Deseos contra realidades

RAFA HIDALGO
Rafael Hidalgo

Estuve días atrás en la sala de vacunas de Landako y si algo me llamó la atención fue la falta de tensión, de ritmo, de urgencia, que se respiraba en lo que se refiere al ritmo de imposición de vacunas, lo que cuadra perfectamente con los números que expongo a continuación.

En los tres meses que llevamos con la campaña de vacunación, se ha efectuado la vacunación completa del 3,80% de los habitantes del País Vasco o lo que es lo mismo una velocidad crucero de un 1,27% mensual. Recordemos la “previsión / deseo” de nuestras autoridades político/sanitarias – no apeada hasta la fecha- de tener vacunada el 70 % de nuestra población para el verano, no precisando si para el principio o final del mismo. Si suponemos que su deseo era alcanzar ese sueño para el principio del mismo se precisaría para conseguirlo un ritmo de vacunación del 22% mensual contra el 1,27% conseguido hasta la fecha, antes indicado. Ese ritmo del 22% bajaría a la mitad, al 11% mensual si los deseos se cumplieran para el final de la estación veraniega, para el 20 de septiembre.

¿Alguien en su sano juicio puede mantener esa, vamos a llamar caritativamente “previsión”? Ítem más. Con esta política de “pasito p’alante, pasito p’atráś“, tipo yenka, al ritmo que llevamos emplearemos 55 meses, o sea,  ¡4 años y medio! en alcanzar ese sueño que supone tener el 70% de la población inmunizada.

Cada vez se asienta más la idea de que la recuperación económica (sueño prioritario de nuestras autoridades políticas sobre todo en los primeros compases de la pandemia) va de la mano del % de la población vacunada, pero aquí se está echando en falta esa visión y esa determinación para llevar a efecto esa política, por lo que mucho me temo que este va a ser como el cuento de la Buena Pipa, en cuento, ya saben, de nunca acabar.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.