El amor romántico NO mata

Gontzal Uriarte

Gontzal Uriarte

Ya sé que en un principio pocas de las personas que habéis participado en el movimiento feminista vais a estar, a priori, a favor del título de este artículo, os animo a terminarlo de leer. Mucha gente, sin embargo, no habrá escuchado nunca nada al respecto. Es por ello que inicialmente me dedicaré a explicar por qué se piensa que “El amor romántico mata”, después argumentaré cómo esta afirmación es rebatida por feministas como Lidia Puigvert y finalizaré explicando una propuesta de prevención.

¿Por qué se argumenta que el amor romántico mata?

Un simple googleo de la frase “El amor romántico mata” nos dará un resultado suficientemente grande de entradas como para apreciar que esta frase es muy aceptada y trabajada por la mayoría feminista del estado español. El motivo principal de criticar el amor romántico, es una crítica a la idealización del amor como algo eterno (“para toda la vida”) y exclusivo (“Soy solo para tí”) . De este modo, según antropólogas feministas, como Mari Luz Esteban, el amor romántico y el amor en general se convierte en una especie de jaula de la que las mujeres tienen dificultades para salir, puesto que en situaciones de maltrato esta idea de amor romántico las coloca en un papel sumiso con un contrato perverso de eternidad y exclusividad. Resumiendo: el amor romántico sería el culpable de la imposibilidad de abandonar una pareja maltratadora.

He compartido este pensamiento durante muchos años, tiene sentido y parece estar bien construido. De hecho, esta tesis sostiene la prevención de violencia de género (VdG, a partir de ahora) de escuelas, institutos y talleres para mujeres de todo Euskal Herria (incluido Durango).

¿Qué argumentos podrían sostener que la VdG no tiene nada que ver con el amor romántico?

A partír de ahora expondré por qué este tipo de prevención carece de respaldo científico más allá de los Pirineos, basándome en lo que se argumenta en las revistas científicas de más alto nivel internacional como puede ser “Women Against Violence” u organizaciones como la ONU.

1.- La sección contra la violencia de género de la ONU no menta en ningún momento esta crítica al amor romántico. Loveisrespect.org, que es la página web que facilitan para la prevención de la violencia de género, no habla del amor romántico. Según esta página web el amor es incompatible con la violencia, es decir, “si te pega no te ama” o “maltrato no es amor”. Por lo tanto, el romanticismo deja de existir cuando empieza el maltrato. Destaco, que en toda la página web no aparece ninguna mención a los supuestos perjudiciales mitos del amor romántico.

2.- No existe ninguna revista científica internacional feminista de alto rango que mantenga esta afirmación. Si buscáis en las editoriales que agrupan las revistas científicas más importantes (SAGE, Elsevier y Tailor&Francis), no hacen ninguna referencia a ello. Sin embargo, sí lo encontraréis en revistas científicas de bajo impacto de habla castellana, webs y libros. Estas fuentes tienen un valor científico pobre. Por ejemplo, SAFE DATES es una prestigiosa intervención de prevención de origen estadounidense, basada en evidencias científicas que para nada relaciona el amor romántico con la VdG.

3.- Según los organismos internacionales la VdG se da en estos cuatro casos: relaciones estables de (1) pareja y (2) expareja y relaciones esporádicas con (3) conocidos y (4) desconocidos. La última encuesta a nivel europeo, descubre tanta VdG contra las mujeres en relaciones estables como en las esporádicas. Aquí aparecen las primeras diferencias de enfoque entre lo que entendemos aquí por VdG y lo que internacionalmente está aceptado. Según la ley española, la VdG es perpetrada solamente por la pareja o expareja. Es decir una violación de un desconocido o un maltrato en base a tu género perpetrado por alguien que has conocido esa noche no es contemplado como VdG. Y esto es así porque la ley española está inspirada en la tesis de que la VdG ocurre solamente bajo el paraguas del amor romántico. A nivel internacional no hay duda que una violación en una cita es VdG y por supuesto nadie se atrevería a argumentar que esta violación es culpa del amor romántico. La manada no fue romántica en ningún momento. ¡Por supuesto!

Por lo tanto decir a las niñas que el amor romántico es el causante de su maltrato, puede hacerlas pensar que fuera de él no habrá VdG, y esto es rotundamente falso. Un rollo sexual sin rasgos románticos de una noche te expone a una agresión de igual modo que una relación de pareja duradera.

4.- La VdG es anterior a la aparición del ideal romántico. Los matrimonios de conveniencia o forzados han preexistido al amor romántico. Fue precisamente el amor romántico que compartieron el Romeo y Julieta de Shakespeare, el que liberó a los enamorados frente a sus familias para elegir libremente su pareja. El amor romántico es un constructo social que supuso una conquista de libertades afectivo-sexuales. Hoy día esta revolución romántica se sigue dando en países como la India, donde los familiares pretenden casar a unas niñas que cada vez se resisten más gracias a su deseo de casarse con quien ellas verdaderamente aman.

