La buena vibra entre padre e hijo que comparten escenario con sus respectivas bandas

 

POR Peio Agirre

De esta foto junto a mi hijo Aiert, ¿qué puedo decir? Para mí el pasado viernes fue la ostia. Coincidieron varias cosas: mi cumpleaños -50 que se dice pronto- haciendo lo que me gusta: tocar. Pero si a eso, además, le sumas que en el mismo concierto tu hijo también va a tocar con su banda The North -primer concierto de ellos-, y que nos juntamos el grupo Etazer después de 20 años de dejarlo, y que también formen parte del cartel Zain e Hyssopus, pues, es lo máximo.

PEIO AIERT

Aiert (The North) y Peio (Etazer).

Y aparte, ves que el gaztetxe Hiltegixe de Berriz, donde tocamos todos, se llenó hasta la bandera como hacía tiempo que no pasaba, y lo más importante, gente de una diferencia de edad de muchos años…

Ahí estuvimos, padre e hijo compartiendo juerga con plena confianza, sin esconder nada. ¡Es la ostia!

Fue un día grande en el que vi a gente que hacía años no veía.

Y luego la gente del gazte, ver que jóvenes del pueblo hacen todo lo posible para que Berriz tenga un espacio en el que podamos disfrutar de actos culturales, en unos tiempos tan jodidos como los que estamos. Gobierno vasco y su ley de limitar conciertos en locales pequeños… Es de admirar y ver que por suerte nos quedan jóvenes con ganas de trabajar y no todo es botellón y reggaeton…

¡Fue un cúmulo de sensaciones bárbaro! Eskerrik asko, Aiert eta maite zaitut! Amak eta biok maite zaitugu!

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.