Xabier Irujo presenta un libro que desmonta la visión heredada de la batalla de Roncesvalles

La historia de la batalla de Roncesvalles da un vuelco de 180 grados con la publicación de la pionera obra ‘778: La batalla de Errozabal en su contexto histórico’ (Editorial Vasca Ekin Argitaletxea, Buenos Aires, 2018) de Xabier Irujo, director del Center for Basque Studies de la Universidad de Nevada, Reno. Este innovador libro desgrana al detalle cómo se organizó la campaña militar de 778, quiénes lucharon y dónde tuvo lugar la contienda, incluyendo detallados mapas. “Se trata de un libro que describe la batalla en sí, el desenlace y las consecuencias políticas, económicas, sociales y culturales de la misma”, adelanta Irujo.

Errozabal.libroliburua.XabierIrujo.2

Xabier Irujo y Fátima Frutos en la presentación de hoy celebrada en Donostia. PHOTO. Aitor Azurki

Si bien hasta ahora se había subrayado que el ataque ocurrió en un punto concreto del paso de montaña y que se centró sobre la retaguardia del ejército de Carlomango, el profesor Irujo lo desmiente rotundamente: “Este libro hace hincapié en que no fue así: la batalla tuvo lugar a lo largo de muchos kilómetros de la vía que unía Pamplona con Luzaide y fue una batalla campal, cuerpo a cuerpo, en el curso de la cual los vascones no se limitaron a atacar la retaguardia, sino que su ofensiva afectó al conjunto del ejército carolingio. Se trató, concretamente, de una batalla campal”. El autor realiza un minucioso estudio de la campaña y presenta un metódico análisis de las vías que atravesó el ejército carolingio, los tiempos de las marchas, pernoctaciones… Por vez primera, además, se cuantifica la dimensión que pudo tener aquel ejército, que el autor calcula en 20.000 hombres o dos legiones.

Irujo echa por tierra algunas versiones actuales que inciden en que la batalla no pasó de ser una mera escaramuza. “Esto se puede descartar simplemente mediante una lectura exhaustiva de las fuentes originales francas del siglo noveno”, que han sido traducidas por el autor. Para este, el resultado fue “demoledor y decisivo”, hasta tal punto que el ejército de Carlomagno fue diezmado y “murieron ni más ni menos que que Agiardo, mayordomo de palacio, y Anselmo, palatino real, además del duque de la marca de Bretaña y otros paladines francos. Tanto el mayordomo como el senescal podrían ser considerados como los principales miembros de la corte real; personajes muy relevantes dentro del orden carolingio”. Fueron “muchos más” los héroes francos que fallecieron en la batalla, pero según señala Irujo, “el cronista franco que lo escribió, indicó que eran tan conocidos por la gente de aquella época que lamentablemente no creyó importante citar sus nombres”.

Son varios también los datos que el historiador desmiente en su publicación. “Tampoco hubo musulmanes en la batalla. Basta con distinguir claramente las fuentes históricas y las literarias. La presencia de fuerzas musulmanas en la batalla tiene su origen en el Cantar de Roldán, que hace referencia a una cruzada contra el Islam, pero ni las crónicas francas ni las árabes mencionan en ningún momento a musulmanes en el contexto de aquella batalla”. Por si esto fuera poco, otro de los novedosos datos que modifican el conocimiento actual sobre dicho suceso histórico es que, según las investigaciones del autor, en Errozabal combatieron “vascones de ambas vertientes de los Pirineos, esto es, vascones continentales y peninsulares”.

