‘La Vuelta de las armas’, por Guillermo Ansorena

44 - Guiller en el Café Slavia

Guillermo Ansorena

 

Entre la vuelta al cole y la vuelta al trabajo

ha llegado la Vuelta a España, ¡qué carajo!,

a Durango y un pico de euros y de euros fajo

nos va salir y, claro, pagamos los de abajo.

 

Entre la vuelta al cole y la vuelta, oiga, al tajo

ha llegado la Vuelta a España, ¡vaya andrajo!,

a Durango y le sale barata a quien la trajo

y cara a nuestra clase baja tal barrio bajo.

 

Y con el pelotón y el tirón por debajo

han colado un stand de armas, que es espantajo,

para maleducar del “viejo” al “renacuajo”.

 

Y el ridículo, escrúpulo de, oiga, el padre Gargajo

solo han hecho y merecen, si no un escupitajo,

sí desprecio y desaire y por nada agasajo.

 

13 – 09 – 2018

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.