Jimi Jiménez | “Como Ondarreta, la cárcel de Larrinaga marcó la memoria de muchas familias a partir de la Guerra Civil”

Iban Gorriti

El durangués Jimi Jíménez es el comisario de la exposición ‘Larrinaga, la memoria cautiva’ que hasta el 26 de febrero permanece abierta al público en la sala Ondare, de Bilbao. La muestra invita a dar un paseo histórico por el siglo de este recordado ‘almacén de humanos’, edificio que a día de hoy no existe.

La Sociedad de Ciencias Aranzadi ha aglutinado una selección de fotografías, documentación y objetos cedidos por familias de presos relacionados con este penal: planos, expedientes, libro de registro de detenciones, ingresos… así como la reproducción de un garrote vil y una celda a cargo del abadiñarra Javier Obregón ‘Tarzi’.

Jimi Jimenez by Iban Gorriti

Jimi Jiménez, técnico de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, es el comisario de la exposición ‘La cárcel de Larrinaga, la memoria cautiva’. | PHOTO | Iban Gorriti

– Jimi, ¿cómo surgió la idea de la exposición?

La idea de intentar hacer algo con el centro que hubo en el Bilbao castizo hasta fines de los años 60 surgió cuando la Sociedad de Ciencias Aranzadi realizó una muestra en 2012 sobre la cárcel, también mítica, que tuvo Donosti en Ondarreta.

Carcel Larrinaga 1

– Larrinaga fue esa cárcel de la que muchos hemos oído hablar en algún momento en nuestras familias. Ese dato ya solo lleva a pensar que fue terrible…

Al igual que Ondarreta, Larrinaga marcó la memoria de muchas familias a partir de la Guerra Civil. Desde ese momento, fueron muchísimas las personas que por cuestiones de ideas pasaron una parte de sus vidas entre sus paredes y otras muchas las que hicieron largas colas de espera para visitar a los internados. Condiciones higiénicas, sanitarias, frío, hacinamiento, hambre o malos tratos, formaron parte de la cotidianidad, exceptuando los casos con más suerte en los que se recibía ayuda exterior.

Carcel Larrinaga 8

– Entre las muertes que hubo y envíos a fusilar a Derio durante la Guerra Civil, acabaron en ella con la vida de una cuarentena de personas en el garrote vil. La muerte por asfixia y rotura de tráquea tenía que ser extremadamente dolorosa…

Entre 1937 y 1939 fueron ‘agarrotadas’ más de cuarenta personas, relacionadas con la muerte de personas de derechas que antes estuvieron presas no solamente en Larrinaga si no también en las cárceles de El Carmelo, Ángeles Custodios o los buques-prisión. La muerte por estrangulamiento debía ser muy trágica si la “ejecución no se realizaba bien”, es decir, dependía mucho de la destreza del verdugo.

images (1)

– Como curiosidad, la pieza de metal del garrote que se ajustaba alrededor de la garganta pertenece a la película ‘Salvador’, del director catalán Manuel Huerga. ¿Cómo la consiguieron?

La pieza reconstruida para la exposición, los “hierros”, formaron parte de la película ‘Salvador’, de 2006. Los mismos sirvieron para recrear la ejecución del joven anarquista Salvador Puig en 1974. Estos “hierros” se consiguieron de la productora de la película, MediaPro, y su productor, Jaume Roures. Una vez contactado, Jaume no puso ninguna objeción ni condición para este nuevo uso.

– El durangués Javier Obregón ha reconstruido los carteles y escudos de la fachada, así como una celda de Larrinaga. Encoge a uno al entrar a su interior…

Sí, él se encargo de la recreación del garrote vil, de la celda-tipo y los elementos que coronaron la fachada principal de la cárcel, los escudos de Bizkaia y Bilbao y la placa con el año de inauguración. Todos corrieron a cargo del escenógrafo durangués Javier Obregón. Todos estos elementos intentan rellenar el hueco que queda más allá de los documentos o las viejas fotografías, las sensaciones.