El autor descubre, asimismo, en esta novedosa publicación algunos datos hasta ahora desconocidos: “Se ha subrayado que los vascones atacaron la retaguardia de la caravana real y que, una vez que consiguieron hacerse con el tesoro, desaparecieron. Pero no se trató de un ataque a la retaguardia, sino de un ataque al corazón del ejército carolingio, que afectó al conjunto del mismo”. Por otro lado, las fuentes expresan que tras una ofensiva contra la retaguardia, los atacantes abandonaron el campo de batalla, “lo cual carece de sentido. Resulta del todo inviable que los atacantes tomaran carros tirados por bueyes y se desvaneciesen monte arriba por dicha zona. La razón de ser de estas narraciones es evitar representar a Carlomagno huyendo del campo de batalla, pero lo cierto es que el rey huyó precipitadamente de la batalla y que llegó en tiempo record al palacio de Herstal, sin que nunca retornara a recuperar los cuerpos de sus paladines o de los hombres que perdieron la vida en aquel lugar”, señala.

Asimismo, el historiador analiza en su publicación la naturaleza de la campaña de Carlomagno que se esforzó en darle forma de cruzada. “Es uno de los primeros ejemplos a nivel europeo de un monarca que procuró dotar a una campaña militar de un sesgo religioso, asegurándose el favor papal”, apunta.

· Fuentes históricas e investigaciones de Aranzadi · La novedosa visión de este hecho histórico se ha visto enriquecida gracias a un análisis y traducción rigurosa de las fuentes históricas originales y del estudio de los últimos hallazgos arqueológicos realizados por la Sociedad de Ciencias Aranzadi en el campo de batalla. “Los hallazgos arqueológicos de Aranzadi de estos últimos años permiten a día de hoy fijar el campo de batalla en el propio llano de Errozabal y a lo largo del puerto de Zize, algo que había suscitado grandes polémicas en el pasado y que ya había sido defendido por historiadores como Jimeno Jurío o Estornés Lasa. Ahora, tenemos los argumentos necesarios para demostrar dichas tesis”, asevera.

· Reivindicación de ‘Errozabal’ · ¿Por qué Errozabal? Este es el topónimo que Irujo reivindica para denominar la zona de la lucha: “El lugar de la batalla ha sido históricamente uno de los puntos polémicos en torno a este hecho, ya que algunos autores han puesto en tela de juicio que la batalla tuviera lugar en torno al collado de Ibañeta. Tradicionalmente ha sido denominada batalla de Orreaga, pero el término Roncesvalles proviene del topónimo Errozabal, o llanada de Erro, en torno a Auritz y Auritzberri, es decir, la zona inmediatamente anterior a Ibañeta y al puerto de Zize. Jimeno Jurío ya destacó que existen formas como ‘Errozabal’, ‘Rozabal’, ‘Rozavalles’, ‘Roncesvalles’. Allí debió tener lugar, concretamente, la parte más sangrienta del conjunto de la batalla”.

· Varias actividades culturales · En torno a la obra publicada, además, se han organizado los siguientes eventos a lo largo del verano y en los cuales tomará parte Irujo:

-24 de julio, 19:00 horas. Koldo Mitxelena Kulturgunea de Donostia. Charla: ‘Errozabal 778. La derrota de un imperio’. El profesor Xabier Irujo, por medio de mapas y diversa documentación, dará cuenta de las claves y detalles descubiertos estos años que desmienten algunas versiones actuales sobre este hecho histórico. Entrada gratuita. En castellano.

-25 de julio, 19:00 horas. Iglesia San Prudentzio de Getaria. Charla: ‘778. Errozabalko guda’. El historiador Xabier Irujo ofrecerá una charla sobre los pormenores de la batalla. Entrada gratuita. En euskara.

-8 de agosto, 19:00. Organizado por el Ayuntamiento de Aoiz/Agoitz. Charla: ‘La batalla de Errozabal’. Entrada gratuita. En Castellano.

-10 de agosto, 19:00. Palacio Condestable de Iruña-Pamplona. Proyección de documental y ponencia sobre el libro, de la mano de Xabier Irujo y organizado por Orreaga Fundazioa. En castellano.

-15 de agosto, en Orreaga, 12:00. Evento sobre la batalla, que correrá a cargo de Orreaga Fundazioa.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.