El universo de Rafa Peñafiel recala en la galería de Ezkurdi con escudos y retratos

Mugalari Kultura

El sábado se abrirá al público la nueva exposición pictórica del durangués Rafa Peñafiel en la galería de exposiciones municipal de Ezkurdi. Podrá visitarse con entrada gratuita hasta el domingo 24. El autor hará un concurso con las personas que visiten la muestra. ¡Acude para saber qué puedes ganar!

rafa peñafiel1

Rafa Peñafiel Orient. PHOTO. Rafa Peñafiel Ona

El miembro de Durangaldeko Artisten Elkartea presenta una muestra con dos partes diferenciadas. La primera es temática y en ella Peñafiel abunda en la temática de heráldica con 22 escudos. En la segunda, da rienda suelta a los retratos familiares y la figura con 25 cuadros.

De todos modos, el autor resume mejor su objetivo. “Esta exposición es un paseo por Durango a través de su heráldica, un regalo que nos ofrecen los palacios y edificios públicos de nuestra villa: óleos, acuarelas y plumillas, también una selección de retratos, anatomía y figura, realizados en los últimos diez años”, resume quien celebra en estos días dos décadas ya dedicadas al Arte.

Peñafiel ha caído en la cuenta de que la persona que camina por Durango, aunque lo haga a diario, no mira hacia arriba, hacia los blasonados edificios del bonito municipio. “Es precioso contemplar los escudos que hay en las paredes. Por ejemplo, dos que hay en el interior de la parroquia de Santa María, dos iguales, son acojonantes. Y es que hay que ver el trabajo tan laborioso que hacían a la hora de materializarlos en piedra y luego, los adornos de flores o yelmos… ¡Son dignos de ver!”, enfatiza quien gracias a la tinta china, consigue que los hechos a plumilla ganen “en profundidad”.

Rafa 3

EL ARTE DE AITITE · En otra pared, la persona visitante puede conocer a la familia del autor pintada en diferentes retratos. “Se nota que soy aitite”, se ríe porque algunos de los cuadros tienen como protagonistas a sus nietos Eneko y Ekain. También quedan para la posteridad su mujer Marivi, y sus hijos Rafa y Jabi. Además, hay algunos denudos o, por ejemplo, una txosna de talos de San Blas (Abadiño). “Los retratos son complicados, así como la figura. Hay que hilar más fino y que las personas que pintas se parezcan al modelo. No es fácil”, incide.

Peñafiel es natural de Hellín, Albacete, pero con tan solo dos años arribó con su familia a Amorebieta-Etxano donde residió veinte años y otros tantos lleva en Durango tras contraer nupcias entonces con Mariví Ona. Comenzó a pintar cuando se apuntó al curso de pintura municipal que imparte Fernando de Vicente. “Yo siempre quise pintar y le dije a mi mujer que el día que me jubilara haría Bellas Artes. Y fue ella quien me dijo que para qué esperar si podía ya con De Vicente y así fue. Yo hacía plumilla y carboncillo y con Fernando llegué al color”, agradece.

Su compromiso con Durango continuó siendo el coordinador de padres y madres de baloncesto del colegio San José Jesuitak junto con el religioso Juanjo Moreno. Este ingeniero de 66 años continúa activo en conocimientos. ¡Pinta mucho en esta vida!

Rafa2

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.