Carcel Larrinaga 2

– Incluso, exhiben una de las llaves que abría una celda…

Todo ello se complementa con una llave depositada en GOAZ museum de Sabino Arana Fundazioa. La llave podría corresponder a la del candado de una celda o verja.

– ¿Qué otros objetos o documentos destacaría de esta exposición?

Objetos realizados por presos y que sus familias amable y cariñosamente nos han prestado para su exhibición. Cajitas de madera, cuadros, dibujos y un largo etcétera forman parte de los aspectos más sentimentales que se han intentado recrear. Junto a todo ello hay otros elementos a destacar como el libro de visitas que tuvo la cárcel de Durango en el siglo XVII (Archivo Municipal de Durango), un libro-registro de detenciones e ingresos de la de Deusto o un libro realizado a partir de fichas antropométricas de los reclusos de principios del siglo XX (Biblioteca Foral). También merece cita un ejemplar de la revista ‘Mundo gráfico’ de los años veinte que recoge un reportaje sobre Larrinaga o la revista clandestina, ‘Espetxean’, que iniciaron los presos en 1937 en Santoña y que la continuaron en Larrinaga o en el penal de Burgos.

Carcel Larrinaga 5

– Entre ellos hay un callejero dibujado por un durangués. ¿Quién era?

Hay planos de la villa o dibujos como los realizados entre 1936 y 1937 por, el también durangués,  Alfonso Soldevilla, de la cárcel o del barrio donde se ubicó. Alfonso fue posteriormente quien fundó el estudio de fotografía Foto SOL de Durango.

– ¿Prevén montar alguna exposición más adelante sobre otros ‘almacenes humanos’ como los de Escolapios, Orduña, las de mujeres de Amorebieta o Durango…?

Este trabajo pretende ser la antesala de otros nuevos estudios y la continuación de los ya realizados e inconclusos de Ascensión Badiola o Joseba Egiguren sobre otros lugares de confinamiento y de privación de libertad que existieron en Bizkaia. Orduña, colegio de Escolapios, Universidad de Deusto, las prisiones de mujeres como Durango, Chalet de Orue o la prisión de Amorebieta, los campos de concentración o los centros que albergaron batallones de trabajadores son también un aspecto que forma parte de nuestra historia y nuestra memoria.

Carcel Larrinaga 7

– Acaban de notificar hace unos días que el Estado español ya no es el segundo gobierno con más muertos en sus cunetas detrás de Camboya, sino que es el primero. ¿Es cierto este dato y qué lectura hace del mismo?

Sobre la cuestión de las fosas comunes o las desapariciones forzadas por todo el estado español, no considero importante el ranking o los números. Creo que el trabajo realizado durante estos casi 15 años lo dice todo y más aún si prestamos atención al trabajo que queda a fecha de hoy.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,

4 Responses to “Jimi Jiménez | “Como Ondarreta, la cárcel de Larrinaga marcó la memoria de muchas familias a partir de la Guerra Civil””

  1. marijo dice:

    creo que mi abuelo estuvo en la cárcel de larrinaga, fue fusilado como podría recoger información
    gracias un trabajo excelente

  2. Blas dice:

    Lamento mucho lo del abuelo de Marijo y otr@s.Cuant@s tuvieron que morir y sufrir a manos de esos enloquecidos.
    Honor y luz para las víctimas.

  3. María Dolores Rojo dice:

    Mi abuelo estuvo primero en Escolapios y luego en Larrinaga,con pena de muerte,trabajo junto con otros maestros,enseñando a los presos y consiguió que la Junta Central de Redención de Penados y Rebeldes,lo nombrara maestro oficial de la prision de Larrinaga en el año 1943.
    Me gustaría encontrar documentos de mi abuelo.Si me podéis ayudar,poneros en contacto conmigo por favor.
    Gracias

  4. María Dolores Rojo dice:

    Salud y Republica

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio