AZKENA ROCK FESTIVAL · ‘WHO’ will save rock and roll?

Ritxi Blanco

Texto · Ritxi Blanco (Mocker’s)

Eider Iturriaga

Fotos · Eider Iturriaga (Izarbe Photo)

El Azkena Rock Festival es algo especial. A diferencia del 99% del resto de los grandes festivales, su propuesta se aleja de la música para las masas y nos ofrece año tras año, y ya van quince, grupos del mundo subterráneo que tanto nos gustan en Durangaldea. Por Mendizabala han pasado Iggy Pop & The Stooges, New York Dolls, Social Distortion, The Black Crowes, Kiss, Alice Cooper, ZZ Top, Tool, Pearl Jam o Queens of the Stone Age entre otras cientos de bandas del subsuelo.

Es por ello, por su propuesta tan particular, por su ciudad y por el concepto, que año tras año se marca la fecha en rojo sangre y nos juntamos buena parte de la escena de nuestra comarca en Gasteiz. Miembros de Sermond’s, Kilauea, Mocker´s, Yoko Out, Nevadah, Ghetto, Iheskide, Pixontxis, Namek Planet… más toda la crew rockera de Durangaldea unimos fuerzas y pasión año sí, año también, en furgonetas y auto-caravanas.

· Viernes lluvioso 17 · El primer día de festival, especialmente marcado por la incesante lluvia, comienza con la actuación de los bizkaitarras The Flying Scarecrow, ganadores de la última edición del Villa de Bilbao. Propuesta metálica y más que contundente de los de Sopela, que sirve para dar el pistoletazo de salida a la XV edición del Azkena.

A continuación nos decantamos por ver a The London Souls, dúo neoyorkino de blues primitivo y cavernícola que recuerda a esos primeros The Black Keys antes de pegar el pelotazo comercial. Concierto solvente y con mucha energía, otra muestra más de que la clave del Azkena se encuentra en la letra pequeña. A Daniel Romano lo vemos desde la carpa, la lluvia no cesa y su propuesta country-folkie no acaba de enganchar al respetable.

· Élite mundial · Llega la hora de uno de los platos fuertes de la jornada. Es el turno de los californianos Vintage Trouble, un combo de rythm&blues eléctrico y soul que apareció en la élite mundial del rock&roll gracias a que fueran teloneros de AC/DC en buena parte de su gira de 2015. Como si James Brown cantase en Led Zeppelin, eso y mucho más son Vintage Trouble, un derroche de clase y buen gusto, pero también de rabia, energía y actitud, mucha actitud. Bajo chuzos de punta, su cantante Ty Taylor se tira al público y es trasladado a modo de tabla de surf por el recinto para gozo y alboroto de los allí presentes. Sí señor.

Todavía aturdidos por lo que acababa de pasar, tocaba decidirse entre otro solape: O ver a la mítica Lucinda Williams en el escenario principal o acercarnos a la actuación de los bilbaínos Los Brazos. Apostamos por la escena local, y vamos apoyar a una de las mejores bazas que tiene la escena euskaldun en estos momentos. No nos arrepentimos, y es que no somos pocos los que hemos decidido estar allí, ellos nunca defraudan. Rock&Roll frenético, blues eléctrico de raíces americanas y derroche de saber estar de este power-trio. Totalmente satisfechos, nos da tiempo de ver la parte final del concierto de Lucinda Williams, que termina con una versión de “Rockin´ in the free world” de Neil Young con un recinto entregado.

· Popularidad por las nubes · Ya estamos preparados para recibir a Blackberry Smoke. Los de Atlanta eran otro de los grandes reclamos de esta primera jornada: Southern Rock en la onda de los míticos Allman Brothers, Lynyrd Skynyrd o The Marshall Trucker Band, con un estado de popularidad por las nubes gracias a cuatro discos más que impecables. El comienzo del concierto es titubeante, con un sonido demasiado bajo donde es casi imposible escuchar la voz de Charlie Starr. Poco a poco la sensación mejora y podemos disfrutar de una gran actuación gracias a una de las mejores bandas del momento.

Corriendo, nos escapamos al escenario principal para el reclamo principal del día, nada más y nada menos que The Hellacopters, que ocupaba el lugar dejado por The Primal Scream, banda que caía por accidente de su líder. La banda sueca volvía a los escenarios después de 8 (largos) años, con motivo del 20 aniversario de su álbum debut, “Supershitty to the max”, disco que venían a interpretar al completo y con la formación original, la cual no actuaba junta desde un lejano 1998.

· Banda armada · Todo el mundo sabe lo que esta banda ha significado y significa en la escena de nuestra comarca. Desde aquellos enormes Dirties hasta hoy en día, The Hellacopters son una de las bandas más amadas por nosotros. Durangaldea se adueña de las primeras filas, y es que allí no falta casi nadie. Nervios, sudores fríos y alta expectación para recibir a nuestras particulares leyendas.

Empiezan los primeros acordes y nos miramos entre nosotros, no entendemos lo que está pasando. Sonido excesivamente bajo, que hace que la actuación pierda enteros. Los temazos van cayendo, pero la situación no mejora. Es incomprensible que en un festival de estas características el sonido sea tan poco agresivo.  A pesar de todo, el concierto es una celebración, la banda está enchufadísima y hay pogos infernales en las primeras filas. Terminan con la mítica “Gotta get some action”, y Mendizabala se pone patas arriba. No tardéis otros 8 años en volver, por favor.

