EDITORIAL · Si el Ayuntamiento de Durango pusiera las mismas ganas de derribar edificios en solucionar el acceso al único parque infantil cubierto de Landako Eskola…

maquina-escribir

Editorial Mugalari

· El curso escolar del alumnado de tan solo 2 y 3 años dio comienzo en septiembre y desde entonces el Consistorio no ha movido ficha

· Madres y padres, después de hacer de todo, se preguntan si tiene que pasar una desgracia para que la Administración actúe

Informar realidad, verdad, en la mayoría de las ocasiones tiene consecuencias en Durango. Lo sabemos (y de ello podríamos dar cuenta con números otro día). Sin embargo, en muchos casos no se dan soluciones a los problemas, a las denuncias de la ciudadanía contribuyente y votante cada cuatro años. Y este es uno que persiste desde que comenzó el curso en septiembre. Y la administración permanece sorda.

Parque LAndako Eskola1

Habrá que hablar más claro después de haber registradas quejas en el SAC de Durango -sin respuesta a la asociación Durangoko Familiak-, reuniones, publicaciones en los medios…

Lo del parque de Landako Eskola no tiene calificativos ya; ni explicación posible. Es tal la dejadez, pasotismo del Ayuntamiento de Durango que -aunque duela- si pusieran el mismo énfasis que ponen en derribar edificios (con fin positivo) en solucionar los problemas diarios, los pequeños, mejor nos iría a todas y todos, incluso -piénsenlo- en las urnas cuando hay comicios de sonrisas y besos callejeros, algunos llegan incluso con claveles y caramelos a estos columpios, al interior de un colegio. Hay fotos.

20180209_162423

Para quienes lo desconozcan aún, el parque de Landako Eskola es el único cubierto de Durango. Así lo decidió el Ayuntamiento tras una recogida de firmas de una madre de la villa. La administración tardó años, pero se hizo. Sí se tardaron años, pero se proyectó con rapidez. Se hizo como se hizo. Sin consultar a nadie, ni al propio colegio. Se hizo y como ha quedado demostrado -ese dato es objetivo- se hizo no bien.

La carpa raquítica construida por una empresa de Barcelona no cubre el suelo de la zona de juegos que suele mojarse y en algunos lugares ya comienza a salir el musgo. La caída de aguas va a la tierra directamente -zona de acceso- lo que provoca charcos, barro, lodo… y la posibilidad de que se abra la cabeza un niño de entre 2 y 6 años, una madre, tu aitite, una hermana, una andereño,… al intentar acceder a él y al abandonarlo.

¿Y qué hacer entonces, si ocurre una desgracia? Llamar al 112; mejor que al Ayuntamiento. ¿Y después? Después, el Ayuntamiento ya se afanará en ponerlo bien. Con rapidez.

Por favor, actúen, aunque sea solo por las niñas y niños: tienen 2 y 3 años.

parque landako lodazal

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
.