VIAJAR CON… | ROSARIO BONED | Sumergirse en la Historia de Cuba y ‘Vizcaya’

Rosario Boned

Rosario Boned

Para cualquier buzo, hacer una inmersión en un pecio siempre tiene algo de misterioso y sorprendente, comprobar cómo un barco hundido se convierte en un paraíso de vida y de color se siente como un milagro de la naturaleza. Pero sumergirse en barcos hundidos en 1898, en el punto final de la Guerra hispano-cubano-norteamericana, una contienda que puso punto y final al imperio español en las Américas, supuso el nacimiento como estado independiente de Cuba y el inicio del imperio norteamericano, se convierte en una experiencia inigualable.

Cinco de los seis buques de la Flota de Cervera, escuadra comandada por el almirante Pascual Cervera Topete, se encuentran sumergidos a lo largo del litoral de Santiago de Cuba, donde la Sierra Maestra se encuentra con el mar. Formaban la escuadra los cruceros acorazados Infanta María Teresa (buque insignia tripulado por Cervera), Cristóbal Colón, Almirante Oquendo y Vizcaya, y los destructores Furor y Plutón. Sólo el primero no se halla en aguas cubanas, pues la flota norteamericana quiso llevárselo como trofeo, pero no aguantó la travesía y se hundió en el camino, a su paso por las Bahamas.

Foto J.V.González 1-Cañón de popa Oquendo

Cañón de popa Oquendo. | PHOTO | J.V. GOnzález

Los cruceros Infanta María Teresa, Almirante Oquendo y Vizcaya fueron construidos por la Sociedad Astilleros del Nervión, en Sestao. Estos son los llamados cruceros de tipo Vizcaya, cuyo origen se remonta a un Real Decreto de 1887 que modificaba el anterior programa de construcciones navales y favorecía el trabajo en arsenales estatales. El modelo escogido era una versión agrandada y con una artillería más potente de la clase de cruceros británica “Orlando” -que desplazaba 5.000 t.-.

4-Botadura del VIZCAYA. De la revista NATURALEZA, CIENCIA E INDUSTRIA. AÑO 1891.

Botadura del VIZCAYA. | PHOTO | Revista NATURALEZA, CIENCIA E INDUSTRIA. AÑO 1891.

En la construcción de los tres buques tipo Vizcaya solo transcurrieron dos años, desde julio de 1889 a octubre de 1891 cuando fue botado el Almirante Oquendo. Desarrollaban una velocidad de 20 nudos, tenían un desplazamiento de 7.000 t. y una potente artillería. La factoría Astilleros del Nervión fue montada por la Sociedad Martínez Rivas Palmer en 1888 para construir los tres cruceros acorazados. La sociedad propietaria pretendíacrear un establecimiento modelo dentro del planteamiento y arraigo de la industria naval en Españay en particular de los grandes astilleros mayores que jalonaronla Ría de Bilbao. Los astilleros contaban con 4.000 trabajadores, divididos entre maestros, oficiales y operarios menores, y ocupaban un área total de 58.084 m2.

A las 9:35 de la mañana del domingo 3 de julio de 1898 dio inicio la batalla naval de Santiago de Cuba, y puede considerarse una de las más injustas de la historia. Cervera y su flota eran conscientes de quese dirigían hacia una muerte segura, zarparon en cumplimiento de órdenes superiores para enfrentar a la escuadra norteamericana del almirante William Sampson, muy superior en número y capacidad combativa, aun sabiendo que era imposible ganar la batalla.

La estrechez de la entrada de la bahía de Santiago obligaba a los barcos a salir a la luz del día y de uno en uno. La escuadra norteamericana se encontraba aguardando en mar abierto, en una formación semicircular, desde la que podían disparar sobre cada uno de los buques consecutivamente, siendo éstos blanco seguro. Los buques españoles fueron cañoneados desde que emergieron de la bahía, la posibilidad de huir fue nula. Como consecuencia del desigual combate, todos los buques españoles resultaron aniquilados, embarrancados o hundidos, muriendo 332 marinos españoles y 197 heridos.

Foto Rosario Boned 1-Entrada bahía de Santiago de Cuba

Entrada bahía de Santiago de Cuba. | PHOTO | Rosario Boned

Fotos Rosario Boned 2-Vista litoral santiaguero

Vista litoral santiaguero. | PHOTO | Rosario Boned

Una vez vencidos, los buques intentaron acercarse a la costa para intentar salvar el máximo de vidas humanas. Por esta razón, los pecios en la actualidad se encuentran a poca profundidad y cerca de la costa. Esta situación supone una ventaja para el buceo, ya que la mayor parte de los pecios yacen a una profundidad que va de los 3 a los 20 metros de profundidad, con estupendas condiciones de visibilidad. Sin embargo, para su conservación significa un desafío enorme, pues están sometidos al fuerte embate del oleaje, expuestos a la acción de ciclones y al inexorable pillaje de los “buscadores de tesoros”. Por su parte, el Cristóbal Colón, el que consiguió llegar más lejos, está a una profundidad de entre 15 y40 metros, lo que ha favorecido su estado de conservación.

La protección de este patrimonio histórico y cultural es una obligación para con nuestro pasado, nuestras raíces, pero también con nuestro futuro. La responsabilidad recae en las autoridades cubanas, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) y el Gobierno Provincial de Santiago de Cuba, quienes presentaron un proyecto de cooperación a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), solicitando su apoyo para la conservación de este patrimonio cultural y su aprovechamiento como un medio de vida para las comunidades aledañas. Se pretende generar conciencia sobre la importancia de este legado de la historia, crear las condiciones para una mejor conservación del conjunto arqueológico-uno de los más completos y accesibles de la primera era de los barcos de acero, la anterior a las guerras mundiales-, y generar empleo en las comunidades vecinas aprovechando su potencial turístico.

Foto J.V.González 3-Calderas del Vizcaya

Calderas del Vizcaya. | PHOTO | J.V. González

En este contexto, el día 3 de julio de 2015 se realizó en Santiago de Cuba un acto de presentación de la declaración del Parque Arqueológico del Patrimonio Cultural Subacuático Batalla Naval de Santiago de Cuba como Monumento Nacional.

Sumergirse en las aguas turquesas y cristalinas del litoral santiaguero y sentir todo el peso de la historia es un privilegio y una responsabilidad, la de conocer nuestra historia y adentrarse con admiración y respeto por la memoria de los hombres que dejaron su huella en este rincón de las Antillas, donde el destino quiso darles cobijo.

Foto J.V.González 5-Anillo soporte del cañón de popa del Vizcaya

Anillo soporte del cañón de popa del Vizcaya. | PHOTO | J.V. González

9-El crucero acorazado VIZCAYA en el puerto de Las Palmas, en su viaje a Estados Unidos y Cuba. Foto de Ojeda. Revista desconocida

El crucero acorazado Vizcaya en el puerto de Las Palmas, en su viaje a Estados Unidos y Cuba. | PHOTO | Ojeda. Revista desconocida.

Foto J.V.González 4-Mástil y otros restos del Oquendo

* Rosario Boned es responsable de programas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Cuba

Top Banner HASSAN AZDOUR

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,