La duranguesa de adopción Carmen Ochoa expone fotografías de ‘Mujeres leyendo’ en el Centro de Arte Moderno de Madrid

La duranguesa de adopción Carmen Ochoa Bravo expone hasta el 26 de febrero fotografías en el Centro de Arte Moderno de Madrid, ciudad en la que reside. La muestra lleva por título Mujeres leyendo.

cof

Consultada por este periódico digital con el que Ochoa colabora transmite el origen de la exposición. “Comencé esta serie de imágenes por casualidad, hace años, en París. Paseando por Le Marais, en un pequeño jardín, dos mujeres sentadas cada una en un banco leían apaciblemente un libro con el frescor que una tarde de agosto podía ofrecer. Al cabo de más de una hora pasé de nuevo por el mismo sitio. Allí seguían. Casi en la misma postura. Imagen de sí mismas”.

A partir de ahí, esta mujer que fue profesora de Literatura en el instituto de Durango, comenzó a fijarse en un hecho que se repite. “Cuando llega la primavera surgen como la vida. En las plazas, los parques, los cafés, frente a la montaña, al mar, al lago o al canal. En distintos países. Son mujeres que bajan de sus casas, se sientan cómodamente y leen durante mucho tiempo. Concentradas, solas, absortas, libres de ataduras. Protagonistas de sus vidas. Se convierten en el centro del espacio, en las salvadoras de la palabra y del pensamiento. En el eje alrededor del que gira el mundo”.

Según narra, Carmen busca en sus viajes y  paseos a esas mujeres. A ella también le gusta leer sola, al aire, concentrada, “desapareciendo entre las líneas, aislada pero rodeada de la vida”. Ella las define como compañeras del alma, compañeras.

1 zurriola donosti

Playa Zurriola de Donostia. Carmen Ochoa Bravo

La primera imagen surgió en 2015, de una manera imprevista en la capital parisina. A partir de ese verano labró algunas imágenes más llevada sobre todo por la “concentración y paz que respiraban” esas mujeres que leían en la calle. En el verano de 2017, ordenando las tomas del año, cayó en la cuenta de que ya tenía un número considerable, muchas de ellas “robadas” en sus visitas a Suiza, Nueva York, Turín, Tenerife…

Y, desde entonces, ya es una “obsesión”, califica con esa sonrisa que le caracteriza. Ella misma respondía alguna de las preguntas que le surgían. “¿Por qué tantas mujeres leen en la calle? ¿Por qué no hay casi hombres? No es que aprovechen el tiempo del transporte para leer, no. Eso es muy común, sobre todo, en el metro. Ellas bajan de sus casas a leer. A leer tranquilas, concentradas. Sin que nadie, ni nada cotidiano las distraiga. Tan concentradas que es fácil tomar la imagen desde muchos puntos de vista, escogiendo el ángulo perfecto, la luz perfecta. Ellas siguen absortas. No se dan cuenta. Esa es la razón. La necesidad de la habitación propia. Del espacio personal”, aporta.

En la exposición de la calle Galileo, 52, están aquellos instantes en formato de fotografía en color, “con mucha similitud en la perspectiva, con una luz suave en su mayoría, formando parte del paisaje. Buscarlas es para mí ya imparable. Y el placer que me produce encontrarlas, enorme”.

3 casco viejo donostiI

Casco viejo de Donostia. Carmen Ochoa Bravo

Carmen Ochoa Bravo

Nacida en Almería, Ochoa Bravo es madrileña de adopción. Esta licenciada en Literatura Hispánica suma 30 años enamorada de la fotografía. A partir de 1980 se formó en este arte en diferentes escuelas de Madrid y ha sido es profesora de fotografía en Enseñanza Media y en Ciclos profesionales.

le Marais-Paris

Le Marais, París. Carmen Ochoa Bravo

Asistió a talleres fotográficos en el Círculo de Bellas Artes destacando los realizados con Santiago Momeñe y Jana Leo. Comenzó a publicar fotografías en diferentes revistas y portadas. Fue responsable asimismo de la sección Miradas de la revista Viento Sur durante muchos años. Pertenece en la actualidad a su Consejo Asesor y también al Consejo Asesor de la revista de Estética y Arte Contemporáneo CBN.

Enrédate

Instagram: karmenochoabravo

Facebook: karmenochoakarmenochoa

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.