La mesa bicentenaria sobre la que se firmó la desanexión de Iurreta de Durango hoy hace 25 años

Mugalari

| Sobre este mueble de 1758 se firmó en 1990 la desanexión

La Casa Consistorial de Iurreta atesora esta mesa, mobiliario municipal que data de 1758 y fue acuñado por el durangarra Pedro Urigüen por 120 reales. Un total de 257 años la ha visto viajar de un lugar a otro. Nómada, pero a la vez, testigo silenciosa, cubierta de Historia. Si la mesa hablara, si sintiera, podría estar orgullosa de ser uno de los cuatro vestigios que se conservan del antiguo Ayuntamiento de Iurreta, que se erigía en el Montón justo en la mediana de la entrada al boulevard Askondo. Los otros tres son bancos. La mesa recupera protagonismo hoy con la conmemoración de los 25 años que se cumplen de la desanexión de la anteiglesia a la villa de Durango. La misma importancia que el presidente de Gerediaga, Balendin Lasuen, solicitó para ella el 5 de agosto de 1970. 

DEIA240110 : General : Hemendik : 9 : 09 Hem Durangaldea

La mesa histórica de Iurreta. | PHOTO | Iban Gorriti

El de Zaldibar envió un escrito a la corporación municipal de Durango solicitando la cesión de una mesa y tres bancos que se encontraban en la antigua Casa Consistorial de Iurreta, para que fueran expuestos y conservados en un museo comarcal que, en aquellas fechas, proyectaba crear Gerediaga Elkartea en la casa auditorio de Astola, Abadiño. La corporación de Durango accedió a dicha petición y la mesa y los tres bancos fueron trasladados al edificio citado. La tardanza en los trámites administrativos por parte de la Diputación Foral de Bizkaia en restaurar la casa de Astola, así como otros factores, generaron que el museo de Durangaldea “muriera antes de nacer”, valoraron desde la sociedad de amigos. La mesa y sus bancos, sucios y deteriorados, perduraron entonces en el camarote de la casa de Abadiño.

En 1983 se iniciaron las ansiadas obras de rehabilitación de la casa de Astola y, por ello, Gerediaga trasladó los objetos. En este cambio, la asociación determina que el lugar idóneo para estos cuatro históricos muebles es el local que utilizaban los grupos de Iurreta en la casa cultural de la plaza Aita San Migel, que se quemó y hoy en día está reconstruida.

| CONSERVADA POR EL PÁRROCO | En este lugar inician una nueva espera. Unas veces es utilizada como elemento histórico y, otras, en las exposiciones etnográficas que en los años 80 se organizan en las fiestas de San Miguel. En el transcurso de una de esas muestras se depositan de manera transitoria los tres bancos en el portal de la  vivienda del párroco, dado que en el local de los dantzaris no había sitio suficiente para una idónea conservación. En 1989 y en ediciones posteriores, la mesa es utilizada como elemento simbólico en la fiesta del Urrijena a la hora de entregar los obsequios a los dantzaris homenajeados. También fue la mesa de la presidencia, en diciembre de 1989, en el acto de traspaso de poderes del Ayuntamiento de Durango a la Gestora de Iurreta en el pórtico de la iglesia parroquial de Iurreta.
Tras esa desanexión de Iurreta de Durango, en 1990 se trató de manera informal la necesidad de otorgar a dichos muebles, únicos objetos históricos que han perdurado del antiguo Ayuntamiento de Iurreta, un lugar acorde con su valor histórico.

DEIA240110 : General : Hemendik : 9 : 09 Hem Durangaldea

Gerediaga Elkartea custodia fotos como esta del antiguo Ayuntamiento de Iurreta, edificio inexistente hoy. | PHOTO | Gerediaga Elkartea

Así las cosas, restaurado el Palacio Goikolea como sede del Ayuntamiento iurretarra, la corporación acordó la restauración de la mesa y le encargó dicho trabajo a Idoia Sopelana. Recuperado el mueble, Gerediaga Elkartea lo entrega al Ayuntamiento que lo ubica en Goikolea, lugar donde se conserva en la actualidad. El origen de la mesa era desconocido. Los tres cajones que dispone el muebles, ostentan una placa de cobre cada uno con la leyenda de “montes”, “ganaderos” e “incendios”, algo que conducía a pensar que la tradición oral de que era del gobierno del Ayuntamiento era cierta. El estado de desorden en que se hallaba el archivo municipal no facilitaba el hallazgo de referencias documentales sobre dicho mueble.
En el verano de 1999, cuando la familia Usabel procedía a reparar el caserío Iturriotz apareció un manojo de papeles carcomidos que fueron entregados en el ayuntamiento de Iurreta por Juan Carlos Gorrotxategi Usabel. Tras mandarlos rehabilitar al taller de restauración Verjurado y Corondel, de Bilbao, Gerediaga descubrió que albergaba las cuentas de la anteiglesia desde el año 1758 al año 1787.

| SORPRESA MAYÚSCULA | La sorpresa fue mayúscula al constatar que en  las cuentas correspondientes al año 1758, un asiento contable señalaba en un texto con algunas partes ilegibles que “…también 120 reales entregados a Pedro de Uriguen vecino de la dicha villa [Durango] por una mesa con sus llaves que se ha… [ilegible] la sala en esta casa concejil y también por el gasto y ocupación [ilegible] mas por la tasación de dicha mesa a [ilegible] pudiera ser Salbador de Garaizar natural de esta Anteiglesia”.
Era la anotación que confirmaba lo que la tradición oral había transmitido. Era la mesa del Ayuntamiento. Además, este documento arrojaba luz sobre su origen. El mueble fue ejecutado por Pedro de Uriguen, carpintero de Durango, para el Ayuntamiento de Iurreta y con el visto bueno de Salvador Garaizar, que según el censo de 1745 en realidad se apellidaba Baquijano Garaizar y residía en el caserío Garaizar de Iurreta.
Más dos siglos después perdura en el Ayuntamiento esta mesa, en torno a la que se tomaron decisiones y acuerdos que han determinado la Historia del municipio y configurado poco a poco la actual anteiglesia. Desde Gerediaga estiman que “su actual ubicación no hace justicia con el valor histórico que le corresponde”. Mientras, ella, en silencio, continúa su paseo por la Historia.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , , ,