Los durangueses estallan en la redes sociales por el olor pestilente e insalubre que sufrieron ayer en la villa

“ESTA SITUACIÓN ES INSOSTENIBLE” · La Plataforma por la Calidad del Aire de Durango convoca una concentración de repulsa para el lunes en Andra Maria

 

 

Sin título-1

 

La ciudadanía de Durango ya ha dado un paso más: deducir que el olor a contaminación tan fuerte que en la villa soportan sus bebés, niñas, padres, amamas no es solo hedor sino sinónimo de muerte a largo plazo. Un ejemplo de ello es que ayer las Redes Sociales estallaron. No es el primer día que lo hacen, pero por la tarde fue imparable.

Los internautas lo hicieron a través de Facebook, Twitter o Instagram, así como WattsApp que están “hartos”, que las instituciones competentes deben “tomar medidas” y hacerlo ya. Todo ello por un olor que calificaron de “pestilente”, “de pena” y que “no se puede respirar”. Había quien aducía picores de garganta e incluso que le provocaban “náuseas”. La contaminación proviene en mayor grado de la industria, tráfico y calderas del recordemos -paraíso natural que es- Durangaldea.

Algunas de las impresiones que durangueses publicaron ayer en Facebook.

Mientras los equipos de gobierno del Ayuntamiento de Durango y anexos de la comarca interior vizcaina callan, el pueblo -de todas las ideologías- se expresa. Meses atrás llegaron representantes del Gobierno vasco a la villa y argumentaron que la calidad del aire es buena en una comarca que ni conocen y a la que llaman “Durangoaldea”, en vez de Durangaldea: “El olor se ha solucionado con una mejora que ha hecho la empresa papelera de Iurreta”, argumentaron y se fueron de la villa tan tranquilos.

Ayer, la ciudadanía tras un olor abusivo y descontrolado digno de película de terror, explotó contra la viceconsejera y contra las administraciones que por los intereses que sean no mueven ficha de control. “Yo soy de Nicaragua y desde que llegamos a vivir a Durango no hay día que no digamos que Durango huele a salamina. Es el mismo olor. Asqueroso y ustedes no hacen nada”, lamenta una lectora de este diario.

Otro internauta valoraba que “vivimos en un pueblo en el que ya todo vale. Luego con decir que también contaminan coches y calderas de viviendas se limpian las manos, cuando no ordenan que el aire que inhalamos cada día sea el más sano posible”.

A MÁS CONTAMINACIÓN, MÁS CASOS DE ICTUS ·  Un fisioterapeuta también se mostraba alarmado por WattsApp. “Los durangueses deben saber -los que mandan también- que un nuevo estudio ha demostrado que a más contaminación los casos de ictus se disparan y si os dais cuenta, ¿qué está pasando en Durango? ¿Cuántos casos de ictus se dan que no se daban antes? Y si hablamos ya de cáncer… A diario muere alguien por cáncer”.

“NOS CONOCEN COMO ‘EL PUEBLO QUE HUELE MAL” · Otro lector alarmado por el nivel de olor registrado ayer en el municipio enviaba el siguiente mensaje a Mugalari: “Es lamentable que la gente de fuera de Durango, sea de Bilbao como de Madrid o Tokio conozca nuestro pueblo por lo mal que huele cuando pasan por la autopista. No nos conocen por nuestro patrimonio histórico ni montañas, nos conocen por ese pueblo que huele mal. ¿Esta imagen no preocupa a los alcaldes de la zona? Bueno, si no les preocupa nuestra salud -ni la suya ni la de sus hijos- cómo les va a preocupar el patrimonio. ¿Solo les preocupa su cuenta corriente y seguir en el puesto?”.

Los mensajes que prendían la mecha de estas reacciones escritas eran más cortos, pero muy precisos. Una comerciante: “Que olooorrrr en Durango! ¡Asquerosooooo!”. Un operario de taller: “¡¡¡Dios que mal huele en Durango!!!”. Otra internauta: “¿Pero qué es este olor de ahora mismo? Huele a goma quemada mezclada con algo vomitivo que entra hasta con las ventanas cerradas”. Otros caso: “¿Que mierda de olor hay en Durango ahora mismo? Si el PSOE estuviera en la oposición otro gallo cantaría, no apoyarían lo idenfendible”.

BOLA DE NIEVE · Y todos ellos sin ninguna relación con partido político alguno. Todos ellos preocupados de la situación que llega a niveles que califican de “insultantes”, “pasada”, “locura”, “nauseabundos”, “de asco”…

Esta bola de nieve ya no hay quién la pare. “Que las instituciones no hagan nada huele mal, como Durango. En mayo hay elecciones y no sabemos si pasará factura a quienes no hacen nada salvo ponerse en la foto de que todo va bien. Les va a faltar tiempo para limpiar el aire y nuestros pulmones”, concluye un docente de universidad.

“La pena de todo esto -agregaba un monitor de tiempo libre- es que por Facebook todos estamos muy hartos, cabreados, pero luego si hay una concentración toda esa gente que tan sensibilizada está no se manifiesta. Somos incoherentes hasta en eso, hasta para luchar por la salud de los nuestros”.

Sin título-1

“ESTA SITUACIÓN ES INSOSTENIBLE” · La Plataforma por la Calidad del Aire de Durango convoca una concentración de repulsa para el lunes en Andra Maria

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.