Durango identifica a los 45 pilotos que bombardearon la villa hoy hace 80 años para la querella que presentará “en breve”

Iban Gorriti

El Ayuntamiento de Durango ultima los detalles para presentar una querella contra los responsables del bombardeo que dejó más de 336 muertos en la villa vizcaina hace hoy 80 años. La alcaldesa de la localidad, Aitziber Irigoras, confirmó ayer que presentarán una querella contra el Gobierno de Italia como responsable subsidiario y a los 45 pilotos de los aviones que atacaron el municipio. La solicitud de apertura de la causa criminal se registrará en la villa. “Esperemos que sea admitida a trámite”, deseó la regidora, quien anunció que presentarían “en breve” todos los detalles en una próxima convocatoria.
Jon Irazabal Aitziber Irigoras IBAN GORRITI1

Junto a la alcaldesa, el historiador de Gerediaga Elkartea, Jon Irazabal, matizó las últimas investigaciones llevadas a cabo por su equipo en Madrid y Roma y anunció que han hallado los diarios de las escuadrillas que participaron en los bombardeos del 31 de marzo de 1937 y los días posteriores de contienda civil. En el análisis de los documentos se ha podido identificar a los 45 aviadores que participaron en el ataque aéreo investigando en el Archivo General e Histórico del Aire de Madrid y en el Archivio Stato Maggioren Aeronautica Militare Italiana de Roma: 32 eran bombarderos y 13 cazas. Oficialmente, los militares italianos no participaron en la Guerra Civil española y por ello todos utilizaban un alias. “Pero, salvo en uno, hemos encontrado los dos nombres: el natural y el alias”, precisó el investigador. Según señaló Irazabal, de seguir vivos, los pilotos hoy serían centenarios.

Esta información será clave para la querella que el Ayuntamiento de Durango prevé presentar en breve. La demanda irá con la que ya está abierta en Barcelona por razones similares y sobre la que hay constancia de que aún viven dos pilotos del bombardeo que sufrió la ciudad condal, según señaló Andoni Barreña, de la comisión municipal Martxoak 31. En el ataque de Durango hubo bombas incendiarias como lo han ido contando los supervivientes de la incursión militar.

UGO PILOTO BOMBARDERO

Ugo Macchieraldo, uno de los pilotos que bombardeó Durango y Elorrio.

Tras su investigación, Irazabal ha concluido que Durango fue un objetivo “no-militar”. Para argumentarlo, explicó que el teniente coronel español Vigón ordenó que se ejecutara el ataque sobre la villa “sin consideración de la población civil”, haciendo caso omiso así al Tratado de Ginebra de 1932 que lo prohibía.

El ataque aéreo sobre Durango fue llevado a cabo por tres bombarderos. “Un cuarto detectó problemas mecánicos y volvió a Soria”, precisó. Gracias a esta incidencia, la villa se libró de una tonelada más de bombas. El día 1 de abril, la planificación se vino abajo debido a la niebla en el aeropuerto castellano. “Queda documentado que los pilotos se fueron a los prostíbulos de Zaragoza”, apostilló. Las últimas visitas a los archivos han sido fructíferas, pero hay información no encontrada como la hallada en el diario de la escuadrilla 213. “Fue la responsable de bombardear el ferrocarril. No tenemos datos exactos de la tripulación de la escuadrilla ni del material utilizado”, aseguró.

Martxoak 31

PHOTO · Gerediaga Elkartea

Irazabal enfatizó que un año antes del bombardeo, Hitler dio un discurso ante la ONU de entonces pidiendo que se limitase el uso de bombas químicas e incendiarias, y que el campo de acción fuera de 30 kilómetros en el frente. Fue un aviso de lo que iba a ocurrir. Su idea era generar psicosis y que el Gobierno vasco cediera en la guerra en 48 horas. “Sorprende que sea justo el mismo día”, valora.

En marzo de 1937, Franco proyectó doblegar el reducto republicano del norte que aglutinaba Bizkaia, Santander y Asturias. Las líneas generales de esta ofensiva ya habían sido redactadas meses antes y tras la decisión de activarla se retomaron la misma concretando la planificación militar que desarrolló el teniente coronel Vigón y el general Kindelán, jefe del aire de la España golpista.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.