El Ayuntamiento de Ermua presenta un ‘piso piloto’ adaptado a las necesidades de personas dependientes

El Ayuntamiento de Ermua ha presentado un piso piloto de su propiedad, rehabilitado y adaptado a personas con necesidades socio-sanitarias -cronicidad, discapacidad, envejecimiento, etc…- según las posibilidades actuales del mercado, aúna tecnología y domótica. Un domicilio que ha eliminado las barreras arquitectónicas y ha acondicionado sus estancias y elementos varios para que sus moradores puedan vivir en él sin limitaciones.

Entre los elementos con los que cuenta están: la mirilla electrónica, cerradura táctil y electrónica para su apertura y cierre a distancia, baño adaptado, grúa de elevación para trasladar y mover a personas incapacitadas o enfermas de la cama al baño/aseo; persianas y paneles motorizadas con mando, cocina de elementos adaptada a la altura y silla de ruedas, detector de caídas, de humos, dispositivo de aviso-alarma, regulación táctil de luces e iluminación, etc…

eRMUA

Una habitación de la vivienda. · PHOTO · Ermuko Udala

El piso tiene una doble finalidad. Por una parte, está a disposición de los gremios locales para que puedan comprobar, in situ, las posibilidades de adaptación que ofrece el mercado. Por otra, una utilidad social, en cuanto que podrá ser la vivienda temporal de aquellas familias con personas dependientes, que tengan que afrontar la adaptación de sus viviendas, bien por necesidad sobrevenida o bien por no disponer de otra alternativa durante las obras.

Por último, y para cerrar el círculo, el Ayuntamiento habilita en el presupuesto una partida importante para favorecer la adaptación de viviendas, que es compatible con las otras ayudas públicas, tanto de Gobierno Vasco como de Diputación Foral.

· Antecedentes ·

El Ayuntamiento de Ermua comenzó un trabajo de desarrollo del sector sociosanitario en el año 2012, en colaboración con la Fundación Etorbizi. Fruto de esa colaboración surgió un proyecto de investigación, que desarrolló el Hospital Aita Menni (División de Daño cerebral) que consistió en el estudio de situación de 41 personas del municipio pacientes de ictus, para conocer sus condiciones de vida posteriores al accidente cerebral.

De aquel importante estudio se extrajeron varias conclusiones de gran calado. Una de ellas, quizá la más relevante, apuntaba a la escasa e ineficiente adaptación de las viviendas del municipio ocupadas por personas con discapacidad.

¿Por qué es importante el estado de las viviendas?, pues porque todas las personas que se encuentran en el ámbito de atención sociosanitario, sea por envejecimiento o a causa de la cronicidad, tienen un denominador común: su aspiración a vivir en su domicilio el mayor tiempo posible. Y en este contexto nos surge la pregunta: ¿cómo debe ser esa vivienda?

En los años sucesivos, del 2013 al 2016, una parte importante del proyecto de desarrollo del sector sociosanitario se ha centrado en conseguir que en nuestro municipio se mejore la calidad de vida de las personas con dificultades para la vida autónoma, a través de la progresiva adaptación de sus viviendas, como base de operaciones en la que se puedan desplegar el resto de servicios, tanto los sociales como los sanitarios. Y aquí interviene también la incorporación de la robótica y la domótica, dos dimensiones de servicio aún por desarrollar.

Pero además del potencial de servicio hacia las personas de perfil sociosanitario, desde el Ayuntamiento de Ermua siempre se identificó el desarrollo de este ámbito como una oportunidad de desarrollo económico y generador de empleo, y esa otra vertiente del proyecto nos ha conducido a intentar implicar a los agentes económicos.

En este recorrido tenemos grandes alianzas. A nivel institucional, tanto el Gobierno Vasco como la Diputación Foral de Bizkaia, que han contribuido cofinanciando cada proyecto que hemos presentado. Por otra, la participación de Tecnalia, que puso su conocimiento y su experiencia al servicio del mismo.

· Envejecer en casa sí, pero ¿cómo? ·

Y volviendo a la idea motriz que inspira el proyecto, envejecer en casa sí, pero ¿cómo?, se van desplegando una serie de programas que viene a incidir en esta materia.

Empezando por el estudio de tipologías edificatorias del municipio, que consistió en hacer un retrato lo más exhaustivo posible del estado actual del parque de viviendas para, conocidas las deficiencias, elaborar un manual que contuviera las mejores soluciones para cada perfil de necesidad. Este trabajo, realizado en colaboración con Tecnalia se ofrece tanto a la ciudadanía como a los profesionales de la rehabilitación, al objeto de conseguir que cuando se realicen las obras de adaptación, sean lo más acertadas posible y respondan a las necesidades.

De este trabajo se desprende la siguiente fase, consistente en ofrecer a los gremios locales información y formación en materia de rehabilitación funcional de viviendas, y conseguir convertir esa formación en un plus de valor añadido, de diferenciación, como oportunidad para el desarrollo de sus negocios.

Este equipamiento fue el campo de prácticas del proceso formativo en el que participó un grupo de 20 empresarios locales, ávidos por formarse y conscientes de que para poder avanzar en este difícil sector de la construcción, la rehabilitación y la adaptación se convierten en un pilar fundamental.

Este piso piloto tendrá una doble finalidad. Por una parte, está a disposición de los gremios locales para que puedan comprobar, in situ, las posibilidades de adaptación que ofrece el mercado. Por otra, una utilidad social, en cuanto que podrá ser la vivienda temporal de aquellas familias con personas dependientes, que tengan que afrontar la adaptación de sus viviendas, bien por necesidad sobrevenida o bien por no disponer de otra alternativa durante las obras.

Por último, y para cerrar el círculo, el Ayuntamiento habilita en el presupuesto una partida importante para favorecer la adaptación de viviendas, que es compatible con las otras ayudas públicas, tanto de Gobierno Vasco como de Diputación Foral.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.