Tomás Ramos impartirá un curso y una conferencia sobre el deporte guanche ‘Salto de pastor canario’ en Durangaldea

Mugalari

El  durangués amante de la naturaleza Joseba Vera ha impulsado un curso gratuito curioso dirigido a personas montañeras y aventureras. 

La actividad será de iniciación a lo que se denomina salto del pastor canario o salto del perdido, una propuesta “divertida para disfrutar en las travesías por la montaña” y que se ha practicado de forma ancestral de forma única en las Islas Canarias.

El profesional Tomás Ramos confirma a este medio que impartirá el cursillo días después de que dé una charla en el Club Alpino Tabira de Durango.

Tomas Ramos Rodríguez

Tomás Ramos Rodríguez pasando un río con su lanza.

Se denomina salto del pastor canario y de forma coloquial brinco, al acto de desplazarse por el terreno con ayuda de una madera cónica acabada en una parte metálica que es la que se apoya en el suelo. Es una práctica tradicional de los pastores del archipiélago canario propiciada por lo abrupto de determinados terrenos.

“Tomás es un profesional y ya ha venido en alguna otra ocasión. Le conocimos por casualidad en Anboto y nos mostró un poco su habilidad. Mantuvimos el contacto e incluso envió una lanza por correo. ¡Es buenísima persona!”, enfatiza Joseba a Mugalari.

Joseba

El durangués Joseba Vera, organizador de los cursos.

La visita de este deportista durará una semana e impartirá cursillos de carácter gratuito en las montañas del Durangaldea a todo aquel que le interese.

Será el martes 26 cuando imparta la conferencia a las 19.00 horas en la sede del Club Alpino Tabira de Durango, en Goienkalea. “El objetivo de la misma es conocer de forma más detallada su historia, origen, proceso de elaboración y sobre todo todas las ventajas que nos ofrece este deporte”, subraya Vera.

Pastor prinicipios XX

Pastor de principios del siglo XX.

· Cómo apuntarse · Las personas interesadas en alguna de las actividades pueden pedir más información al propio Joseba Vera: 695 759 400.

La parte de madera de la lanza tiene forma troncocónica de unos 3 centímetros de diámetro en su punta superior y 4,2 centímetros en la inferior donde va la parte metálica, una punta de unos 20 cm que se pincha en el terreno. Ese crecimiento ayuda al agarre y presión de la mano favoreciendo la frenada.

El conjunto madera más punta metálica cambia de denominación y longitud según la isla.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.