¿Qué prevención propone Lidia Puigvert?

Como ya he comentado antes lo primero que hay que dejar claro es que la idea de amor de los y las adolescentes debe de estar construida sin ningún rasgo de violencia. Los celos, el control de móviles, los abusos, insultos y los golpes no son amor. No pueden serlo. Amor es respeto. Evidentemente, si alguien piensa que si su pareja se comporta celosamente o agresivamente con ella es por que la ama, tiene muchas posibilidades de ser víctima. Con el sentimiento de amistad lo tenemos muy claro, “un amigo nunca te pega”, de lo contrario sentenciaríamos que no es un amigo. Tenemos claro que la amistad es incompatible con la violencia, es necesario pues, llegar a la misma conclusión respecto al amor.

La intervención preventiva pasa por reconocer cuáles son los comportamientos tóxicos. Empero, esto no es suficiente.

¿Quién te atrae? ¿Qué tipo de hombre deseas? Quien haya participado en la patrulla morea de Durango habrá podido sentir la impotencia de ver a adolescentes atraídas por chicos que claramente las estaban maltratando. Por mucho que expliquemos a esas adolescentes que estas relaciones no les convienen, desoyen nuestros consejos y continúan deseando a este tipo de chicos. El clásico sermón ético de adulto no sirve, es necesario incidir en el deseo. La investigación internacional tiene numerosas publicaciones entorno a esta preocupación, ¿Por qué las mujeres se sienten fatalmente atraídas por los canallas, maltratadores y machirulos? o ¿cuáles son los mecanismos que provocan este fatal deseo?

Cualquier prevención efectiva pasa por eliminar el deseo hacia personas que maltratan. Esto se consigue (1) cuando logramos que sean los adolescentes mismos, en sus propias interacciones, los que desprestigien la violencia y a los que la usan; (2) cuando los adultos intentamos que el foco de la atención y deseo se ponga en personas valientes que tratan bien y en consecuencia cuando los matones dejan de ser líderes/populares entre los y las jóvenes, obteniendo este liderazgo personas que promueven relaciones positivas. No nos tendría que sorprender que los lideres negativos que ejercen bullying en primaria son los mismos que en secundaria cometen sus primeras agresiones sexuales.

En relación con el amor romántico, cae por su propio peso que no es lo mismo enamorarse románticamente del bully machista de tu clase que enamorarse de un chico o chica igualitario/a que trata bien. En este sentido, los tan denostados cuentos clásicos, a pesar de ser evidentemente sexistas, muestran siempre como deseables personas que no son violentas (salvo ciertas dudas discutibles que nos pueden surgir con “la bella y la bestia”). Aunque parezca paradójico, los cuentos de hadas, siendo transmisores de roles de género tradicionales, suponen un efectivo freno contra la VdG. El feminismo no ha dudado en desprestigiar repetidamente al príncipe azul que jamas ha pegado a una chica, pero desgraciadamente poco o nada se habla de tipejos como Maluma en páginas web de prevención de violencia como BeldurBarik del Gobierno Vasco.

3.- Si bien consiguiendo que las adolescentes dejen de desear a chicos violentos se lograría gran parte de la batalla, todavía faltan esas agresiones sexuales fortuitas e inesperadas. En estos casos, la autodefensa feminista y la activación de defensores entre los chicos y chicas que son testigos de la agresión, es fundamental. Este clima de protección mutua se logra premiando con prestigio social a aquellos y aquellas valientes que defienden.

4.- Evitar la lucha de sexos. Necesitamos a chicos igualitarios aliados contra aquellos machirulos que ejercen la violencia contra las mujeres. Decir que “todos los hombres son iguales” es poner en contra nuestra a aquellos que precisamente necesitamos en nuestro bando para una defensa más efectiva. A sabiendas, que frecuentemente aquellos chicos que violentan mujeres, son los mismos matones que dominan y maltratan también a otros hombres.

Afortunadamente el área de innovación de Educación del Gobierno Vasco (Berritzegune), ya recoge en sus guías contra la VdG este tipo de prevención, abandonando así la idea de que el amor romántico mata. Para aquellos maestros, maestras, padres y madres preocupados por el bullying y la violencia de género existen dinámicas concretas aplicables al aula como “El Club de Los Valientes” de las que os hablaré en detalle en otro artículo.

 

Referencias principales:

1) Romantic Love and Gender Violence: Clarifying Misunderstandings Through Communicative Organization of the Research.

http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1077800414537206

2) IDEALOVE&NAM:

https://www.researchgate.net/publication/304368662_IDEALOVENAM_Socializacion_Preventiva_de_la_Violencia_de_Genero

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
.