fallecido por causas naturales en la edición anterior.
En su recuerdo, varios de los participantes del Alto Deba corrieron con camisetas que llevaban impresos el nombre y la imagen del amigo y compañero ausente.
La organización premió la fidelidad de dos personas que han participado en todas las ediciones celebradas. Asser Alonso, de Atxondo, aunque residente en Berriz, que ayer mejoraba ampliamente el tiempo y puesto de años anteriores y el bilbaíno Patxi Ros, una vez más, vencedor en la parcela de quienes han cumplido medio siglo.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.