Fallece Joseba Legarza, el hospitalario expárroco de Urkiola, tras abandonar el domingo el Santuario después de 47 años

El próximo 2 de diciembre salía de la Abade Etxea del Santuario de los Santos Antonios de Urkiola (Abadiño), lugar donde ha residido los últimos 47 años, para trasladarse a la residencia de Venerables de Bilbao, según informa el Obispado. “Así podré estar con Don Bittor”, decía mostrando su incansable sonrisa. Porque Joseba era así: alegre, positivo y siempre, al servicio de los demás. Este pasado fin de semana la comunidad religiosa recibió el homenaje caluroso de los fieles quienes mostraron su cariño y respeto a los misioneros que han atendido el santuario durante las últimas décadas. “Le han llamado para ir a desayunar y como no acudía se han acercado a su habitación y le han encontrado sin vida”, explica la familia a Mugalari.info.

Joseba Legarza IBAN

Joseba Legarza un día de San Anton bendiciendo el pan y a los animales. · PHOTO · Iban Gorriti

Joseba Legarza, natural de Lekeitio, ha fallecido en el lugar donde aprendió “a vivir la dimensión contemplativa con más profundizad”, tal y como manifestaba en el último número de la revista diocesana Alkarren Barri-Comunicación. Urkiola era para él “una continuación de la misión emprendida en Ecuador”. Fue misionero en Los Ríos desde 1962 hasta 1971.

Desde que Joseba se instaló en Urkiola tuvo claro que la Abade Etxea era un lugar “de acogida importante para muchos jóvenes sacerdotes, seminaristas o laicos que buscaban algo más en su vida y también para practicar euskera”, subrayaba.

Legarza -quien ha escrito libros- solía subrayar a menudo el carácter interdiocesano del santuario y apreciaba “el trabajo en equipo y la vida en comunidad”. Pero, sobre todo, destacaba el papel colaborativo de los seglares. “Hombres y mujeres, sin los cuales nuestra presencia y trabajo no tendría el mismo alcance”, decía.

Deseaba para Urkiola un lugar “fraterno que acogiera y sirviera” tal y como él lo hizo durante los últimos 47 años. Ha fallecido a la edad de 86 años.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.