· Esperpento · Es el turno del segundo cabeza de cartel del día, Danzig, que venía a Gasteiz como fecha exclusiva europea. El concierto de la banda del miembro original de los clásicos Misfits fue un esperpento, ni las alusiones a sus primeros álbumes, ni las versiones de Black Sabbath podían arreglar lo que allí estaba pasando. Sonido excesivamente metálico y un Glenn Danzig pasado de voz y peso no pudieron arreglar la buena actitud que mostraban sobre el escenario. Es por ello que decidimos dirigirnos al escenario pequeño donde estaba actuando Luke Winslow-King, actuación espectacular de blues clásico y de puro pantano. Es hora de irse a dormir (o no) y prepararse para el día siguiente.

· Sábado dorado 18 ·

Después de la visita obligada al casco viejo para comer, realizar la previa y comentar todo lo acontecido el día anterior, no nos da tiempo a llegar a Sumisión City Blues y comenzamos el día gordo del festival con la actuación de los euskaldunes Cobra. Con el berriztarra Ekain Elorza a los parches, el concierto del cuarteto fue una vez más arrollador y sin fisuras. Rock con mayúsculas para incendiar Mendizabala desde bien temprano, y es que ya nos lo recuerdan ellos mismos: Life is too short to drive slowly.

Cobra

Cobra. · PHTO · Eider Iturriaga

Es el turno de Raven Eye, power trío capitaneado por el conocido guitarrista británico Oli Brown. Propuesta de hard blues de ritmos pesados que no deja indiferente a nadie. A mitad de concierto nos mudamos al escenario pequeño a ver  a los islandeses The Vintage Caravan, otro grupo de letra ya no tan pequeña que nos moríamos de ganas de ver. Como su propio nombre indica, música basada en la época dorada del rock&roll, con base zeppeliana, guitarras lisérgicas y psicodelia en cantidades ingentes.

Llega otro de los momentazos de este Azkena Rock: está a punto de comenzar la actuación de los antológicos Radio Birdman. Fundados en Sidney en 1974 y activos hasta 1978, son una auténtica banda de culto y considerada una de las formaciones más influyentes en el rock australiano y anglosajón, descargando punk antes de que esa palabra tuviera significado alguno.

· Atizando, que es gerundio · Tuvieron otro periodo de actividad entre 1996 y 2008, y desde 2014 vienen atizando de nuevo sobre los escenarios para disfrute de los fans del underground. Lo suyo fue una de las actuaciones del festival. Un show de actitud pura, muchísimo estilo y temazos uno tras otro, con gente continuamente por los aires y coreando los himnos de los oceánicos.  Especialmente estratosféricas estuvieron “Crying Sun” o las eternas “Aloha Steve & Danno” y “New Race”. Todo un lujo poder contar con ellos, absolutamente inolvidable.

Con mucho dolor nos perdemos a The Sciencists, otra banda mítica del subsuelo australiano, para poder presenciar la actuación de la reina del rockabilly, Imelda May. A diferencia de su anterior presencia en 2010, el concierto de la irlandesa nos deja un poco indiferentes, parece que haya perdido algo de mordiente y se le ve ciertamente desganada.

Es el turno de los reunificados 091, clásico grupo granadino que volvía a la actividad tras dos décadas de hiato indefinido. Se encontraron un público más que encendido, y su show fue otro de los destacables del festival.

· 18.000 · Son casi las once de la noche y 18.000 almas esperan a los reyes del Azkena Rock 2016. Ellos son The Who y llegan a Gasteiz celebrando nada más y nada menos que sus 50 años de pura historia. Miedo a encontrarnos con unos dinosaurios, pero realmente excitados por todo lo que sus temas significan. Se apagan las luces y aparecen Pete Townshend y Roger Daltrey acompañados del resto de músicos, el respetable enloquece y abren el concierto con “Can´t Explain”.

The Who

The Who. · PHOTO · Eider Iturriaga

No parece que tengan setenta primaveras: la ejecución de Pete a la guitarra es impecable y la voz de Roger está a la altura de las circunstancias. Con un sonido arrollador y una gran banda arropándoles, los clásicos se iban sucediendo en un concierto en el que Tommy y Quadrophenia tuvieron prácticamente el mismo peso en el set list. Punto final a hora y media de magia pura con “Baba O´Riley” y “Won´t Get Fooled Again” y con la sensación de haber tenido la oportunidad de presenciar una porción grande de la historia viva del rock. Gracias Azkena.

Con la emoción por las nubes nos trasladamos al concierto de los suecos Refused en lo que sería otra de las mejores actuaciones del festival. Combo con una propuesta muy personal de hardcore punk sofisticado y con un discurso marcadamente anticapitalista que hizo las delicias del personal. Concierto muy agresivo, con pogos constantes y un público totalmente desatado.

Refused

Refused. · PHOTO · Eider Iturriaga

Son una de las bandas más importantes de la escena y lo dejaron claro en cada acorde, en cada grito, en cada suspiro. Antes de sonar el último tema, se mostraron muy agradecidos por la entrega, y recalcaron la ilusión que les hacía poder participar en un festival donde se premiaba el underground por encima de la música para las grandes masas. Luego sonó la incendiaria “New Noise” y el resto ya es historia.

Con el cuerpo dolorido es hora de despedir el festival con la actuación de The Supersuckers, los mamones ofrecieron su set country y dieron el broche de oro al decimoquinto aniversario del Azkena Rock Festival.

¡Hasta el año que viene!

Tu publicidad se lee en Mugalari

Zatoz dantzara AIKO ETA BILBOKO MUSIKA BANDAREKIN! Ekainak 24an AZKUNA ZENTROAN (Bilbao)

AIKO 1

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , ,
.