‘El escalofriante testimonio de la escaladora Silvia Vidal pone broche de oro al exitoso festival de montaña Mendiak Hurbilduz de Durango’, por Alberto Rueda

Alberto rueda

Alberto Rueda

El pasado viernes finalizó el Festival de Cine de Montaña de Durango Mendiak Hurbilduz, un certamen independiente, que una año más ha traído a Plateruena Kafe Antzokia más de 250 personas por sesión. ¡Todo un logro! El ciclo mendizale ha contado con la colaboración de este periódico digital, Mugalari.info.

El acto comenzó con la proyección de cortos y entrega de premios, y como plato fuerte la catalana Silvia Vidal, una referencia mundial de la escalada artificial y del big wall. Este año nos presentaba su última expedición, al norte de Alaska, por encima del círculo Polar Ártico durante el verano del 2017.

Un lugar inhóspito en el que la catalana pasó 53 días en total soledad, como ella dice, “en soledad de la buena, de la que eliges tú libremente”. También forma parte de su filosofía no llevar teléfono, GPS, ni radio, ni cualquier tipo de ayuda externa, ni partes meteorológicos, ya que cambian por completo la experiencia y la manera de entender la expedición.

foto 3

Como resumen de qué significa todo esto para alguien que no haya podido verla decir, que estuvo haciendo porteos de material, ella sola,  durante 36 días y más 540 kilómetros con 150 kilos de peso, Silvia pesa 45 kilos…

Pasó 17 días en pared, con el resultado de la apertura de una nueva vía en solitario en la cara oeste del Xanadú, “Un pas més”  530 Metros de pared con una graduación de A4/A4+, 6ª.

Para Silvia, los días en la pared fueron un verdadero descanso psicológico, ya que cuesta hacerse a la idea, para los que no lo hayan vivido,  lo que significa estar solo en un lugar en el que no hay donde esconderse durante los 36 días de porteos, y que está plagado de osos.

foto 2

Se encontró con osos, tuvo que lidiar con ellos, y por suerte, todo terminó bien, pero lo pasó mal, no solo durante el encuentro sino el resto de semanas, hasta que pudo transformar ese miedo, que le hinchó el cuerpo y le hizo agotarse física y mentalmente.

53 días después, y nos es fácil calcularlos, ya que en julio por esas latitudes, son 24 horas de día, y no oscurece absolutamente nada, como ella tenía pactado meses antes, la avioneta apareció, le sacó de allí, y cinco días de viaje después, llegó a su casa.

Tras su presentación y para finalizar la organización de Mendiak Hurbilduz nos ofreció a todos los asistentes un lunch en el que de manera más íntima y personal pudimos charlar con Silvia y hacerle todas esas preguntas que nos pasan por la cabeza y que no nos atrevemos a hacerlas en público.

foto 4

Cercana, agradable, humilde, un verdadero lujo y placer haberla tenido en nuestro pueblo, en Durango. Nos regaló a todos una verdadera master class de fortaleza mental, de gestión del miedo y del poder de la mente si la sabes utilizar positivamente.

Como ella dice: “El miedo es mucho más llevadero y si lo miras con cariño ayuda a avanzar, el terror, paraliza”.

foto 5

Zorionak Mediak Hurbilduz, un año más, un 10.

Para los más técnicos, esta es la información del material utilizado, aunque como nos comentó, la vía ha sido lo de menos.

foto 1

Material para la vía:

Plaquetas recuperables, un tornillo de métrica 8 para espit (L1), mínimo dos juegos de camalots (máximo hasta el 4) y de microfriends, un juego completo de fisureros y microfisureros, varios ganchos de diferentes medidas y repetidos, 5 rurps, 5 birdbeaks, 15 clavos variados.

Alberto Rueda

Fotografías: Silvia Vidal

Podéis leer más información en: www.vidalsilvia.com

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,