‘Jolastokia Amesten’, el primer parque de Durango imaginado por el alumnado de un colegio

Kurutziaga Ikastola estrenará el sábado 21 el calificado como primer parque en igualdad de género de la villa de Durango. Es decir, tras un proceso participativo de cuatro años, el centro escolar pone en marcha ahora el lugar que ofrece igualdad de oportunidades a chicas y chicos, y está integrado en un entorno natural y creado a partir de sus sueños.

Kurutziaga 1

Kimetz Munitxa e Iratxe Txintxurreta. PHOTOS. Leihor Elorriaga (Kurutziaga Ikastola)

El ingeniero Kimetz Munitxa y la arquitecta Iratxe Txintxurreta han sido los profesionales encargados del proyecto de transformación del espacio exterior de la ikastola, junto al paisajista Ibon Agirre y la arquitecta Celia Imaz. Los cuatro son madres y padres del centro, y desde el principio han hecho un esfuerzo para implicar en el proyecto a los diversos grupos de la comunidad.

El proyecto lleva por nombre Jolastokia Amesten (Imaginando el patio) y es un espacio de recreo ideal que fue en un primer momento dibujado por el propio alumnado. Mediante un mapa señalaron dónde jugaban y dónde no. La respuesta, en este caso de un modo visual, no hacía más que corroborar la percepción subjetiva del colegio.

Kuru 2

Son 10.000 m2 en total que fueron creciendo con el objetivo de elaborar una propuesta integrada, participativa e innovadora. Se
desarrolló en tres fases.

1. Observación

El alumnado salió al patio a analizar determinadas cuestiones con un cuestionario, desarrollando al mismo tiempo su mirada crítica: estética, seguridad, oferta, coeducación… A continuación, en el aula, se hizo la puesta en común a través de un mural.

2. Reflexión

Con lo recopilado en la observación, volvieron a reunirse en el patio para reflexionar sobre cuestiones concretas: ¿hay sitio adecuado para las y los más pequeños? ¿Hacen un mismo uso del espacio las chicas y los chicos?

3. Propuestas

Cubiertos los dos pasos previos, se abordó la tarea de imaginar qué patio querían. Modificar algo, introducir más elementos… Se recogieron las propuestas en un mural y elaboraron a continuación planos y maquetas del patio.

Kuru3

La coeducación forma el núcleo del proyecto educativo de la ikastola, y el centro deseaba que también el patio de nuestros sueños lo mostrara. “Preguntamos al alumnado dónde jugaban y dónde no. Con las respuestas al cuestionario elaboramos un mapeo y constatamos que también en nuestra ikastolaacontecía lo que indican las in vestigaciones: los niños ocupaban el centro y las niñas los bordes”, detallan desde Kurutziaga Ikastola.

El proceso participativo Jolastokia Amesten ha resultado enriquecedor para el conjunto de la comunidad de la ikastola y , de paso, les ha a ayudado a establecer con seriedad las bases de la nueva ordenación del espacio exterior. Por una parte, tienen un espacio en el que chicos y chicas jugarán en igualdad. Por otra parte, “hemos convertido el patio en un punto de investigación y experimentación en contacto con la naturaleza”, agregan.

Quedaban algunas cuestiones por responder: ¿Condiciona el espacio exterior el modo de jugar entre niños y niñas y adolescentes? ¿Cómo juegan? ¿Dónde y por qué? ¿Qué conclusiones extrajo el centro de ese proceso participativo? Antes del proyecto la ikastola contaba con la estructura clásica del espacio exterior. Ocupaban el centro del espacio los campos de deportes reglados: fútbol, futbito, pelota y baloncesto; todos ellos, espacios duros y pavimentados.

kuru4

“Gracias al proceso participativo confirmamos que la periferia recogía las actividades más enriquecedoras: juegos y deportes simbólicos no reglados y, especialmente, que era el espacio de juego de las chicas, fuera del espacio central ocupado por los chicos”, mantienen las personas impulsoras.

Ahora, se han adecuado los espacios centrales para actividades plurales, para que todas y todos gocen de él en igualdad y no sean coto exclusivo de los deportes de grupo habituales. Montes, riachuelos, árboles…

“Se diría que la naturaleza ha invadido la ikastola”, enfatizan. La presencia de la naturaleza era muy deficiente en el patio de la ikastola. “Por eso hemos querido crear un espacio en el que niñas, niños y adolescentes puedan experimentar con sus sentidos, donde puedan vivir a través de sus experiencias directas los cambios estacionales y los elementos climatológicos. En última instancia, el objetivo es que el espacio exterior y el aula no sean dos espacios incomunicados entre sí, sino que se retroalimenten. En cualquier caso, entendemos este proyecto de un modo dinámico, que no acaba aquí y ahora. Niñas y niños, adolescentes, familias y, especialmente, el profesorado, tendrán que aportar para que esta transformación no se detenga”.

Durangok parke berri bat izango du Kurutziaga Ikastolan

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.