VIAJAR CON IÑAKI TERA Y XABIER RODRÍGUEZ · Camí de Cavalls, por la Menorca más remota

POR Iñaki Tera Fernández y Xabier Rodríguez Gisasola

Una manera de conocer Menorca al margen de los viajes turísticos organizados y apreciar su naturaleza y sus espacios más remotos es aventurarse en la ruta de Camí del Cavalls (significa camino de caballos). Este itinerario de 185 kilómetros que recorre la isla perimetralmente, separado según la guía oficial en 20 etapas, era un camino que se utilizaba en origen para su defensa y vigilancia. Posteriormente se recuperó su uso público y hoy en día está incluido como uno de los grandes recorridos europeos con el identificativo de GR123.

IMG-20190726-WA0014

Aunque se oferta la ruta para cicloturistas y senderistas, creemos que no es muy propicia para la primera opción, ya  que el camino en ocasiones presenta perfiles y superficies no aptas para cicloturistas (pedregales, arenales, pendientes abruptas y estrechas…). En cualquier caso, la señalización del camino evita cualquier pérdida ya que han señalado el camino cada 100 metros con postes perfectamente visibles.

Por la experiencia que hemos tenido en nuestro recorrido por la isla balear, aconsejamos llevar calzado adecuado para caminar y escarpines para el baño, ya que algunas calas y playas están compuestas por superficies rocosas. Pertrecharse con agua en abundancia y crema protectora antes de las excursiones es fundamental, así como evitar las horas de máxima exposición solar. Aunque a nosotros se nos hizo prácticamente imposible evitar las altas temperaturas porque en las fechas en las que estuvimos, del 4 al 20 de julio de 2019. Vivimos una ola de calor. Por tal motivo, comenzábamos las etapas a primera hora de la mañana y tras descansar a la sombra de algún árbol o roca, continuábamos la ruta a partir de las seis de la tarde.

Pocos turistas

En cualquier caso, durante las etapas la isla nos regalaba, en forma de oasis, una cala en la que poder descansar y refrescarnos antes de reemprender la ruta. En no pocas ocasiones nuestro descanso era compartido por muy pocos turistas o lugareños e incluso hemos llegado a disfrutar de forma particular de la cala los dos que viajábamos.

Aunque en origen teníamos la intención de buscar dónde descansar sobre la marcha, finalmente conseguimos hospedarnos en diferentes alojamientos en diferentes puntos de la isla, lo que facilitó que pudiéramos recorrer prácticamente todo el territorio. Nos hospedamos el primer día en Cala en Porter y tres días en un hostal de Mahón. Estos dos hospedajes en el extremo oriental de la isla.  Desde esta ubicación realizamos las rutas más cercanas desplazándonos en coche de alquiler desde estos lugares a los del inicio de cada etapa , ya que los servicios de transporte público eran limitados para nuestro plan de viaje.

IMG-20190726-WA0012

Mahón es la capital de la isla, pero no ofrece demasiado interés aunque a lo largo de su puerto deportivo se pueden degustar menús locales a un módico precio.En estas cuatro jornadas  recorrimos el sureste de la isla, cuyas etapas son de dificultad media. Recomendamos de esta zona Cala Mesquida, la playa  des Grao, Playa de’n Tortuga y el atardecer en el faro de Faváritx.

Ciutadella, mayor interés que Mahón

Tras estos cuatro días en el oeste de la isla nos desplazamos a Ciutadella, en el extremo occidental de la isla, a 43 kilómetros de Mahón (longitud de la isla), en un apartamento. Aquí estuvimos 10 días, a unos metros de la Cala Grande, arenal de la ciudad. Sin duda esta localidad ofrece un mayor interés que Mahón gracias a su cuidada arquitectura y su comercio y diseño. Recomendaríamos el local Margaritte por su ambiente acogedor donde descansar y tomar un refrigerio de su variada carta de aperitivos y bebidas.

Desde aquí hicimos varias etapas del norte y del sur de este extremo. Un hecho a tener en cuenta es que en las calas del sur se podía gozar de sombra dada su vegetación, muy distinta a la del norte donde guarecerse del sol era cuestión de llevar una sombrilla. Del norte recomendaríamos la Playa de Cavallería y su faro, la Playa de Binimel La, Cala Pregonda, Cala del Pilar, Cala de Algallarens, Cala Morell y el atardecer en el faro de Punta Nati.

IMG-20190726-WA0011

Del sur Playa de San Saura, Calas de Talaller y especialmente Cala en Turqueta, Macarella, Macaralleta y Cala Mitjana. Éstas últimas son las más turísticas pero a su vez las más bonitas.

Sin tener que desplazarse de Ciutadella recomedaríamos Cala en Forcat y Cala en Brut (donde se pueden realizar saltos desde varias alturas con seguridad), ideal para los niños. Por último, los dos últimos días, nos alojamos en Binibéquer, desde donde vistamos el Faro de la isla del aire, donde concluyó nuestro viaje.

Para quien quiera hacer turismo cultural o de compras recomendamos el mercadillo que se organiza en Els Mercadall, donde pudimos asistir a un concierto en directo, degustar productos de Menorca y comprar bisutería y prendas de un diseño moderno y autóctono.

IMG-20190726-WA0013 IMG-20190726-WA0017 IMG-20190726-WA0020 IMG-20190726-WA0022

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.