80 años de la batalla de Saibigain, el monte de la sangre mitificado

I. Gorriti

· El diario Eguna se mostró orgulloso el 15 de abril de 1937 por la reconquista de la cima de 960 metros por parte del batallón Arana Goiri que perdió en el hito a su comandante Felipe Bediaga y oficiales que murieron el día del sexto aniversario de la proclamación de la Segunda República

Los cráteres de las bombas aún hacen temblar la loma herbosa y el corazón de quien conoce los sucesos ocurridos en la batalla de Saibigain. La contienda aconteció durante días de abril de 1937 en días de Guerra Civil tras el intento fallido del golpe de Estado que dieron militares españoles contrarios a la democracia de la Segunda República nueve meses antes.

FELIPE BEDIAGA

El comandante Bediaga y gudaris del batallón Arana Goiri.

El diario Eguna -primer periódico que se imprimió de forma íntegra en euskera- tuvo presente la heroica actitud de los gudaris y milicianos -con el determinante apoyo de brigadas expedicionarias asturianas- que resistieron ante el bando faccioso y sus aliados.

Así, a partir del 31 de marzo, roto el frente de Bizkaia -“paradójicamente en Araba”, matiza el investigador Guillermo Tabernilla-, se sucede la lucha por las cimas estratégicas y en este caso se llega a mitificar la batalla porque suceden las victorias de ambos bandos por el Saibigain en días de climatología adversa. A partir de aquellas reconquistas, el Saibigain pasaría a ser conocido como el  monte de la sangre.

EGUNA SAIBIGAIN

Eguna abrió orgulloso su ejemplar del 15 de abril con un titular a seis columnas: ‘Sebigan mendia oso-osorik gurea da’. El monte Saibigain es nuestro en su totalidad, amplificaban sin saber que a esas mismas horas que el lector tenía el periódico en sus manos, los antidemócratas volvían a tomar la posición.

Sin embargo, la ilusión tenía su sombra alargada. En el momento épico de hacer ondear la ikurriña, una bala acabó con la vida del comandante Felipe Bediaga Aranburu, al que Eguna le dedica un espacio de la portada para una semblanza.

· Los asturianos arrebatan la cima a los franquistas · Orgullo, ilusión y tristeza caminaban de la mano porque el día 12, la segunda brigada expedicionaria asturiana había arrebatado la cumbre para el bando republicano. Al día siguiente, los sublevados volvían a ganarla, y el día 14 el batallón Arana Goiri llevaba a los casi mil metros la bandera tricolor vasca.

Eguna enfatizaba que el Saibi -como se llama al Saibigain de forma coloquial- lograba “un silencio que no había tenido en días” en una jornada “de tiempo malo, el peor para la guerra”. El periódico aseguraba que en el momento de la hazaña “pasaron aviones por encima del monte, pero no lanzaron fuego”.

Tras una mañana de paz que existió hasta media tarde, llegaron “nuestros primeros cañonazos”, imprimían y ahondaban en la casta de los republicanos que aguantaron y sacaron fuerzas de donde no las había para ganar aquel monte que en ocasiones escribían como Sebigan, Sebigain y Sarigan.  “La importancia que tiene lograr el poder en el monte Sarigan no es cualquier cosa”, subrayaban e iban más allá: “Los facistas -paxistek- bien lo saben y por ello pusieron todo de su parte para aguantar en aquella posición a pesar de la sangre”.

A juicio de Eguna, “nuestros chicos tuvieron que hacer uso de bombas de mano para sacarles de sus posiciones”. Y lucharon, “con coraje, vitalidad, y llenos de energía”. Y continuaron así llegada la noche. Hubo pérdidas humanas en ambos bandos y “nuestros gudaris se hicieron con fusiles y ametralladoras del enemigo”.

Y el texto aumentó en épica: “El enemigo recordará este día por mucho tiempo, tras una tarde lluviosa y bajo la niebla, fría y brusca, que nuestros chicos les ganaron. Que la jornada de ayer queda para el recuerdo”.

