2015: Un recorrido entre la ficción de Durango y la realidad de Berlín

LOLO

Lolo Carrera

· Corresponsal Mugalari en Berlín · 

Durango 2015: Han llegado a nuestro municipio 725 refugiados de los cuales 498 se quedan tramitando su solicitud de asilo en la villa. A todas estas personas hay que proporcionar alojamiento y manutención ya que la mayoría viene con lo puesto. Según publicó la oficina del registro en la prensa, el 70% arriba sin documentos reconocidos. Es decir, sin pasaporte, con lo que el trámite legal de verificación de datos puede ser muy complicado teniendo en cuenta que la mayoría llega de Siria, Irak y Afganistán.

Las instituciones refuerzan con personal nuevo el registro. Se  habilita una residencia temporal en el edificio público en desuso de correos en el casco viejo y se reserva el polideportivo de Tabira para los que no caben en la residencia. Se contrata el servicio de seguridad de ambos recintos durante las 24 horas, además del servicio de limpieza y catering.

En los plenos de ambos ayuntamientos se empieza a discutir y consensuar la manera de ubicar a los que se les conceda el estatus de refugiado y finalmente se queden en nuestro municipio. La partida presupuestaria dedicada a esta emergencia humana para el 2015 es de 2 millones de euros a pagar entre ayuntamiento, comunidad autónoma y estado.

Estos solicitantes, los 498 que ya están, más las 15 personas de media que actualmente siguen llegando semanalmente, según la ley de asilo existente, recibirán desde que inician la solicitud durante los próximos 3 meses 143 euros mensuales para los que vienen solos/as, más 129 euros la pareja si vienen en pareja y 84 euros mensuales por hijo menor.

· Derecho a la asistencia sanitaria · También tienen derecho legal a asistencia sanitaria y jurídica y a la escolarización de los 78 niños que han llegado. Para ello se montan 6 cursos especiales repartidos por diferentes escuelas de Durango-Iurreta llamados “Clases de bienvenida” con 12-13 niños por curso. En algunos colegios donde hay aulas de bienvenida, algunos padres y madres organizan recogidas de material escolar para los nuevos compañeros de sus hijos e hijas.

Surge un colectivo de voluntarios y crea una página web donde el que quiera colaborar se puede apuntar semanalmente para hacer algún turno repartiendo la comida, clasificando ropa, repartiendo productos de higiene, poniéndose a disposición con su coche para recoger y transportar cosas donadas, dando clases de euskera o castellano u organizando alguna actividad infantil de juego con los niños de los refugiados. Algunas semanas están completos los turnos y no hacen falta más voluntarios.

A la vez, aparece un nuevo partido de corte xenófobo que según las encuestas contaría con un 10% de votantes (lo que en Durango serían 2 concejales y en Iurreta 1). El edificio de correos donde están alojados los refugiados sufre un ataque con rotura de ventanas y hay una  manifestación en contra de la recepción de refugiados. No puede realizar el recorrido previsto porque varios cientos de vecinos la bloquean en solidaridad con los refugiados.

· No tan ficticio en partes de Europa · Este cuadro del Durango del 2015 es un cuadro ficticio, sí, pero no tan ficticio en otras partes de Europa. Eso mismo es lo que está ocurriendo en Berlín. Para pintar este cuadro  del Durango-Iurreta del 2015 se han adaptado porcentualmente datos reales que se dan en la capital Alemana a la población que sale de la suma de Durango y de Iurreta, y en las condiciones de recepción que hay para los solicitantes de asilo político en Alemania, siendo también consciente de todo lo que hay que relativizar y de que las matemáticas no son tan fáciles.

El tema de los refugiados pasa desapercibido en Durango y en Euskal Herria si lo comparamos con lo que se está viviendo en otras partes de Europa. Dejando las ficciones y pasando a la realidad, durante el 2015 se registraron sólo en Berlín 79.034 refugiados. Eso es una media de 216 personas por día. Una parte se reubicó por otras ciudades y 54.325 se quedaron alojados en 7 instalaciones llamadas de primera acogida, 47 residencias y 95 hospedajes de emergencia en su mayoría gimnasios, destacando los hangares de un antiguo aeropuerto, a espera de que les concedan o denieguen el estatus de refugiado. Esto significa que solamente en Berlín durante el 2015, solicitó asilo 6 veces más gente que en todo el estado español donde se tramitaron alrededor de 13.000 solicitudes.

Esto ha desatado una ola de solidaridad. Hay diferentes colectivos de voluntarios organizados en todos los distritos entre los que hay no solo alemanes, sino gente de diversas procedencias. También hay refugiados que trabajan como voluntarios y facilitan mucho la comunicación. Algunos colectivos han pedido públicamente que no se lleve más ropa porque están desbordados.  Muchos cuelgan habitualmente el cartel de completo en la página web donde te puedes apuntar como voluntario para las tareas que van desde reparto y clasificación de ropa, clases de alemán, reparto de comida y bebidas hasta poner a disposición vehículos privados para transporte de cosas u organizar actividades infantiles.

· Auge de partidos xenófobos · Desgraciadamente también está la otra cara. Durante el 2015, solo en la ciudad de Berlín se registraron 57 ataques a residencias de refugiados y hubo numerosas manifestaciones de corte xenófobo normalmente respondidas con contra-manifestaciones mucho más multitudinarias. Para las siguientes elecciones la muy derechista AfD (Alternativa para Alemania) tiene una expectativa de voto en Berlín según las encuestas del 10%, que es muy bajo si lo comparamos con el auge de partidos xenófobos en los estados vecinos, pero sin duda es peligroso ya que hacen de su política contra el refugiado político y el blindaje de las fronteras su principal bandera.

El Estado español es uno de los más restrictivos de Europa y donde resulta más difícil  y penoso solicitar asilo político. De hecho en el 2013 en el ránking de peticiones, ocupaba el puesto 26 de los 27 miembros de la EU. Por el contrario Alemania y Suecia son los estados europeos más abiertos a la recepción de refugiados políticos y los que mejores condiciones ofrecen.

Por todo esto, en un contexto tan complicado y difícil como el que se vive en Berlín, cada iniciativa de apoyo de la sociedad civil,  cada muestra de solidaridad, cada respuesta a las agresiones que sufren los refugiados cobra un valor muy especial no solo humano sino también político.

El próximo 12 de marzo, alimentados y crecidos por esta situación, hay convocada por la ultraderecha en Berlín otra de sus habituales manifestaciones bajo el lema “Wir für Berlin, wir für Deutschland” (Nosotros por Berlín, nosotros por Alemania) que se prevé tensa debido a la más que segura y habitual afluencia masiva de contra-manifestantes y debido también a que esta vez, está convocada en el centro de la ciudad.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.