PABLO GÓMEZ · “Nuestra situación como feriantes es delicada porque creo que en 2021 aún no habrá barracas”

LOGO MUGALARI blanco

La Asociación de Feriantes Autónomos de Euskadi cuenta con alrededor de 150 familias que viven de ello. Seis de estas son de Durangaldea. Desde marzo -algunas incluso desde antes- no han facturado absolutamente nada. Estos meses de pandemia originada por el coronavirus han contado con ayudas que ya se acaban. De nuevo tienen que volver a pagar los recibos de autónomos a pesar de que no veo luz al fondo del túnel. No hay fiestas, no hay barracas.

antorcha

‘Antorcha festiva’, fotografía de Miguel Oyarzabal Rodríguez (F-STOP Durangoko Argazki Taldea)

De hecho, el portavoz de los feriantes en Durangaldea, el abadiñarra Pablo Gómez, no prevé que haya, por ejemplo, fiestas de Durango ni en 2021. “Nuestra situación es bastante jodida”, reconoce resignado tras haber tenido abiertas sus atracciones por última vez en enero en fiestas de Berriz.

Gómez hace comparaciones. “Se ha demostrado que el teatro es más seguro que los bares, pero… Y si el metro y los autobuses son seguros cuando no los limpia en todo momento nadie, ¿por qué una atracción de feria no puede ser segura limpiándola tras cada uso?”, cuestiona.

“Nuestra facturación es cero”

Por todo ello, Gómez califica de “rocambolesca” la situación que viven o sufren, según el verbo que se quiera utilizar. “Nuestra facturación es cero”, recuerda y además da a conocer que “hemos decidido no pasar la ITV, no renovar los seguros, no pasar la inspección de extintores… Y de esto vivimos muchas personas”, subraya.

Así las cosas, algunos miembros de la asociación de feriantes están tratando de lo que tanto se oye ahora: “Reinventarse“. Algunos están trabajando como transportistas, por ejemplo. “Nuestra situación es delicada porque yo creo que en 2021 aún no habrá barracas”, concluye.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.