Rikardo Ajuria y Aiert Zubigarai publican un libro sobre los orígenes de Elorrio en San Agustín de Etxebarria en 1053

Mugalari Kultura

Un libro escrito por Rikardo Ajuria y con ilustraciones de Aiert Zubigarai pone el foco en trasladarnos cómo fue la anteiglesia de San Agustín de Etxebarria, el hoy barrio de Elorrio y que fue origen de la villa. De ahí el título del volumen: Jatorriak. Elorrio. Orígenes. San Agustin 1053 – Elorrio 1356.

RIKARDO AJURIA

Rikardo Ajuria y Aiert Zubigarai. PHOTO. ANBOTO

Según detallan, “en la actualidad no tenemos fotos de entonces, pero nuestra creatividad y los datos adquiridos pueden llevarnos al pasado”. Y gracias a este positiva actitud se ha podido e fraguar esta divulgación que se puso a la venta en la Durangoko Azoka. “Este es un trabajo básico, la base para las generaciones futuras que están interesadas en investigar nuestro pasado. Ya que si no sabemos lo que fuimos, difícilmente podemos saber quiénes somos”, valoran.

El libro viaja a la Navarra primigenia, “piedra angular de la estructura y dinamismo de nuestro territorio”, agregan. También, da a conocer las relaciones de la zona de San Agustin con el imperio romano e, incluso, el mundo árabe.

1548845602122blob

Dibujos. Aiert Zubigarai

En los últimos años, se ha escrito sobre villas de Bizkaia: Bilbao, Gernika, Elorrio… “Todas ellas han celebrado los aniversarios de las bien merecidas cartas de la ciudad, pero esta vez hablamos de algo cercano, cercano y estrechamente relacionado con los foros. De esta manera, llevaremos la obra de la querida iglesia de San Agustín de Etxebarria a esta obra, a menudo olvidada y otras abusada, en definitiva, porque fue la antecesora del actual Elorrio”, inciden Ajuria y Zubigarai.

De este modo, contextualizan que al pie de la montaña de Anboto y en el valle que cruza el río Zumelegi, el territorio se convirtió en su pretexto y que “durante el tiempo los acontecimientos políticos de la época han cambiado desde la antigüedad, que la tierra es cada vez más fértil y ha sido devorada por los habitantes del valle”, apostillan e invitan a conocer el libro, el Merino de la época, es decir, “la organización de este territorio, a conocer nuestras leyes y costumbres locales, a conocer mejor nuestro país”.

1548845634052blob

Gracias a la investigación de Ajuria se puede refrescar nuestra memoria, y referirnos ya a las fechas que contempla, los foros que se compartían, las costumbres y estilos de vida, “como los elementos fundamentales de nuestra realidad actual”. El tomo también recuerda a las iglesias, “como una organización primitiva que nos ha dado tanta alegría, enseñanza de la vida y felicidad”, lo que “nos ayuda a continuar alimentando nuestra pasión por la justicia y la libertad”.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.