‘El público nos sentimos Shinova’, por Estela Reyes

Estela Reyes

Estela Reyes

Empiezo por el final. Todos los que estábamos el sábado pasado en la sala Santana 27 de Bilbao nos sentimos Shinova justo cuando al terminar el concierto nos lo dijeron como despedida: “Shinova sois vosotros”, parte de sus historias y de su música. No queríamos que se acabara, queríamos seguir en ese viaje, cambiando el mundo en esa utopía a treinta metros del cielo, llena de luces, calor y serpentinas.

Sin título-1

No puedo hablar de riffs ni otros términos musicales. Es realmente complicado explicar lo vivido en un concierto en palabras, la música es todo un sentimiento y Shinova es música con el corazón, ellos hacen las canciones para que las sintamos y emocionarnos.

Por ellos es más fácil ver que las luces de las pulseras que nos dieron antes del concierto van al ritmo de nuestros corazones. Por eso, cuando escuchas ya el “tutu-pá” de la batería (como me dice mi hija cuando me pide la canción de Expectativas y Espejismos) ya sabemos qué va a seguir después y ya estás dentro de la canción, cuando suena Mirlo Blanco te dan ganas de coger una bandera y así con cada una de las canciones van sembrando cada vez un poquito más y te llega muy dentro y te conviertes en otra parte de ellos.

No puedo hablar de algunas cosas que aún no entiendo. Cada uno cuenta lo que sabe, cómo lo vive y dónde pone los ojos y el corazón en cada momento. Así que voy a contarlo a mi manera, porque cuando voy a un concierto no solo me quedo con la música, bailo y canto, también miro a las personas, cómo lo viven ellas.

Sin título-1

Me gusta ver cómo se emociona la gente, cómo nos convertimos en un grupo. Creía que era de las pocas que les gusta estar en primera fila saltando como una loca, pero este 16 de febrero he visto que cuando algo se siente de verdad se nota, la música une, sí señores y señoras , y qué casualidad , vi cómo una adolescente de no menos de 15 años lloraba de la emoción y cantaba todas las canciones. Se sabía todas. Me sentí unida a ella, como una pareja mayor llegada desde Gijón para ver a un grupo que habían conocido hace un año. Me gusta saber cómo les han conocido, esa cercanía no deberíamos perder, porque a veces descubres historias bonitas.

También descubres grupos nuevos como Licenciado Vidriera que fue la segunda vez que les vi. Arrancó sonrisas a Shinova cuando les presentaron juntando en una canción los títulos de todas sus canciones con muy buen gusto, un trovador de la época actual uniendo su guitarra a la melodía de violonchelo, dos voces de cuerpo y alma, fuerza y sensibilidad, palabras y música, dulzura y humor porque los artistas, artistas son.

7fdeb9b8-7790-47b5-a7c3-d61ef770c9f4

Me acerqué a la mujer que me preguntó por Licenciado Vidriera a ver si sabía quiénes eran. Me miró sorprendida y me dijo, ¿pero, quiénes son? “Pero si eso es de León Benavente”, y se quedó encantada. Me dijo que venía a ver a Shinova, que cuando tocaron en Gijón el año pasado como teloneros la mujer se quedó maravillada por la voz de Gabriel pero aún más le gustó el detalle que tuvo. El escenario en Gijón era muy bajo y la gente dejaba las botellas y los vasos, y ella se los quitaba para que el cantante pudiera moverse con comodidad. Después del conciert,o no recuerdo cómo fue, pero Gabriel le dio las gracias por ayudarle desde el otro lado del escenario. Se acordaba de ese detalle, una anécdota bonita que quiso compartir conmigo. No sé su nombre pero seguro que nos veremos en otro concierto.

LLevo siguiendo a Shinova desde que comenzaron y les he visto crecer y siguen creciendo. Cuando salen al escenario no solo lo dan todo, lo viven, se dejan hasta la última gota de aliento y disfrutan tanto viéndonos disfrutar con ellos que al final todos nos convertimos en Shinova.

No voy a describir su concierto, prefiero que vayáis y en la próxima me lo contéis.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , , ,