CARTA · ‘La cortina de humo’, por Eukeni Bastida

carta

CARTA · Eukeni Bastida (Iurreta)

Ahora sabemos que la OMS (Organización Mundial de la Salud) dice que por la mala calidad del aire mueren prematuramente en Francia 48.000 personas al año, en España 27.000, 300.000 en Europa…

Ahora sabemos que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente español dice que en Durangaldea se emite desde hace muchos años amoniaco, benceno, cianuro, óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, cloro, metano, cadmio, dióxido de carbono, etc… además del tráfico.

Ahora sabemos, con el estudio científico del que se da noticia en El País el 19/10/2017, que Durangaldea es una de esas zonas especialmente castigadas por el cáncer por su mala calidad del aire. También Gasteiz, Donostia, Tolosa, Zumarraga, Hernani, Muskiz… además de Bilbao y su entorno.

Ahora sabemos que los sistemas de medición del Gobierno Vasco, sistemáticamente no registran los datos que deben.

Ahora sabemos que la OMS recomienda no pasar de unos límites de concentración de partículas nocivas en el aire y que el Gobierno Vasco, en vez de reducir esos límites para dar más garantías, lo que hace es ampliarlos. Por ejemplo, es como utilizar un termómetro que dice que tienes fiebre solamente a partir de 40ºC.

Ahora sabemos que a 500 metros de tres colegios de Durango hay una fábrica en la que el 20% de su plantilla está diagnosticada de silicosis (enfermedad pulmonar). Eso de chimeneas para adentro…

Al conocer esto, los ciudadanos se alarman y se mueven para reclamar aire limpio.

Ante tales evidencias los mandatarios locales de Durango se ven obligados a mover ficha y llega desde Gasteiz la viceconsejera de Medio Ambiente. Que por reconocer algo, reconoce un par de “pequeñas incidencias” en un par de empresas de la zona, y que se subsanarán en seguida. Además de dedicarse a llamar alarmistas y abroncar a la oposición del ayuntamiento en rueda de prensa sin dar la posibilidad a ser respondida.

Estas son las tragaderas de unos mandatarios locales que, con tal de mantenerse fieles a la línea oficial, defienden posiciones que les llevarán también a ellos mismos a seguir respirando aire sucio. Esto debe ser difícil de explicar a sus votantes, que también respiran.

Esta manera de proceder se puede representar como una cortina de humo para no ver lo que hay más allá. Un cortafuego, para que este tema no llegue a extenderse y provoque que se junten asociaciones y vecinos de diferentes zonas de Euskadi, convoquen una manifestación, y llenen de gente la plaza de la Virgen Blanca de Gasteiz con el triste lema “Aire garbia nahi dugu / Queremos aire limpio”. Por ejemplo.

Si nuestros mandatarios no atienden a motivos humanos, “no hay que emitir esos gases a la población por que las personas enferman y mueren”. Puede que tengamos que hablar en términos económicos y lo entiendan mejor. A uno se le ocurren un par de preguntas:

¿Están los dirigentes en condiciones de hacer frente a una macro demanda colectiva de los afectados por las emisiones que se hacen en sus pueblos a sabiendas de que están perjudicando? ¿Pueden indemnizarlas?

¿Están en condiciones de pagar el traslado a las familias que no quieran respirar estos vapores y partículas, de los pueblos más peligrosos a zonas seguras?

Contaminación por el tráfico (mirando más allá…)

¿Somos el último eslabón de la cadena en el contrato de “Armas por petróleo”? Además de ser los que pagamos y quemamos ese combustible (42% en impuestos), somos los más perjudicados al respirarlo en nuestras calles. Por el camino, además de guerras y mareas negras, también hay quien refina ese crudo. Por ejemplo, gente que un día presidían un partido y a los cuatro días presidían Petronor en Muskiz, que aporta un 10% de la recaudación de Bizkaia. ¡Recaudación sí, pero a qué precio! Según le dice la doctora Sara Ibañez a Jordi Évole en una entrevista, en Muskiz tienen una mortandad un 20% mayor que en el resto de Euskadi. Alguien seguirá intentando defender la idea de que esos vapores son inocuos.

Ahora que sabemos que en países como Noruega un 45% de los coches que se venden ya son eléctricos y en Euskadi ronda el 1%, uno cree que los gobiernos vasco y español no tienen prisa por hacer la transición a un transporte limpio y barato. O puestos a pensar mal, lo harán de forma escalonada según las necesidades de gente que un día presidían un partido y a los cuatro días presidían Petronor en Muskiz. Y es que seguramente trabajar presidiendo una petrolera es una experiencia muy enriquecedora. Y no solo es cosa del que preside, también están los subalternos.

No vaya a ser que las personas se den cuenta de que poniendo unas placas solares en su tejado pueden hacer andar sus coches. “Vaya! ¡El combustible estaba cayendo gratis a nuestras tejas y lo estábamos pagando a precio de oro!”

En el otro extremo de la cadena están los que en algún país lejano reciben un balazo o pisan una mina Made in Spain.

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

3 Responses to “CARTA · ‘La cortina de humo’, por Eukeni Bastida”

  1. Muy bien Eukeni. Situación preocupante, pero la inane declaración de la Vice Consejera de Medio Ambiente da una idea clara de cual es la verdad oficial acerca de la calidad del aire en Durangoaldea. Estamos atrapados por el poder económico y sus servidores – lacayos, los políticos.Este es el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir y me temo que tenemos pocas posibilidades de revertir la situación. Lástima.

  2. joseba dice:

    Totalmente de acuerdo. Hacemos la mani?

  3. Jon dice:

    Me gusta lo que ha escrito Eukeni y si se me permite quería abundar un poco mas en el tema.
    ¿ Saben ustedes que hace dos años escasos Alemania tenía instaladas centrales de energía solar fotovoltaica que pueden dar electricidad a 5,1 millones de personas (38,6 GW de potencia instalada) ? En cambio, en España, este tipo de tecnología renovable solo puede dar suministro a un equivalente de 1,4 millones de personas (5 GW). Es decir, Alemania tenía casi ocho veces más potencia fotovoltaica instalada que España .
    Lo “curioso ” del caso es que potencialmente España pasa por ser el país de Europa con mas capacidad solar .
    Y si esto fuera poco las trabas que se ponen para poner placas solares son reseñables . Y ¿ Qué decir del famoso impuesto al sol ? que es un dinero que tienen que pagar tod@s aquell@s que quieren utilizar energía solar . Money, money money… money por todos laus . Dicen las electricas que poner placas solares es “antisocial ” . A mi ,fíjate, lo que me parece antisocial es poner tantas trabas e impuestos y producir contaminación con no-renovables .
    Dicen que con ese impuesto las eléctricas se recuperan de todas las inversiones que han hecho últimamente en construcción de plantas que no utilizan renovables y no producen lo que se esperaba .
    Hace poco he oído por la tele que en Portugal , sin ir mas lejos , es mucho mas fácil y barato utilizar energía solar.
    A ver si en vez de pensar tanto en ingresos económicos se piensa en
    el poder adquisitivo y la salud de la gente. ¿ Dónde está la democrasia
    sres. ?

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio