El pórtico civil de Durango, según el Arte del superviviente del bombardeo ‘Solde’

SOLDE 19

La escultura -aliterantemente- es cultura. Lo fue cada una que forjó el durangués Solde. Enrique Díaz Soldevilla labró entre ellas el pórtico civil de la basílica Santa María de Uribarri, antiguo cementerio y hay quien se atreve, hinchando peso, a decir que es el tapado más grande de Europa. Habrá medido uno por uno… los contenidos en el viejo continente. 

Solde lo vio así, como ahora lo ves tú, días antes del bombardeo fascista que sufrió la villa el último día de marzo y posteriores de abril. “El día del Bombardeo -narra Anisia Serendipia en este medio- mi padre tenía exactamente 1 año y 11 meses y yo creía que para ese día estaba ya evacuado en un caserío. ¡Ah, la memoria! La memoria nos llena de quimeras y, según me cuentan ahora, fue esa mañana cuando salieron andando hacia Mañaria. La insistencia en el toque de alarma que había empezado muy temprano y las octavillas lanzadas días anteriores hicieron que mi abuela y su hermana cogieran al niño y lo sacaran del actual nº34 de la calle Kurutziaga. Varias personas fueron acogidas en un caserío al ver que llegaban con niños y les dejaron pasar allí la noche donde les dieron leche a los pequeños y al resto sopa. (Ahora ya no sé bien cuál fue la odisea. Afortunadamente yo no estaba)”.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.