‘MUJERES DE DURANGO’ · “Hay una frase que me gusta: ‘un día sin reír es un día perdido’, como si no hubieras vivido ese día”

Mujeres

Mujeres de Durango

“Mis padres me llevaron a Inglaterra cuando era pequeña. Y luego a Francia. Para que aprendiera idiomas, como si fueran segundas lenguas maternas. Estuve un año y medio en Burdeos. ¡Me gustó! No sé cuántos años tenía pero era muy pequeña porque ni siquiera hice parvulitos aquí, salí súper txiki.

alma31

Y en tercero, regresé a un colegio de aquí, donde me lo pasaba genial hasta que, pues, se convirtió en una mierda.

Los profesores son muy majos, pero no he estado bien con la gente de clase, no sé, no es muy respetuosa. Con mi madre fuimos a un psicólogo o algo así y dijo que era un caso de bullying, pero que no era muy grave porque lo sacaba todo bien. ¡Justo ese año saqué todo ochos! Me sentía mal y también me lo pasaba bien a veces, pero tenían detalles molestos, típicas chorradas de estas como quitarte el boli para que no puedas hacer un examen… Por eso me cambié de colegio, porque al final se pasaron un montón.

Pero lo he superado. Antes llegaba a casa y me cabreaba con mis padres, aunque yo no lo recuerdo muy bien. Me siento mejor en mi nuevo cole.

Hay una frase que me gusta: ‘Un día sin reír es un día perdido’, como si no hubieras vivido ese día. Algún día puedo estar un poco caída, pero luego siempre está mi padre o mi madre o alguien que me hace volver a reír y no es un día perdido. Hay gente que está siempre amargada y no sé, yo siempre estoy feliz, aunque me pasen cosas malas”.

 

· Texto cortesía del interesante proyecto ‘Mujeres de Durango’. Disfrútalo en esta dirección: https://mujeresdedurango.wordpress.com/

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: