50 AÑOS · El denominado ‘ultraje’ de la primigenia ETA a las banderas requetés de Santa María de Durango

Texto · I. Gorriti

Imágenes · Durangoko Udal Artxiboa

Se cumplen 50 años de las consideradas primeras acciones de Euskadi ta Askatasuna ETA (1958 – 2011) en la villa de Durango: ultraje a unas banderas de España católicas requetés y la aparición de una ‘clandestina’ ikurriña, así como las primeras pintadas con las siglas y lemas de la banda armada.

93-207

Las dos banderas de España requetés citadas. · PHOTO · Durangoko Udal Artxiboa

El archivo municipal de Durango atesora documentos que recogen hechos ocurridos en junio y julio de 1965. El suceso que tuvo una mayor trascendencia en aquella época en la que se vivía bajo el yugo del régimen totalitario de Franco fue el calificado por los leales al golpe de Estado de 1936 como ultraje de las banderas requetés que se mostraban en la entonces parroquia, hoy basílica, de Santa María de Uribarri. Por la desaparición de las banderas de tercios requetés vizcainos Ortiz de ZárateNuestra Señora de Begoña, se celebró un acto oficial franquista de desagravio.

Gracias al trabajo del archivero José Ángel Orobio-Urrutia, podemos constatar que la prensa de la dictadura española abría el 6 de junio de 1965 la página dos de información local con el antetítulo “un hecho que califica a los autores” y bajo el título de “el domingo se celebra en Durango un acto de desagravio”. El ejemplar de La Gaceta del Norte pasaba a relatar lo ocurrido días antes en el templo cristiano de Durango. “En el santo sepulcro, sobre la pared figura una placa en la que constan los nombres de todos los españoles de Durango fusilados en la Cruzada -en referencia a la Guerra Civil-. En esa capilla se celebra una misa mensualmente, todos los días 25, por los que ofrendaron sus vidas por Dios y por España”, publicaba.

· OPINIONES FASCISTAS · Según el diario, a ambos lados de esa lápida se hallaban las banderas españolas de los Tercios de Requetés vizcainos Ortiz de Zárate y Nuestra Señora de Begoña. Según relata el periódico, “precisamente en el Nuestra Señora de Begoña lucharon y murieron pensando en España y con una plegaria en los labios dirigida a la Madre de Dios de Begoña que dio nombre a su Tercios, muchos bravos requetés del Duranguesado en el frente de Asturias, en la durísima y cruenta batalla de Teruel, en el Maestrazgo, en Nules, a las órdenes del bilaureado Varela, de Muñoz Grandez, de García Valiño…”

De las crónicas se desprende que de una solo quedó el asta y el lazo negro. “La otra ha sido destrozada con ensañamiento tal que no hay posibilidad de identificarla”. Al parecer, los cirios del altar fueron tirados al suelo y rotos.

El día de San Antonio se celebró en Durango el que los fascistas denominaron “gran acto de desagravio”. La prensa lo citada del siguiente modo: “Será exponente de la repulsa que exteriorizó desde el primer momento la población de Durango y de todo el Duranguesado al conocer el acto vandálico”.

La misa se anunció junto con una “concentración de afirmación patriótica”. La organización corrió a cargo de la Hermandad de Antiguos Combatientes de los Tercios Requetés y del Círculo Vázquez de Mella.

Acta 1965-06-18-1

Acta del Ayuntamiento de Durango del 18 de junio de 1965. · IMAGEN · Durangoko Udal Artxiboa

A la solemne misa acudieron autoridades provinciales y locales presididas por el gobernador civil, Guillermo Candón Calatayud. En el pórtico de la iglesia se vivió el acto de afirmación patriótica con “canto a la bandera, al Movimiento y al españolismo del País Vasco”. Se cantó el Oriamendi, el Cara al Sol y el “himno nacional” interpretado por la Banda de Garellano. Una sesión ordinaria del pleno del ayuntamiento, el 18 de junio, dio a conocer su “sentimiento de indignación” por lo ocurrido. Por las acciones contra las banderas, la Guardia Civil detuvo a varios hom bres de Durango.

· ETA ‘EUZKADI’, UNICA PATRIA DE LOS VASCOS · Un mes después de aquellos hechos, el 17 de julio, el gobernador civil de la provincia informó al ayuntamiento de la villa de que la Policía Municipal procedió a quitar una ikurriña que apareció “en la torreta de Iberduero” a 10 metros de altura. “Las dimensiones son de 2,60 metros por 1,63. Ostenta los colores rojo, blanco y verde con rayas entrecruzadas y la inscripción de separatistas vascos”, detallaba. También apuntaba la aparición de pintadas en la empresa Hijos de Mendizabal. ETA Euzkadi única patria de los vascos, rezaba la inscripción. Asimismo hubo pintadas en Industrias Fide con lemas como Vascos unidos.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: ,