Cruce de caminos

 

Borja Aurtenetxe

Borja Aurtenetxe

· El zornotzarra Borja Aurtenetxe es periodista

De un cruce de caminos, una patata pasó a ser una seña de identidad de Amorebieta. En los últimos meses su arteria principal, la calle San Miguel, está siendo reformada. Con multitud de atascos y serias molestias de ruidos, los vecinos están aguantando estoicamente el desarrollo de las obras. En otro municipio, esto sería un reguero de quejas y protestas. En cambio, los zornotzarras nos hemos habituado a las molestias, porque nos ronda una idea en la cabeza, la reforma mejorará nuestra calidad de vida y embellecerá nuestro pueblo. Y a los ejemplos nos remitimos.

Uno del mayores cruces de caminos de Bizkaia se reconvirtió en una zona con amplias aceras, peatonalizando la transitada hasta entonces calle Sabino Arana. Un parque Zelaieta que se transformó al completo convirtiéndose en el centro neurálgico de la localidad. La plaza del Ayuntamiento, así como multitud de actuaciones menores ha hecho reconvertir a un pueblo feo, ruidoso y poco atractivo en una localidad amable para el peatón. Hay que reconocer, que Bego Azarloza y su equipo que sólo gobernaron durante cuatro años, tuvieron una impresionante visión de futuro que también fue bien secundada por David Latxaga en los posteriores mandatos. Ahora somos la envidia de municipios colindantes por un trabajo bien realizado.

En esta ocasión, la reforma de la calle San Miguel, ampliará las aceras, reducirá aparcamientos y esperemos que mejore la zona de los arcos. La calle realmente quedará bonita, no lo dudo. Pero habrá una cosa que no habremos quitado: el tráfico.

En mi sincera y humilde opinión en este caso los actuales mandatarios municipales con Andoni Agirrebeitia a la cabeza, tenían que haber arriesgado un poco y haber peatonalizado la calle San Miguel. Hay que decir, que es una propuesta que ya se barajó en el mandato de Bego Azarloza.

Eso sí hablando de quitar el tráfico, no estaría mal peatonalizar la calle Gudari a la altura del parque Zelaieta, por lo menos, durante los fines de semana. Un lugar muy transitado por los niños zornotzarras y que aumentaría la seguridad en el parque Zelaieta.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
.