TRAS 4.000 KILÓMETROS · “En Durango, hoy, se nos suma al camino el padre de Epi, de 81 años”

proyecto

Esta mañana de lunes han bajado de sus bicicletas tras pedalear más de 4.000 kilómetros. Lo han hecho en Durango y con el objetivo de concluir el domingo en Santiago de Compostela su proyecto a favor de la donación de órganos y el ejercicio físico en personas transplantadas y enfermas crónicas. Son Javi Aguirre -transplantado de riñón- y su pareja, Esther García, conocida como Epi. Te mostramos en vídeo cómo ha sido el encuentro familiar y con amigos.

Tras cinco países pisados, hoy se les suma una tercera persona. Es Carlos García, padre de Epi, y que el pasado día 31 cumplió 81 años. “He hecho la prueba de esfuerzo y me han dicho que estoy muy bien para llegar a Santiago”, detalla a Mugalari Kultura, periódico que ha querido estar presente en su llegada después de ir difundiendo sus experiencias desde los países escandinavos.

_MG_0895 _MG_0896

Carlos ya hizo el camino en bici con Javi en 1999 y en otra ocasión. “Aquí llevo la vieira por tercera vez”, muestra con todos los datos bien detallados. En ese momento baja la hija de la pareja, Paule. Abrazos y un “ama, mesedez, no llores”, mientras Epi confirma que no, pero los ojos toman brillo.

A uno se le hace raro tenerles enfrente después de seguir su periplo a diario y tan lejos. “Han pasado 46 días y me parece que no ha sido tanto, aunque estoy tocada de esfuerzo…”, reconoce Epi quien antes de esta aventura “nunca había subido un puerto en bici y ayer Trabakua…”, sonríe. Javi asiente y valora que “hemos pasado tres estaciones en mes y medio”, debido a que han conocido nieve, lluvias, sol y a la hora de entrara Hegoalde la ciclogénesis Miguel. “Vientos de 88 kilómetros que ves que no avanzas”, agregan.

EPI MUGALARI

De cada país guardan un recuerdo diferente.

Noruega: “Lo mejor el paisaje. ¡Precioso! Pero, notas la soledad. No hay casi pueblos o son casas esparcidas. En ocasiones pensábamos que si nos pasara algo… Es que no había nadie”.

Suecia: “No nos gustó nada. Yo me caí -apunta Epi-. Fueron pocos días y todo malo. Sabemos que Suecia tiene que ser bonito y tendremos que darle una segunda oportunidad, pero de tres días, dos estuvimos de mala hostia”.

Dinamarca: “El paraíso para el ciclista.  Todo muy preparado con muchas chabolas para poder pernoctar. Nos enamoramos del país”.

Bélgica: “Decepción porque siendo cuna del ciclocross pensábamos que estaría todo mejor preparado. En Lieja, además, un camión casi atropelló a Javi. Salió sin mirar y casi se lo lleva. ¡Menudo susto!”.

Alemania: “Muy fácil. Tienen un buen carril bici de ciudad en ciudad. Mucho respeto por el ciclista. En Hamburgo comenzamos a ver a personas con alforjas”.

Francia. “No nos gusta el carácter de los franceses puros. Si alguno era simpático era descendientes de exiliados de la guerra civil española. Muchos bosques que los pasas sin aliciente”.

Hegoalde: “La llegada fue mortal por el viento del ciclón Miguel y en el albergue de Irun nos moríamos de calor. Echábamos en falta la tienda de campaña. Y los puertos: Igeldo, Itziar, San Miguel, porque Mutriku estaba cerrado…”

Mientras tanto, Javi y Epi han sido protagonistas de incontables imágenes. “Nos sacaban fotos todo el mundo. Parecíamos famosos. En París nos hizo una periodista una entrevista y ni le tomamos datos para verla… Hay quien se interesa por el proyecto de transplantados…”. Por cierto, el diseño del mailot que portan está hecho por Paule, hija de la pareja. “Me lo pagaron con una pizza”, se ríe y su madre sale al quite: “Fue lo acordado”. Se descojonan.

Ahora piensan que el domingo se acaba la aventura. “¡Qué pereza me entra ya pensar en el trabajo!”, admite Epi después de 46 días de conexión completa con la tierra y la naturaleza. “La experiencia está siendo muy bonita”, agrega Javi. Carlos se sube a la bici y al proyecto: “Goazen!“, les anima ilusionado. “Venga, hoy por Urkiola hasta Gasteiz o Puebla de Arganzón…”.

Javi Epi Carlos Durango

Epi, Javi y Carlos en Txibitena, Durango, saliendo hacia Urkiola. PHOTO. Mugalari Kultura

 

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

One Response to “TRAS 4.000 KILÓMETROS · “En Durango, hoy, se nos suma al camino el padre de Epi, de 81 años””

  1. Carmina garci dice:

    Mucha suerte y a pasarlo bien. Desde Canarias todo nuestro cariño . Un abrazo

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio