FOTOS DEL AYER · ‘El “Atlético de Bilbao” en Durango’, por José Ángel Orobio-Urrutia

 José Ángel Orobio-Urrutia

·  José Ángel Orobio-Urrutia es el archivero municipal de Durango

Desde su fundación hace 120 años el nombre oficial del club había sido en inglés, Athletic Club, aunque no siempre se le denominó de esa manera. Al acabar la guerra civil en su intento de “españolizar” el estado, el régimen franquista en muchos casos dificulta e incluso prohíbe el uso público de los llamados dialectos regionales.

“Si eres español, habla español”. Siguiendo esta consigna, el 16 de mayo de 1940 se publica un decreto de las autoridades franquistas prohibiendo los “extranjerismos” en todo tipo de asociaciones, comercios, espectáculos, etc.  Firma este decreto Serrano Suñer (al que llamaban el “cuñadísimo” por estar casado con una hermana de la mujer de Franco y con un gran poder en las primeras épocas de la posguerra) en el que se argumenta que el decreto no se hace “por un mezquino sentimiento de xenofobia, sino por respeto a lo que es entrañablemente nuestro, como el idioma”.

En un principio, el mundo del fútbol queda al margen, pero a partir del 1 de febrero de 1941 se impone la medida en todos los clubs.

Ésta es la primera vez en la que aparece en los periódicos el nombre:

1941-01-20 - Hoja Oficial del Lunes, Bilbao

1941-01-20 – Hoja Oficial del Lunes, Bilbao. PHOTO. Arhivo Municipal de Durango

Aunque este decreto no fue bien recibido entre los aficionados del Athletic no hubo más remedio que asumirlo. Había mucho miedo. Y en los periódicos le llamaban “el Atlético” y “el Bilbao” pero la gente le seguía llamando el Athletic y, por supuesto, en San Mamés se seguía gritando “Athleeeeeetic… Eup!”. Con las cuatro sílabas sonaba bochornoso y a ningún athleticzale se le ocurriría hacerlo en público.

Llega el año 1950 y el Athletic juega una nueva final de la Copa del Generalísimo, esta vez contra el Valladolid. Victoria del Athletic por 4-1 con tres de los goles metidos por Zarra en la prórroga.

1950-05-30 - La Gaceta del Norte - copia

1950-05-30 – La Gaceta del Norte. PHOTO. Arhivo Municipal de Durango

Y por supuesto, hay que homenajear al campeón. En aquella época no se sacaba la gabarra. La costumbre era que los jugadores y técnicos recorriesen la provincia en un autobús rojo. Durango se engalana para recibir a los campeones. A pesar de ser lunes, los colegios dan fiesta por la tarde a los niños e incluso las fábricas dan unas horas libres a los trabajadores. Llega el autobús precedido por los “haigas” (así se les llamaba popularmente a los coches grandes) un camión con una pancarta del hospital y todo tipo de vehículos.

Ezkurdi itxaroten2 - copia

Espera en Ezkurdi 1950-05-30 · PHOTO. Ricardo Doliva (Arhivo Municipal de Durango)

La avenida de Zumalakarregi, sus ventanas y balcones, llena a rebosar de aficionados esperando la llegada de los jugadores.

Ezkurdin itxaroten3 - copia

PHOTO · PHOTO. Ricardo Doliva (Arhivo Municipal de Durango)

Accede el autobús a la altura del quiosco de música desde donde la banda entona el himno del Alirón y esperan las autoridades. Descienden los jugadores, la mítica delantera con Iriondo, Panizo, Gainza, Venancio y… ZARRA, el ídolo, que, además, había metido los cuatro goles de la final. Y la gente los reconoce por las fotos de los periódicos ya que no hay televisión y muy poca gente puede ir a San Mamés.

Ezkurdin itxaroten5 - copia

PHOTO. Ricardo Doliva (Arhivo Municipal de Durango)

Ha sido un día de fiesta en Durango. Se volvería a repetir la temporada 1954-55 en cuyo recibimiento hay un doble motivo de alegría porque los durangueses Carmelo Cedrún y Eneko Arieta forman parte del equipo campeón.

El nombre impuesto “Atlético” se mantuvo de manera oficial hasta el final del franquismo. En julio de 1972, más de treinta años después de la imposición, se deroga el decreto y el club vuelve a tomar su nombre original. Y esa temporada, tal vez para celebrarlo, se vuelve a ganar la Copa del “Generalísimo”, esta vez contra el Castellón con un resultado de 2-0 y uno de los goles metidos por el durangués Antón Arieta.

 

 

 

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , ,
.