NUEVO DISCO DEL ZORNOTZARRA ALAIN CONCEPCIÓN | “Mi música está más enfocada a la interpretación y a la expresión que a la complicación de arreglos o estructuras”

 

 RaulMartinez

Raúl Martínez

Alain Concepción Romero (Amorebieta-Etxano, 1982) pertenece a esa raza de tipos normales que comienzan a escasear en la música. Su voz y pose beben de los sonidos de la costa oeste americana y tras una primera incursión discográfica en euskera ahora recoge los frutos de su primer larga duración ‘R’ (Izkar Producciones, 2014). Un compendio de rock melódico y soul compuesto por siete temas propios en inglés mas tres versiones que desgrana en directo y en formato trío uno de cada dos fines de semana en el bilbaíno Café La Ribera.

FP H Alain Concepcion (C) Josu Torrealday

Imagen de promoción del disco ‘R’. | PHOTO | Josu Torrealday

– De Amorebieta-Etxano de toda la vida, pero melómano… ¿Desde cuándo?

¡Pues de toda la vida también! Pero digamos que empecé a meterme más en serio en el mundo de la música a los 16 años más o menos. Mis primeros discos fueron heavies y enseguida empecé a degustar los sonidos del rock de los 70 y los 60, además de introducirme de lleno en el metal y el rock progresivo y sinfónico. Luego aprendí que una de las verdaderas esencias musicales está en el R&B y el soul, luego el funk el jazz… y al final no puedes parar de indagar en todo lo que sea música. Además, siempre me ha gustado tener los discos en formato físico, ya sea CD o vinilo. Durante mucho tiempo en vez de tomar copas compraba discos (risas).

– Entre ensayos y bolos también despachaba discos tras un mostrador de la calle Somera en Bilbao. Los enamorados del rock melódico aún le tienen estima…

La verdad es que lo recuerdo como una de mis mejores épocas de juventud: hice grandes amigos y aprendí muchísimo pero no solo de música. Yo creo que conseguía que la gente se fuera feliz y satisfecha cuando les recomendaba un disco. ¡Por lo menos casi siempre volvían! (Risas). Me especialicé en los sonidos más melódicos del hard-rock y el A.O.R. y también en los sonidos progresivos en general. Aunque soy un amante del heavy más clásico, de grupos conocidos y otros que no lo son tanto. La vida hace que cambies tu rumbo y me marché antes de empezar a impartir clases de canto. Tuve que dedicarme a otros menesteres laborales. Pero sí, aún hay gente que me recuerda de aquellos días

– Con los años se ha ido ablandando, más aún, y Alain Concepción se ha convertido en una rara avis que ni es rock, ni es AOR, ni es soul, ni es funk… sino todo lo contrario.

 Bueno… ¡Creo que todavía me puedo ablandar más! (Risas). Tengo muy claro que bajo mi nombre solo quiero hacer discos que me representen y eso significa sacar todo lo que llevo dentro, lo cual hace que todos esos estilos musicales se mezclen y den como resultado como mínimo lo que encontramos en “R”. Aun así, creo que no he encontrado todavía mi sonido definitivo, pero sí la manera de hacer música. Mi música está más enfocada a la interpretación y a la expresión que a la complicación de arreglos o estructuras. Me gusta que se recuerden los temas por la interpretación de los músicos y los cantantes. Esta es mi máxima pretensión y la mejor manera de expresar mis emociones y también la mejor manera para que puedan entenderte. Para eso también hacen falta buenas canciones, claro. 

– De lo que no hay duda es de su proyección internacional. Da el pego, parece guiri. Pero… ¿No se apunta a la moda de anglosajonizar el apellido? 

No creas, algún otro periodista me ha preguntado si mi apellido es extranjero (risas).  No sé por qué la gente se empeña en leerlo como “Conception” e incluso creen que es un seudónimo. Así que sin quererlo, veo mi apellido escrito de las dos formas. La verdad es que yo quería que se me conociese con mi nombre, porque lo que está en mi música soy yo. No me apetecía inventarme un nombre artístico ni un nombre de grupo.

– Además pasea también con orgullo su segundo apellido, Romero.

Sí, me preguntan mucho sobre el origen del título “R” y este tiene que ver con mi segundo apellido. Cuando edité mi primer EP “Izan Dira”, mi abuelo materno abrió el disco y se puso a buscar como loco a ver si aparecía su apellido. Por eso, y ya que siempre firmo solo con mi primer apellido, decidí dedicarle el disco a él llamándolo “R” por Romero. O sea que el disco soy yo por todos los lados. Además lo que al principio parecía un poco locura se a convertido en algo que ha hecho que la gente lo recuerde y se quede con ‘R’.

 – Sin embargo compone y canta en inglés ¿No hay forma de que su público se acostumbre a escucharle en castellano o euskera?

El disco estaba previsto grabarlo también en euskera, pero me quedé sin discográfica y decidimos con Izkar sacar primero la edición en inglés. La posibilidad de regrabarlo en euskera está ahí, no la descarto, pero hay que tener en cuenta muchas cosas. Siempre me ha motivado cantar en euskera y me gusta, pero mi máxima fuente de inspiración viene de la música anglosajona así que este era un paso lógico.

– ‘R’ lo grabó en directo en los estudios Tío Pete de Urduliz (Prince Phillip Mitchel, Zeay Mays…). Es otra moda de la que Bustamante se jacta en las entrevista. En su caso ¿Exigencias del guión?

Lo de hacer el disco en directo fue una idea que se nos ocurrió al productor Jagoba Ormaetxea y a mí. Pensamos que de esta manera el disco captaría un aire y una esencia muy especiales. Y de alguna manera creo que lo hemos conseguimos. Los temas están grabados del tirón en directo con todos los músicos y en varios de los temas, también las voces. Podemos decir que es un disco vivo en ese aspecto. Lógicamente el mejor estudio para hacer eso era Tío Pete, en Urduliz

-Se trata de una producción coral de Jagoba Ormaetxea ¿Cuántas copas tuvo que servir en el Mauna-loa para pagar las minutas de los músicos?

 ¡No creo que pudiese sacar suficiente para pagar lo que hicieron los músicos! Y mucho menos sirviendo copas en mi antiguo trabajo… (Risas). El hecho de llevar bastantes años en la música hace que hagas buenos amigos y que tengan ganas de participar en lo que haces. Todos los músicos que participan en el disco, casi una docena, habían trabajado conmigo anteriormente, entre ellos Jagoba. ¡Todavía les debo muchas copas! (Risas).

– A Ormaetxea lo tiene pluriempleado, y al pianista Julio Veiga…

Últimamente quizás más que a Jagoba. Creo que hemos creado un buen tándem a la hora de componer. Además, Julio es un gran músico que se debe hacer conocer más allá de las fronteras del Duranguesado y cuento con él para todo a lo que se quiera apuntar. En “R” Julio fue uno de los factores para que el sonido del disco variase hacia la fusión de estilos. Ya ves, ¡Encontré al lado de casa el sonido americano que buscaba! Yo creo que ni él era consciente.

-En sinfónico con ocho músicos, en cuarteto rockero, como trío, a dúo con piano y voz… ¿Es la variedad de formatos una opción para capear la crisis de los directos?

Como para mí lo más importante en mi música es la interpretación y el cómo se expresan las cosas, decidí hacer la mayoría de temas con esa intención. Quiero decir que los temas se soportan bien con un piano y una voz o con una formación de hasta once músicos. El nexo de unión soy yo. Mi trabajo consiste en llenar el tema esté quien esté conmigo. Esto también hace más fácil poder presentar esta música en directo, tanto en acústicos como en conciertos más grandes y eléctricos.

IMG_7526-2b

El cantante zornotzarra en directo. | PHOTO | David Gándara

-¿Su favorito?

¡Todos! (Risas).Bueno,  depende del día y de la ocasión, pero en general me encuentro a gusto en todos los formatos. Eso sí, me encantaría poder mover siempre a un montón de músicos y pagarles como se merecen, pero tal y como están los tiempos es casi una utopía

-Y por si fuera poco podemos verle con varias formaciones tributo como The Hits, Jimi Laboa, What Wave?, Pushermen etc.. ¿No será de los que están todo el día invitando por Facebook a bolos en lugares remotos?

Soy de los que utilizan las redes sociales para enseñar lo que hace pero no pretendo que mis amigos me den de comer. No me gusta que me agobien con las notificaciones y las votaciones a concursos, pero uno tiene que existir en las redes. Hoy en día son una herramienta útil para que la gente te conozca, pero pasado un límite es muy fácil que la gente te quiera dejar de conocer. Hay que tener paciencia. Con trabajo constante y tranquilo al final las cosas llegan.

– Es usted un gallo. En directo se atreve con Marvin Gaye, Stevie Wonder,  James Brown, Steve Perry, Jamison, Mercury, Gillan, Coverdale… y ha impartido varias clases magistrales de voz.

 ¡De algo tienen que servir todos los discos que he comprado a lo lardo de mi vida! Aprendí a cantar con ellos y sobre todo me fijé siempre en lo que ellos hacían mal para no repetirlo. Esa ha sido mi formación y gracias a ella hoy en día me gano la vida impartiendo clases de canto. Digamos que un día me planté y empecé a buscar información para poder poner nombre a lo que sabía hacer y así transmitirlo a los demás. Pero como siempre digo, cualquiera puede hacerlo, solo hay que saber cómo y entrenarse. Pensamos en la voz como algo mágico, pero la magia también se puede estudiar, y para eso está la música.

– Puede decir que vive de la música, aunque no sea como en las biografías de las rockstars americanas que leía de adolescente.

Hoy en día sí, y cada vez más. Pero me gustaría también ganar dinero dando conciertos con mi propia música. Por ahora ese tipo de conciertos solo me dan gastos. Pero hay que sembrar para recoger y lo voy haciendo con paciencia. Cuando dices por ahí que tu profesión es ser músico te preguntan que qué tocas, entonces dices que eres cantante y lo siguiente es una cara de… ¡Pero si no eres famoso! En efecto, ahora mismo lo que me da de comer son las clases de canto, las clases magistrales, etc.

– Volviendo a ‘R’, es un disco variado, orgánico, elegante, detallista y sobre todo, honesto ¿Es un reflejo de su personalidad?

Yo creo que sí es un reflejo de mi personalidad, pero si mi personalidad son todos esos calificativos me pones en duda (risas). Solo quería hacer un disco con el que me sintiese a gusto y que saliese de mí y creo que eso lo he conseguido aunque de una manera tímida todavía.  He abierto una puerta y ahora me toca salir al exterior y seguir caminando. Espero que el público me siga recibiendo tan bien como esta primera vez.

– Entonces… ¿Le veremos levantando pasiones entre jurado de un talent show?

No, será muy difícil que suceda algo así. Si no lo he hecho hasta ahora… Me gusta ver la televisión, pero no participar en ella. Y los talent show son eso, programas de televisión. No tienen mucho que ver con la música, o por lo menos con como entiendo yo la música. Lo digo por experiencia. Reconozco que alguna vez he dudado y he tenido la tentación, pero dudo mucho que aguantase o me aguantasen ahí dentro (risas).

– Lo hemos visto subido a escenarios como el de la sala Cúpula del Teatro Campos, Santana 27, Fnac, El Arenal con 40 Principales y el Mundobasket. ¿Ahora qué?

Ahora más y mejor (risas). Espero hacer una nueva gira por nuestras tierras con un formato grande y bajar a Madrid cosa que tengo pendiente y hay bastantes personas que ya me lo están pidiendo. De momento, el próximo 2 de noviembre abro para Fate Warning en la sala Sonora y se me puede ver muy ha venido en el Café La Ribera de Bilbao, los sábados por la tarde o domingos al mediodía. Luego me toca definir y terminar lo que será mi próximo disco que si todo sale bien me gustaría editar durante 2015.

FP V Alain Concepcion (C) Josu Torrealday

Naturaleza rockera de Alain Concepción. | PHOTO | Josu Torrealday

 

+ info

Puedes ser amigo de Alain Concepción a través de las redes

Alainconcepcion.bandcamp.com

Facebook.com/Alainconcep

Twitter.com/Alainconcep

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.