ENEKO UGARTE: “Cuelgo la cesta en Filipinas, pero una despedida en Durango sería el punto final perfecto”

I. Gorriti

El durangués Eneko Ugarte (Córdoba, 1974) ha dicho agur a la cesta tras 35 años de trabajo y entrega. El lunes día 10 de abril abandonó la práctica deportiva por temas familiares, una lesión y porque el frontón en el que ensayaba no tenía la misma entrada que años atrás.

Ugarte ha colgado la herramienta y a pesar de ser un histórico de la villa vizcaina ha pasado casi desapercibido. Desde Mugalari nos hemos puesto al habla con Filipinas, país en el que reside desde hace años. A sus 43 años, su sueño sería cerrar el círculo con un partido en casa, en el Ezkurdi Jai Alai de Durango donde comenzó su importante trayectoria.

ENEKO

¿Qué día ha colgado la cesta?

Hace dos lunes. Fue el 10 de abril cuando colgué oficialmente la cesta. Ese día jugué mi última quiniela.

¿Dónde fue?

En el Bizkaia Jai Alai de Santa Ana Cagayan Valley, en el norte de Filipinas. A la vuelta de la esquina de Durango… (risas).

En los últimos años reside en el país asiático. ¿Cuántos años han sido? ¿Con qué club jugaba?

Sí, estos últimos años los he pasado jugando aquí en Filipinas. Un total de 7 años para ser concretos. He jugado con la empresa MVGC (Meridiam Vista Game Corporation).

¿Cómo se vive la cesta allí?

La cesta ya no es lo que era. A día de hoy no hay mucha afición. Hombre,  por supuesto todavía queda gente que le gusta y sigue la cesta pero no como en los años 70, 80, 90 o 2000. Ha bajado mucho esto.

¿Qué le ha llevado a dejar el deporte que ha mimado toda su vida?

La decisión ha sido un cúmulo de cosas: una, y la principal, ha sido la familia. Aunque estemos en el mismo país ellos estaban en Manila y yo en el norte. La segunda, que el frontón no va tan bien como nos gustaría. La tercera ha sido la última lesión que padecí en 2015. Me diagnosticaron ligamento cruzado interior de la rodilla izquierda y con la edad que tengo prefiero dejarlo en el buen momento físico y de juego con el que he terminado que arrastrándome o por otra lesión.

Eneko Ugarte familia

¿Cómo recuerda su último partido en Euskal Herria y dónde fue?

Pues si te digo la verdad no me acuerdo muy bien, pero creo que fue en el Balda jugado la final del campeonato con Iñaki Garita. Perdimos contra Berriatua que eran los favoritos, pero jugamos muy bien y me quede con muy buen sabor de boca.

¿Le han hecho despedida?

¿Despedida en la empresa? Pues no, no me han hecho nada fue un día más en el tajo, pero por supuesto que mis amigos mas cercanos me han hecho despedida y me quedo con ese recuerdo.

¿A qué se dedicará a partir de ahora? ¿Cómo ve el futuro?

¿A qué me voy a dedicar ahora? A vivir la vida de jubilado… ¡No! ¡No! Era broma (risas). Aquí lo más fácil para un extranjero es trabajar en atención al cliente recibiendo llamadas, pero ya veremos. El futuro lo veo bien, lo afronto con mucha alegría e ilusión, con ganas de empezar esta nueva etapa.

¿Cuál es su primer recuerdo en un frontón? ¿Dónde fue?

Mi primer recuerdo en un frontón es cuando fui al Jai Alai de Durango con un amigo de la ikastola a apuntarme en la escuela de cesta. Entré en el frontón y me pareció enorme y un montón de chavales jugando. Me enganchó en el momento. Salí de allí  con una sonrisa de oreja a oreja. Al llegar a casa, seguido, les dije a mi padre y mi madre que quería jugar a cesta punta.

¿Le gustaría jugar un último partido en Durango?

¿Jugar un último partido en Durango? ¡¡Por supuesto!! Me haría muchísima ilusión.  Sería el punto y final perfecto porque todo empezó para mí ahí y terminar en el mismo lugar sería bonito.

¿A quién les gustaría dar las gracias por su agur?

Me gustaría dar las gracias a todos mis entrenadores, intendentes y compañeros de trabajo, pero especialmente me gustaría agradecer a toda mi familia y amigos cercanos por todo el apoyo que me han brindado en los buenos y sobre todo en los malos momentos.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.