652

Oscar Gomez

Óscar Gómez Mera

652 fueron las personas que durante el año 2018 perdieron la vida en accidente de trabajo en España. 506 durante la jornada laboral y 146 en accidentes in itínere, mientras iban o regresaban de su puesto de trabajo. Un 5,5% más que en 2017, donde la cifra ascendió a 618 personas. De esas 652 trabajadoras, 259 desarrollaban su actividad laboral en el sector servicios. Durante los últimos cuatro años, de 2015 a 2018, la cifra de trabajadoras muertas por accidente de trabajo se eleva a 2.485. Casi el triple que las víctimas causadas por ETA durante 60 años de existencia.

Durante el año 2018 se registraron, además, 602.316 accidentes laborales con baja, de los cuales 520.037 tuvieron lugar en el puesto de trabajo, siendo el resto (82.279) in itínere. Se produjeron también 730.686 accidentes laborales sin baja. En total, más de 1.300.000 trabajadoras temieron por su vida y su integridad física durante el año 2018 en el Reino de España.

¿Conoce alguna de ustedes el nombre de alguna de esas 652 víctimas mortales? Si lo conoce será porque dicho fallecimiento se produjo en su barrio, pueblo o ciudad. O porque la trabajadora fallecida era conocida, vecina, familiar o persona cercana. En caso contrario dudo mucho que cualquiera de nosotras recuerde el nombre de una sola de esas 652 víctimas mortales causadas por el sistema capitalista. Apenas salen en los telediarios, nadie se concentra a las puertas de los Ayuntamientos para rendirles homenajes, ninguna calle o plaza lleva el nombre de alguna de ellas, ningún familiar suyo preside un fundación de víctimas del terrorismo laboral ni ha ocupado escaño alguno en el Congreso de los Diputados, ningún político ha hecho carrera a su costa, nadie ha escrito un libro sobre ellas.

652 personas muertas en 2018 en accidente laboral. 2.485 en los últimos cuatro años. Más de 1.300.000 personas durante 2018 que pudieron correr la misma suerte. Y no recordamos el nombre de ninguna de ellas. Hay víctimas de primera y víctimas de segunda. Existe una guerra de clases. Y los que impiden que los nombres de esas 652 personas se graben en nuestra memoria, y que han conseguido normalizar el hecho de que todos los años a más de 600 personas se les arrebate la vida mientras las cuentas de resultados de las empresas siguen aumentando, saben que están ganando, y por goleada, esa guerra de clases.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.