Valentín Berriochoa, el joven de Elorrio que fue piloto americano en la Segunda Guerra Mundial

I. Gorriti

Todo hace prever que con ese nombre, ese apellido y de Elorrio, ‘Val’, como era conocido en Estados Unidos, fuera familiar del misionero dominico vizcaino, obispo mártir en Vietnam (Asia) y considerado como segundo patrón de Bikaia y de la diócesis de Bilbao (1827-1861).

Valentin Berriochoa copia

Valentín Berriochoa ‘Val’. · Cortesía de la familia del piloto.

Valentín Berriochoa Expósito es uno de los numerosos protagonistas del nuevo libro Combatientes vascos en la Segunda Guerra Mundial, obra escrita por Guillermo Tabernilla y Ander González (Editorial Despertaferro, 2018).

Según la investigación llevada a cabo por estos miembros de la Asociación Sancho Beurko, Valentín Berriochoa, Val nació en Elorrio en 1919 y era hijo de Adrián Berriochoa y Celestina Begoña Expósito, pero emigró de niño con su familia a Idaho, donde su padre había residido algunos años, estableciéndose en el condado de Lincoln.

En 1940, convivía con sus primas Benedicta y Nieves en el rancho de su tío Benito Ysursa -de origen familiar de Iurreta– en Boise. “Enamorado de la aviación, Valentín comenzó a volar siendo un adolescente y era conocido por sus extraordinarias habilidades como piloto hasta el punto de que sus amigos le llamaban the wonder boy (el chico maravilla)”, detalla Tabernilla.

Benito Ysursa 2

Benito Ysursa Urrutia.

Justo la semana antes de cumplir los 21 años sacó su título de instructor de vuelo (ya tenía en su poder para entonces el de piloto comercial) y comenzó a dar clases en la terminal del aeropuerto de Boise trabajando para el Webbs Flying Service.

La escuela de la base aérea de Boise (Gowen Field) fue seleccionada para el programa del USAAC y pasó a ser una CFS, entrando en el War Training Service, por lo que Berriochoa fue militarizado como instructor, pasando por Fort Worth y Sikeston, donde estuvo destinado desde principios de 1943.

Val on the right, squatting down with a group of pilots Webb's Flying Service 1942_Elaine standing behind him (1)

Berriochoa, agachado a la derecha junto a otros pilotos. · Cortesía de la familia de Valentín Berriochoa.

El 29 de agosto de 1945 la prensa local anunció que había sufrido quemaduras durante un pequeño incendio en una gasolinera de Boise. Después de la guerra fue instructor de vuelo para Aircraft Service Company y se casó con otra aviadora, Elaine R. McCalley, que había obtenido su título en 1939 y con la compartiría su pasión por volar.

Políticamente militó en el Partido Demócrata, siendo elegido asesor del condado de Elmore (Idaho), donde fijó su residencia. Falleció en 1960 a la temprana edad de 40 años en su casa de Mountain Home.

Cubierta-Vascos-OK

El nuevo libro · Desde el desierto de Libia hasta las playas del Pacífico, y desde las nieves del Ártico a los cielos de Europa, los vascos combatieron en todos los escenarios de la Segunda Guerra Mundial, principalmente con Francia (Resistencia, Batallón Gernika, 13e DBLE y otras unidades de la Legión Extranjera), con Estados Unidos (US ARMY, AAF, NAVY, USMC, guerrillas en Filipinas, etc.) y con la URSS (milicias, ejército regular, fuerza aérea). Combatientes vascos en la Segunda Guerra Mundial, que se edita en colaboración con Fighting Basques, un proyecto de memoria de la Asociación Sancho de Beurko, pretende dar a conocer la participación de estos soldados en los ejércitos aliados en la mayor contienda que la historia haya presenciado, modesta pero no por ello menos representativa para un pueblo pequeño que acababa de sufrir una feroz guerra civil, con sus terribles secuelas de muerte y miseria.

Fighting Basques es un proyecto de memoria de la Asociación Sancho de Beurko que pretende mostrar la participación de combatientes vascos en la Segunda Guerra Mundial a través de la recreación histórica y la composición de escenografía. Una idea que nace en el otoño de 2013 con la constitución del grupo del Batallón Gernika para participar en los actos de aniversario de la batalla de Pointe de Grave, de abril de 1945. Los materiales de Fighting Basques son de dos tipos: biográficos, fruto de la investigación, y fotográficos. Su visión de la recreación histórica parte de componer una escena del pasado como si fuese un lienzo, a través del cual recuperan los materiales de memoria de una generación perdida. Captar ese instante y trasladarlo a la sociedad de un modo creíble es su propuesta, para la que han contado con las fotografías de Jesús Valbuena Maeso, que aporta su experiencia y conocimiento del mundo de la recreación, además de un estilo propio y reconocible, flexible y creativo, pero sin perder rigor ni verosimilitud.

Como proyecto de memoria, Fighting Basques tiene como objetivo principal aportar elementos de cultura vasca, por lo que se ciñe a la historia propia. Entienden el rigor como respeto, tanto hacia ellos como hacia la sociedad y, por supuesto, hacia la memoria de aquellos hombres y mujeres que representaron esta época de nuestra historia

Nació en Elorrio en 1919 y era hijo de Adrián Berriochoa y Celestina Begoña Expósito, pero emigró de niño con su familia a Idaho, donde su padre había estado algunos años, estableciéndose en el condado de Lincoln. En 1940 vivía junto a sus primas Benedicta y Nieves en el rancho de su tío Benito Ysursa en Boise. Enamorado de la aviación, comenzó a volar siendo un adolescente y era conocido por sus extraordinarias habilidades como piloto hasta el punto de que sus amigos le llamaban the boy wonder. Justo la semana antes de cumplir los 21 años sacó su título de instructor de vuelo (ya tenía en su poder para entonces el de piloto comercial) y comenzó a dar clases en la terminal del aeropuerto de Boise trabajando para el Webbs Flying Service. La escuela de la base aérea de Boise (Gowen Field) fue seleccionada para el programa del USAAC y pasó a ser una CFS, entrando en el War Training Service, por lo que Berriochoa fue militarizado como instructor, pasando por Fort Worth y Sikeston, donde estuvo destinado desde principios de 1943. El 29 de agosto de 1945 la prensa local anunció que había sufrido quemaduras durante un pequeño incendio en una gasolinera de Boise. Después de la guerra fue instructor de vuelo para Aircraft Service Company y se casó con otra aviadora, Elaine R. McCalley, que había obtenido su título en 1939 y con la compartiría su pasión por volar. Políticamente militó en el partido Demócrata, siendo elegido asesor del condado de Elmore (Idaho), donde fijó su residencia. Falleció en 1960 a la temprana edad de 40 años en su casa de Mountain Home.

 

Puedes comprar el libro aquí: 

https://www.despertaferro-ediciones.com/revistas/numero/combatientes-vascos-en-la-segunda-guerra-mundial/

Artículo relacionado en Mugalari:

Iurreta y Boise estrecharán lazos gracias a la figura de Benito Ysursa

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,