· ‘Pillipa’ Bediaga · En un texto complementario, el diario jeltzale dedicó un obituario a Bediaga, muerto en la cumbre, a quien denomina en euskera como ‘Pillipa’ y considera “mártir abertzale”. Recordemos que Bediaga fue comandante del batallón Arana Goiri, primera unidad militar del PNV del tipo batallón. Él dirigió la batalla de Elgeta del 4 de octubre desde la primera línea de fuego. Resultó herido entonces y seis meses después murió de un tiro en la reconquista del monte Saibigain al frente de su batallón el 14 de abril de 1937, día en el que contabilizaron más de medio centenar de bajas.

El redactor de Eguna destacó precisamente que en las batallas fuera ejemplo estando en la línea del frente, “delante de sus gudaris”. Y murió “herido con fuego en el corazón”, “mirando a la cima” y tras plantar una ikurrina que ondeaba con el color de su sangre. “Los fascistas han matado a Bediaga (…) Como también cayeron ayudantes suyos como el capitán Olano”.

El periodista concluye el texto asegurando a pesar de que el cuerpo de Bediaga “se llenó de sangre y cayó, su recuerdo vivirá por siempre. Ese será nuestro mejor homenaje”.

Esquela Felipe Bediaga

Al día siguiente, viernes 16 de abril de 1937, Eguna publicó una foto famosa a día de hoy del comandante junto a gudaris y la esquela por ‘Bediaga eta Aranburu’tar Pillipa’ e invitaban a rezar por su alma y llamaban a un funeral que se celebraría a las nueve de la mañana en San Nicolás. Según detallan los investigadores Guillermo Tabernilla y Julen Lezamiz, “el cadáver de Bediaga nunca sería recuperado. Todos los oficiales fueron muertos o heridos. Al hacerse de noche el Saibigain ofrecía un aspecto dantesco, por todas partes había cadáveres y moribundos. Los heridos que podían andar eran afortunados, pues no pocos quedaron arriba sin ser evacuados. Al día siguiente se perdió definitivamente la posición por el ataque de la Primera Brigada de Navarra. El monte de la sangre había costado al Arana Goiri cerca de 50 muertos y más de 100 heridos. El batallón que defendía la cima, el Flandes nº 5, tuvo 25 muertos y cerca de 30 heridos”.

Una cruz franquista ‘gana’ protagonismo sobre la cima del Saibigain

Mugalari

1280px-Saibigain

La cima del Saibigain cuenta a día de hoy con una cruz franquista levantada en su día para glorificar a los muertos del bando golpista, a los franquistas. Por otra parte, una placa fijada al símbolo cristiano recuerda también a los gudaris que participaron en la contienda.

Algunos historiadores mantienen que los generales golpistas Mola y Franco estuvieron presentes en una zona cercana para ver el transcurrir de la batalla.

 

Artículo relacionado publicado en Mugalari hace dos años por Mikel Garaizabal:

Saibigain: zona protegida testigo de cruentas batallas hace 78 años

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

One Response to “80 años de la batalla de Saibigain, el monte de la sangre mitificado”

  1. Carlos Burgada Uribarrena dice:

    En ese reportaje no se dice toda la verdad.Un alto mando gudari se encabrono para que el ataque se hiciera ese dia; con una niebla baja pegada al suelo. Desautorizo las opiniones de los que iban en primera linea y les obligo a subir y atacar.Vanos fueron los intentos de convencerle de que con semejante niebla no se podia distinguir al amigo del enemigo. Por supuesto el no subio.
    Soy del 61, y estuve en el Saibigain bastantes veces en vida de Franco. El dia despues de su muerte, cumplia yo 15 años. Franco hizo la cruz en memoria de todos los caidos, sin especificar bando. Eso es lo que yo siempre lei en la placa.
    Desde hace ya unos cuantos años me pongo de mala hostia cada vez que leo la placa actual. Ya me gustaria saber quien o quienes fueron los responsables. Se limitaron a cambiar la placa por otra. No mas; “En memoria de los gudaris caidos”. Que poca verguenza, que falta de criterio. Donde estan los republicanos astuarianos que se dejaron la vida en primera linea luchando con valor y coraje en tierras que no eran suyas. Hasta el responsable del bando franquista ensalzo el coraje de los defensores, especialmente los asturianos dijo. Y por ultimo; acaso eran diablos los jovenes del bando franquista. Ellos tambien eran mandados por altos mandos que no subian a primera linea, jamas. ESA PLACA ES UNA VERGUENZA.

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio