ECO

Un buitre de Oiz fallece al chocar con un aspa del parque eólico

ECOMugalari

Los parques eólicos cuentan con estadísticas de cuántas aves fallecen al topar contra los aerogeneradores gigantes. Según un estudio avifaunístico, entre 2004 y 2005, fueron diez los ejemplares que colisionaron con las hélices del parque eólico de Oiz: seis el primer año citado y cuatro el segundo. El pasado fin de semana, un buitre también murió en este lugar. Un aspa cortó “como una cuchilla” el ala del animal que cayó al suelo desde 40 metros, según narra Juankar Andrés a este periódico digital.

IMG-20170326-WA0009

PHOTO · Juankar Andrés

Este vecino de Mallabia explica que vio caer el buitre y que se acercó al lugar siguiendo a unas cornejas que se posaron junto al ala cercenada. “En estos casos -ilustra- hay que llamar a Base Gorria que se ponen en contacto con el guarda. Eso es muy importante”, anima este apasionado de la ornitología. El teléfono es el siguiente: 944 46 52 97.

Ni Andrés ni el guarda dieron con el cuerpo del buitre. “En estos casos, los depredadores suelen estar atentos y se llevan sus cuerpos, caso de los zorros”, matiza el vizcaino. Además de buitres también mueren pájaros y, por ejemplo, murciélagos. “Los murciélagos mueren por infarto”, sorprende.

IMG-20170326-WA0010

PHOTO · Juankar Andrés

Los parques eólicos cuentan con estudios avifaunósticos. El del monte Oiz también lo tiene, del uso del espacio en el emplazamiento e incidencia del parque y su proyecto de ampliación. De su estudio se desprende que la muerte de las aves en los parques eólicos se produce por colisión, cuando chocan contra las aspas del aerogenerador o contra el fuste, o por electrocución con las líneas de alta tensión.

En el caso de Oiz, el estudio señala que las líneas de alta tensión se hayan soterradas evitando por tanto este riesgo de electrocución comentado. En estudios recientes que se han realizado de valoración del impacto de los aerogeneradores sobre las aves, se ha constatado que la mortalidad de las aves no está siempre relacionada con su abundancia en la zona sino que la susceptibilidad a la colisión depende también de características específicas, entre las que destacan las distintas formas de vuelo y pautas de comportamiento.

IMG-20170326-WA0012

PHOTO · Juankar Andrés

La localización del parque es determinante, ya que hay zonas más sensibles que otras, pasillos migratorios y algunos lugares concretos que se pueden tornar importantes para el ciclo biológico de las especies más vulnerables. Por su parte, los riesgos no son iguales, y así existen variaciones según sean especies residentes, migradoras, adultos, jóvenes de primer año.

El estudio consultado cita muertes de alondra común, buitre leonado, bisbita común, zorzal común y corneja negra.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.