Fallece Milagros Minchero, aquella niña que en el bombardeo fascista contra Durango perdió un brazo

K

Iban Gorriti

A pocos días de un nueva conmemoración del sangriento bombardeo fascista contra Durango del 31 de marzo de 1937, ha fallecido una mujer de 91 años que durante aquel ataque sin miramientos perdió un brazo. Y no solo eso: perdió a su tía que trató de hacer con su cuerpo un escudo que salvara la vida de la ahora fallecida Milagros -sus padres le pusieron un nombre apropiado para lo que iba a sufrir- y su hermana Teresa, que aún vive en Las Landas (Francia). La historia de esta feliz familia republicana fue terrorífica por aquel golpe de Estado que derivó en guerra.

Hermanas MIlagros y Teresa - copia

Las hermanas supervivientes del bombardeo contra Durango, Milagros -de negro- y Teresa, residente a día de hoy en Las Landas. PHOTO. Manu Muñoz Minchero

Milagros Minchero Rubio perdió la mano derecha y el antebrazo cuando un avión caza italiano descendió con el objeto de acribillar a la inocente mujer, una niña y una bebé que trataban de escapar del pánico.

Milagros nació en Pasaia (Gipuzkoa) el 20 noviembre de 1928, y su hermana Teresa en Altza -cuando era municipio- el 3 de septiembre de 1935. Vivían refugiadas en días de guerra en Durango. Su padre, Manuel Muñoz El Niño (Villanueva de Tapia, Málaga, 1902) era miliciano del batallón Karl Liebnecht del PCE y luchaba en el frente contra los golpistas y sus cómplices  internacionales. El fallecido de 34 años y su esposa Victorina pertenecían a “una familia muy orgullosa” de la Segunda República que ya en aquel tiempo se había casado únicamente por lo civil en Pasaia.

Los murciélagos y la cucaracha de Musollini

Llegó el 31 de marzo de marzo y el desastroso bombardeo de Durango tras el aviso del general golpista Mola que amenazó y prometió arrasar Bizkaia, si la provincia no se rendía. Por la tarde, regresó la muerte de los murciélagos -como se autocalificaban- bombarderos y la escuadra Cucaracha del dictador Musollini.

La niña Milagros y Teresa se escondían cerca del cementerio de Santikurutz y cuando huían de la mano y arropada la bebé en el seno de su tía Tere Minchero Rubio, la adulta decidió tirarse al suelo y escudar a las menores. Resultó muerta por las balas de uno de los cazas que ametrallaban a quienes huían. Los testigos cuentan aún que planeaban tan bajo que veían “sus caras sonriendo”. “Mi tía estaba hecha trizas. Lo recuerdo todo como si lo estuviera viendo ahora. Fue algo tan duro…”, daba testimonio la propia Milagros.

Teresa Minchero Rubio Manuel Muñoz Moreno y Victorina Minchero Rubio

La protectora y fallecida en el bombardeo Teresa Minchero Rubio junto a la pareja compuesta por el miliciano comunista Manuel Muñoz Moreno y Victorina Minchero Rubio. PHOTO. Manu Muñoz (Mugalari)

“¡Yo ahí renací!”, enfatizaba a Mugalari.info aquella niña que, de pronto, se vio sin mano, “con los tendones colgando”, sin tía, al lado de su hermana de tan solo dos años. “Decidieron cortármelo desde el codo y así he vivido toda mi vida, con ocho hijos que he sacado adelante”, enfatizaba.

Tres semanas después de aquel 31 de marzo, el 23 de abril mataron a su padre en últimos días de resistencia antes los facciosos en Elorrio. Sin conocer este hecho, el Gobierno vasco quiso que Milagros fuera evacuada a la entonces denominada URSS en el histórico barco Habana. “¡Pero no! Me bajaron del barco porque con la herida fresca no podía hacer aquel viaje de días. Me dijeron que el mar no era bueno para mi brazo”, rememoraba.

“Mi tía no fue fusilada, murió a nuestro lado”

La hermana de Milagro, Teresa, no recuerda “nada” -dice- del bombardeo de Durango, pero reconoce el gesto de su tía. “Hay un libro en el que pone que mi tía, a la que llaman Muichero en vez de Minchero, murió en Durango fusilada, pero no es cierto, no fue fusilada murió a nuestro lado. Milagros y yo salimos vivas por el instinto de ella que murió al tirarse al suelo para protegernos con su cuerpo. Se llamaba como yo Teresa”, aporta quien fue evacuada a Bretaña y contrajo matrimonio en París con un hombre “torturado de guerra” que desapareció y de quien nunca supo su verdadera identidad.

FOTO MILAGROS MINCHERO EN BRETAÑA

La foto que volvió a reunir a los Minchero con la familia francesa que les acogió en los años 30. PHOTO: Christine Saouzanet (Mugalari)

Milagros fue exiliada a la Bretaña francesa, donde hace poco tiempo la familia de la fallecida dio vía internet con aquella familia francesa que le acogió en su casa. Gracias a Christine Saouzanet pudieron recuperar el contacto a través del sobrino de Milagros, Manu Muñoz Minchero. La familia aportó una fotografía de la niña exiliada sin brazo.  Christine André -sentada en la fotografía- jugó con ella cuando era niña porque le acogieron a la vasca en su hogar.

Chiristine Souzanet y su madre Christine André

Chiristine Souzanet y su madre Christine André.

Una instantánea de Milagros y su historia forma parte de una exposición itinerante del fotógrafo bilbaino Mauro Saravia que ha visitado los ayuntamientos de Forua y Berango. El mismo profesional incluyó la vida de esta mujer en el homenaje a mujeres represaliadas de la guerra titulada Emeek emana.

Tres potencias totalitaristas contra los dos ‘Durangos’

Las dos hermanas fueron invitadas el año pasado a tomar parte en los actos de conmemoración del bombardeo fascista contra Durango, pero no pudieron asistir. Este año, el Ayuntamiento de Durango ha cancelado los actos por la alarma sanitaria y estudia cómo recordar a las más de 336 víctimas de aquel ataque planificado por la Legión Cóndor y ejecutado por la aviación fascista italiana y con el beneplácito de los generales golpistas Mola, Franco y Vigón. Tres potencias europeas con ideario totalitarista contra un pueblo de 8.000 habitantes a cielo abierto y sin distinguir el bando de las personas que iban a morir, es decir, también mataría a las que luchaban a su lado, al de los sublevados. El genocidio, al ser del más del 5% de la población, se llevó contra los dos ‘Durangos‘: el afin a la Segunda República y el leal a los golpistas de julio de 1936. Las bombas no diferenciaron ideología.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.