Un cura madrileño ofició la primera misa en euskera, en Arrazola, en 1959

Iban Gorriti

Un cura no vasco fue el primero que ofició una misa oficial en euskera. Se llamaba Francisco Ballester Viu y era de Madrid. No lo fue como han publicado algunos medio, José Antonio Retolaza. Al ser este un sacerdote de rito latino no podía celebrar la eucaristía en otras lenguas pero sí fue el organizador y factotum de la jornada histórica. El académico emérito de Euskaltzaindia, José Luis Lizundia, aporta una foto de la jornada histórica tomada por el propio Retolaza, imagen cedida por el arrazolarra Juan Luis Abendibar. Aconteció el 21 de junio de 1959 en la parroquia San Miguel de Arrazola.

misa

Ballester Viu, era practicante del rito bizantino melquita; no del latino, caso de Retolaza y resto de religiosos vascos. “Ballester sí podía dar la misa en euskera, aunque fue antes de que el Vaticano con el Concilio Vaticano II permitiera oficiar misa en lenguas vernáculas”, apostilla Lizundia.

En la fotografía, Francisco Ballester Viu aparece rodeado por dos religiosos que han sido parte de la historia vasca del catolicismo. Por un lado, Claudio Gallastegi (Elorrio 1806 – Plentzia 1988). Este cura fue párroco de la iglesia bilbaina de San Antón, así como autor del himno Begoñako Andra Mari. Por otro lado, Juan Mari Uriarte (Fruiz, 7 de junio de 1933), primero designado obispo auxiliar de Bilbao, luego titular de Zamora y más tarde de San Sebastián. Los jóvenes monaguillos de la imagen eran, además, discípulos de danzas vascas de Retolaza.

Por iniciativas como esta, en 1963, cuando José Antonio seguía siendo párroco de Arrazola y director del centro escolar Funcor en Elorrio, el alcalde del municipio le denunció y el obispo le expulsó de aquel destino.

Un texto de Anjel Zelaieta ilustra sobre aquella jornada de la que no se conocen muchos datos, aunque la feligresía de Arrazola sabe bien de una placa esculpida en la que se puede leer: “Eleiza honetan izan zan lehenengoz munduan mezea euskeraz. 1959. urtean. Bizantziar-melkita errituan” (En esta iglesia se celebró por primera vez en el mundo misa en euskera en el año 1959, por el rito bizantino-melquita).

Zelaieta recuerda que en aquel año todavía no había permiso de celebrarla en euskera en el rito latino u occidental. Viu, sin embargo, era religioso del rito oriental, melquita. “Por ello tenía la potestad de hacerlo en euskera”, agrega.

El Grupo de Acólitos Cruz Guía de Málaga asegura que Ballester Viu ha sido el único sacerdote católico del rito bizantino melquita que ha habido en el Estado. En el caso vizcaino, el obispo Gurpide fue quien le llamó para que se incorporara al seminario de Derio con el objeto de cumplir labores de profesor. Fue allí donde, según parece, él pidió a su profesor entonces Karmelo Etxenagusia celebrar una misa en euskera. Conocida la intención por José Antonio Retolaza, este último propone que se celebre en su parroquia, la de San Miguel de Arrazola. Viu dio su sí por respuesta. Zelaieta cuenta varias curiosidades al respecto: “Viu tenía una gran facilidad para los idiomas, y a pesar de ser foráneo se vio capaz de poder dar la misa leyéndola en euskera y algunas partes se las aprendió de memoria. No le fue difícil”, valora el de Mallabia en un documento.

Al parecer, todo el pueblo tomó parte en la popular eucaristía. Francisco Ballester Viu tuvo especiales apoyos aquella jornada de Karmelo Etxenagusia, Juan María Uriarte, Claudio Gallastegi y del propio José Antonio Retolaza, fallecido el pasado 12 de marzo.

import_16705386_1

| RETOLAZA | El académico de honor de Euskaltzaindia y sacerdote José Antonio Retolaza fue el creador del popular personaje infantil Kili-Kili y de la revista del mismo nombre. Falleció a los 84 años. “Se me hace extraño que no se haya dado a conocer o caído en la cuenta de que era hermano de Luis María Retolaza Ibarguengoitia, primer consejero de Interior del Gobierno Vasco con los lehendakaris Garaikoetxea y Ardanza”, valora el académico emérito de Euskaltzaindia, José Luis Lizundia.

Retolaza nació en Bilbao el 6 de junio de 1929, fue nombrado académico de honor de Euskaltzaindia el 27 de octubre de 2000 en reconocimiento a su trayectoria literaria y por ser “un gran impulsor de la lengua vasca”, según destacó Euskaltzaindia en un comunicado publicado a razón de su fallecimiento.

Tras estallar la Guerra Civil, residió en Muxika. Más tarde, estudió en el seminario de Vitoria, donde en 1957 acabó los estudios de Teología y fue destinado a Arrazola, en el valle de Atxondo, como sacerdote. Y llegaron los años 60. “Cuando comenzó a actuar ETA, en días que hicieron su primera actividad armada, Retolaza me dijo, José Luis, ni se te ocurra entrar en esa organización. La lucha armada no es para este país“, valoraba. En 1966, creó el personaje Kili-Kili con el objetivo de cuidar y fomentar el euskera y su calidad entre los niños. Más tarde, fundó la revista del mismo nombre, que se convirtió en un referente de la literatura infantil que fue prohibida por los franquistas en 1968.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,

3 Responses to “Un cura madrileño ofició la primera misa en euskera, en Arrazola, en 1959”

  1. José Ángel López Aranda dice:

    Hay una errata en su publicación sobre la primera misa celebrada en Euskera en 1959 por d. Francisco Ballester Viu. Éste no era de Mallorca, sino de Madrid. Sería de interés público la corrección de dicho dato. Un saludo.

  2. Bertoldo dice:

    Conocí a Francisco Ballester Viu por los años 80, entonces actuaba como coadjutor en la Parroquía de la Cruz de Humilladero en Málaga.

    Podría contar mil anécdotas sobre esta persona y ninguna mala, al contrario. Siempre nos hablaba con mucho cariño de su estancia en el Pais Vasco.

    Padre Francisco, allá donde estés, un abrazo.

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio