25N · “En el peor y en el mejor de los tiempos posibles que nadie se quede atrás: pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas”, por Anisia Serendipia

Anisia

Anisia Serendipia

· La duranguesa Anisia Serendipia fue documentalista en el Instituto Vasco de la Mujer Emakunde. Es autora del blog del que toma su nombre: http://serendip-anisia.blogspot.com.es



Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos; la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas

_(Corpes por los siglos XII-XIII) Si nos ultrajáis caerá la vergüenza sobre vos, y en juicio o en corte han de pediros la razón_ Fin del Siglo XX: en 1999 la ONU se sumó a una conmemoración que desde 1981 se realizaba en LatinoAmérica en memoria de Las Mariposas, tres hermanas dominicanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Trujillo, del que eran opositoras. Este suceso fue el que dio origen a la celebración el día 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer  y la violación es la forma más evidente de dominación ejercida, de manera violenta, por los hombres sobre las mujeres.

Justo ahora se viene celebrando en Pamplona un juicio por un hecho aberrante sucedido durante las fiestas de San Fermín de 2016: una violación grupal y múltiple perpetrada por 5 machos integrantes del clan autodenominado la Manada, y que se podría usar como  ejemplo a la hora de ilustrar el concepto “cultura de la violación” El concepto hay que situarlo en el contexto del machismo, de la desigualdad de una sociedad en la que el hombre considera que puede usar a la mujer como quiera, y se usa para describir una cultura en la cual la violación es un problema social y cultural porque  es aceptada y normalizada debido a actitudes sociales sobre el género, el sexo y la sexualidad. Los ejemplos de comportamientos más comunes que se le asocian son los que estamos percibiendo estos días:

-el culpar a la víctima

-la cosificación sexual de las mujeres

-la trivialización de la violación

-la negación de violación

-la negativa a reconocer el daño de ciertas formas de violencia sexual que no se ajustan a ciertos estereotipos de violación violenta.

Años atrás, justo el mismo día, el psiquiatra José Diego Yllanes también “hizo algo muy malo”, mató a Nagore Laffage. Total, de una cosa consentida, sin que ella pusiera ningún reparo, por un malentendido, un malentendido, se pasó a un violentísimo forcejeo que evidenció que la víctima se resistió al ataque, pese a la mayor corpulencia y fortaleza de su asesino. A la madre de Nagore durante el juicio le preguntó una voz femenina si creía que su hija era ligona. Dijo que sí: Alea jacta est. Sentencia de homicidio y el jurado popular consideró además no probado que “tras la paliza recibida, Nagore se encontraba desvalida, como tampoco lo estuviera cuando la apretó el cuello hasta causarle la muerte por asfixia. En total poco más de 12 años de cárcel y a los 4 ya podía salir a la calle. Recientemente leí que si no estaba ya fuera es por el impacto social que tuvo el suceso.

nagore

De nuevo estamos perplejas, y muy enfadadas porque se cuestione una vez más  a la víctima y se vea tan verosímil  que la denunciante de la violación, ahora para muchos la presunta víctima de la manada, una chavala casi menor de edad, entrara voluntariamente en un portal de una ciudad desconocida, con 5 hombres que acaba de conocer (ya solo uno de ellos pesaba 100 kilos), ahora convertidos en presuntos inocentes, para mantener relaciones sexuales múltiples y simultáneas. Quien sabe si exponiéndose a un embarazo y a cualquier enfermedad ETS. Y que después de puta pasada de viaje con seres tan exquisitos que hasta iban haciendo ostentación de sus próximos anhelos preguntando en los hoteles si tenían alguna habitación, por horas o por noche, que la querían para ya tal, como estos no se despidieron de ella ni le invitaron a un zurito sino que la dejaron tirada en el portal, eso sí después de haberle robado el móvil, le entró un “mosqueo” tal que decidió vengarse presentando una denuncia tan segura ella de que les iban a caer 20 años porque es lo que siempre pasa, que les crean a ellas ¡Claro que si, guapis, algunos lo ven verosímil!.

No hay crimen perfecto y uno de ellos le robó el móvil y eso sí es delinquir. Y que dando pábulo a la defensa, y eso que hasta a un miembro del chat la manada le pareció en su día “que no es tan normal, lo de una tía con 5”, se vea tan verosímil que un conocido periodista de televisión se atreva a publicar un tweet al inicio del juicio con la pregunta ¿creéis que fue una violación o sexo consentido? Si dan ganas de ponerse a vomitar, pero para toda la eternidad después de leer los mensajes de uno de los chat de wasap de esos cacho bestias hablando de burundanga y de reinoles tirados de precio para las violaciones, y de cuerdas y cloroformo porque luego quieren violar todos: hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas… para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos… Pues si es a través del lenguaje como se ve reflejado el modelo de sociedad existente en un determinado lugar y en un periodo histórico específico…  Tanta maldad meditaron los infantes de Carrión en el siglo XIII como los violadores de la Manada en el XXI.

La violencia sexual es todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o el uso de la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, sea cual fuere su relación con la víctima y sean cuales fueren las circunstancias.

La forma “androcéntrica” de ver el mundo considera que el hombre es el modelo de ser humano y el silencio de las mujeres frente a la violencia es la conducta esperada por parte del Patriarcado. Siendo precisamente las mujeres con unos mayores niveles de formación e independencia las que más estarían expuestas a ser violadas, porque muchas “consumaciones” no llegan a producirse bajo el epígrafe de violación al ceder las mujeres ante relaciones sexuales impuestas. Es desesperado que la defensa intente demostrar ahora que la chavala es, en realidad, de “moral distraída”  y se lo habría buscado o incluso  peor ¿se lo merecía?

nagore2

Grosso modo el Patriarcado tiene su origen en la Historia, no es algo natural, y se fundamenta en el dominio del hombre ejercido a través de la violencia sexual contra la mujer, institucionalizada o promovida a través de la familia y el estado. La familia patriarcal  convirtió a la mujer en propiedad del hombre pasando esta de  manos del padre al marido y la violación es la forma más evidente de dominación ejercida, de manera violenta, por los hombres sobre las mujeres. En ella se traslucen los iconos atávicos presentes aún en la mente del hombre, el machismo, con un menosprecio hacia la mujer considerándola como mero objeto destinado a satisfacer las apetencias sexuales y la convicción de que la mujer debe estar sometida al hombre, por ser un ser inferior con el que se pueden cometer todo tipo de excesos. Los de la Manada tienen claro que la Violación es sexo consentido porque hay otras formas de consentir a falta de consentimiento de palabra y que a los de su chat les gusta, les gusta VIOLAR: porque después queremos violar todos, está por escrito.

Las justificaciones del Patriarcado que permiten el mantenimiento del dominio sobre las mujeres tienen su origen en las diferencias biológicas, entendidas en términos de superioridad de un sexo sobre otro. Pero en las sociedades humanas, el dominio sexual no dependería de qué sexo alcanza un mayor tamaño o es innatamente más agresivo, sino de quien controla la tecnología de la defensa y de la agresión. Así pues, desaparecidos los garrotes, catapultas y luceros del alba, y si aguanta el planeta (este año la UNESCO, para conmemorar este día, llama la atención sobre los efectos del cambio climático y escasos recursos en la intensificación de la violencia contra las mujeres y niñas), el Patriarcado también puede desaparecer.

#MeToo_ La campaña mundial 16 Días de activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres, entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre, se celebra  este año en el marco de una protesta sin precedentes, la movilización de  millones de personas mediante el hashtag #MeToo [ #YoTambién ] y otras campañas, denunciando la magnitud del acoso sexual y de otras formas de violencia que las mujeres sufrimos todos los días en todas partes del mundo.

Pero ¿Qué es la violencia sexual y el acoso? Ya sea en el hogar, en la calle o en los conflictos armados, la violencia contra las mujeres y las niñas es una violación de los derechos humanos de proporciones pandémicas que ocurre en espacios públicos y privados. Romper el silencio es el primer paso para transformar la cultura de la violencia de género.

La necesidad de apoyar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad es una de las prioridades que incluye el tema de este año, “Que nadie se quede atrás: Pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas”, del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y de la campaña ÚNETE con los 16 Días de activismo. La campaña ÚNETE insta a todas las personas a unirse en la lucha contra la violencia de género usando el color naranja para aportar visibilidad a la causa. Esta  campaña fue lanzada en febrero de 2008 por Ban Ki Moon para poner fin a la violencia contra las mujeres, proclamando el 25 de cada mes Día Naranja. Entre otras actividades, en ese día se invita a llevar alguna prenda de ese color para resaltar el llamado a erradicar la violencia contra la mujer.
#YoTambién #orangetheworld_ Con 8 años yo tenía un vestido a cuadros naranja y blanco y una bicicleta GAC también naranja. Me la habían traído los Reyes Magos aquel año. Recuerdo una tarde de verano que no fuí a la piscina. Estaba nublado y fuimos a dar vueltas en bici. No recuerdo con quien iba, a lo mejor iba sola, sí el trayecto. Subía por una calle de entonces cuando de pronto un chaval como de mi edad se montó en la parrilla de atrás de mi bici. Era uno de los famosos malos de aquella calle, varios hermanos que igual eran encantadores pero de cuyas fechorías oíamos hablar, a los que que conocíamos por un mote que ahora no puedo recordar. Yo empecé a pedalear más rápido y como me manejaba muy bien con la bici, a la vez a sacudirla de un lado para otro en un intento por tirarle de allí. Para mí que pedaleaba como una loca. Serían unos metros pero se me hizo eterno.

De pronto, ese uno de los malos se incorporó y, antes de conseguir que se bajase de la bici, me intentó dar un beso y me lo dio en el pelo. Este gesto que en tantas y tantas películas se repite como una escena simpática, en aquel momento resultó digamos ultrajante para mí. Y si no lo he olvidado… Yo, con mis 8 años para hacer 9, me sentí fatal pero en el sentido de como si esa afrenta sufrida fuera una mancha para mí. A santo de qué me sentía así ¿de dónde pudo surgir aquel malestar en mí?, ¿algo, también atávico, presente en la mente de las mujeres?. Tal vez algún pasaje bíblico durante las clases de catecismo, tal vez el pasaje más escabroso del poema de Mio Cid… Nunca más quise ponerme aquel vestido, pero para que nadie me reconociese como aquella a la que le había besado uno en la cabeza. Tenía 8 años y no me entendía. Una pedrada, aparentemente algo peor, lo hubiese identificado.

IMG_20171124_114710_944

#YoTambién, todas las mujeres tenemos muchas historias que contar, todas, por muy serias que seamos o por muy poco que nos hayamos expuesto. Y todas esas historias no nos pasan según esa hipótesis del mundo justo que esgrimen ahora las defensas de la Manada, donde las cosas buenas les sucederían a las personas buenas y las malas a las personas malas porque ellas mismas se lo buscan, no.

_Bien se hartaron de pegar los infantes de Carrión, esforzándose por ver quién les pegaba mejor. Ya no podían hablar doña Elvira y doña Sol_ Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos, decía Charles Dickens, en una palabra, aquella época era tan parecida a la actual…  sin embargo en nuestros días, gracias a tantos y tantos años de lucha de las mujeres,   nosotras ya no tenemos ni que invocar a Dios ni quedarnos a esperar a que nos rescate nuestro padre Mio Cid, como en Corpes en el año 1200, y podemos salir solas pero unidas a la calle a gritar que no es a ella a quien se juzga, que nosotras sí le creemos (a C.), y a reivindicar que la calle y la noche también son nuestras.

Siglo XXI, finales del año 2017: Era el peor de los tiempos y era el mejor de los tiempos; la edad de la locura y también de la sabiduría; la época de la incredulidad y de las creencias; la era de las tinieblas y de la luz: nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura, no la anatomía, y el saber que es una construcción social y no una condición natural, nos permite concebir la posibilidad de cambio en la situación de las mujeres.

Ya lo sabes, UNETE: Únete y, si quieres, pinta el mundo de Naranja en 16 días en las redes sociales con los Hashtags: #orangetheworld y #16días, hasta el  10 de diciembre, fecha en la que se celebra el  Día de los Derechos Humanos.

 

Y a otro le parece otra cosa, pero se puede cambiar de parecer

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.