MEMORIA | Crónica del homenaje al comunista Marcelo Usabiaga, un “hombre imposible” por todo a lo que sobrevivió

Texto, fotos y vídeo | Iban Gorriti

El pasado jueves falleció Marcelo Usabiaga, querido referente comunista donde los haya en Hegoalde. Natural de Ordizia y vecino de Hernani, sumaba 81 años. Afiliado al PCE-EPK y a Ezker Anitza-IU, fue durante la Guerra Civil miliciano del Batallón Rosa Luxemburgo (PC), maqui y teniente de la República. Los franquistas le dispersaron durante 21 años preso en cárceles de todo el Estado. A él y a los suyos, el PCE-EPK le tributó un homenaje el pasado domingo en Donostia, en la calle Injentea, anexa a la Casa Consistorial de la ciudad, a las 14.00 horas.

Marcelo 1

En el acto estuvieron presentes, su viuda, Bittori Bárcena, y su hijo, Miguel Usabiaga, arquitecto y escritor que hasta la fecha ha publicado diferentes libros basados en la intacta memoria del excombatiente del Eusko Gudarostea. Dos horas antes, la familia incineró el cuerpo del histórico soldado en Polloe .

Durante el homenaje, los Usabiaga-Bárcena estuvieron arropados por allegados y amigos, entre ellos una amplia representación de Gazte Komunistak. El acto, casi espontáneo, fue emotivo desde las primeras palabras, o mejor dicho acordes. El Secretario General del Partido Comunista de Euskadi, Jon Hernández, -quien hoy escribe una columna de opinión sobre Marcelo Usabiaga en este periódico digital- hizo de maestro de la ceremonia.

Él fue quien dio paso al músico Julio Biurrun, de origen uruguayo, quien interpretó la canción ‘A redoblar’, partitura original de Mauricio Ubal y Rubén Olivera. Al finalizar su emocinada intervención, Hernández volvió a tomar la palabra y leyó unos párrafos del libro ‘La joven guardia’, de Miguel Usabiaga.

| Marcelo, imprescindible | Las siguientes palabras fueron del periodista y escritor Aitor Azurki. El autor del libro de once biografías, entre gudaris, milicianos y una miliciana que lleva por título ‘Maizales bajo la lluvia’ (Alberdania, 2011). El donostiarra recordó los ocho años de intensos viajes que ha vivido junto a Usabiaga por Euskal Herria y el Estado a pesar de que el histórico antifascista era nonagenario.

En su discurso, el escritor parafraseó una cita universal como es la del conocido como “comunista sin partido” que fue el dramaturgo Bertold Brecht: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Y ahí hizo referencia a Marcelo. “Imprescindible”.

El periodista -colaborador de este medio-, quien dio la primera noticia de la triste pérdida, presentó a Ignacio González, un vecino del barrio zestoarra de Arroa. En aquel lugar, hubo una cárcel. Usabiaga se fugó de ella. Los residentes de ese distrito le tributaron un recordado homenaje a Marcelo meses atrás. González calificó a Usabiaga de “hombre imposible”. No hay más que leer su biografía para caer en la cuenta de que así fue.

El homenaje continuaba. Una foto de Marcelo presidía de la jornada. La imagen fue contraportada del periódico La Vanguardia. Los organizadores colocaron la instantánea sobre la escultura que recuerda a las personas represaliadas de la Guerra Civil y el franquismo. La camarada Haizea Garay leyó una poesía que puso el vello de punta a las personas presentes.

| Próximo homenaje | Tras los versos, la organizaciónhizo entrega de banderas antifascitas a la viuda e hijo de Marcelo. Jon Hernández recordó que en próximas fechas organizarán un homenaje de mayores dimensiones que el vivido el domingo.  “Hoy en el monumento a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo en Donostia hemos celebrado un pequeño, pero emotivo acto de homenaje a este gran hombre, luchador incansable, Marcelo Usabiaga. Los hombres que luchan toda la vida, son los imprescindibles”, ha hecho público Ezker Anitza-IU Bidasoa.

Para concluir, la organización solicitó a Julio Biurrun que interpretara alguna canción más, y el músico accedió. Fue entonces cuando comenzaron a sonar los primeros compases de Hasta siempre Comandante, una canción compuesta por el cubano Carlos Puebla en 1965. La letra es una respuesta a la carta de despedida del Che Guevara, en el momento en que abandonó Cuba. El texto se convirtió en un himno tras la muerte del guerrillero. Esta vez el protagonista fue el teniente republicano Usabiaga que sorteó tanta muerte.

MArcelo 0Marcelo 2 Marcelo 3 Marcelo 4 Marcelo 5 Marcelo 6 Marcelo 7 Marcelo 8 Marcelo 9 Marcelo 10 Marcelo 11jpg Marcelo 12

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: ,