‘Desvíos’

mardones

Así como en la memoria, los recuerdos más fuertes los describimos como aquellos que están “grabados “o “impresos”, este funcionamiento, tiene su correspondencia con mi práctica en el estudio. Es ahí, donde surgen durante el proceso de trabajo, recuerdos de obras y de artistas como los del Land Art, –por las referencias al surco y a la zanja de la tierra–, o del Body Art, –por la cicatriz y el tatuaje en el cuerpo–.

Desde mi práctica artística con el grabado y la pintura, he desarrollado una serie de trabajos en paralelo sobre la imagen fotográfica, para traducirla por transferencia y grabado sobre diversos soportes fotoimpresos en metal, madera y papel. El fin ha sido profundizar en sus posibles “desvíos”, como una manera de cuestionar lo visible.

Investigando en este campo, lo he implementado poniendo en marcha técnicas de grabado e impresión peculiares a partir de procesos abrasivos y de transferencia en frío. Estos procesos, me han servido para desarrollar la propuesta artística que muestro en esta exposición del Museo de Arte e Historia de Durango.

En la práctica de las artes visuales, el oficio junto con las técnicas aplicadas es sólo el principio que nos acompaña hasta las puertas del misterio que está presente en una obra artística. Pero ese misterio, tenemos que recorrerlo en la soledad del estudio y, siempre, por primera vez.

Lo que me ha interesado explorar para esta muestra es la operativa de transformación que se produce desde la gráfica. El momento en que esta se expande en simbiosis con la fotografía, para mostrar las potencialidades expresivas de los contenidos plásticos, producidos por el “desvío” que toman estas obras para proyectar emociones y pensamientos. Y, en esta hipótesis, la función de la mirada es, comprender el impacto de esa operativa, convirtiendo: materiales, soportes, colores y brillos en “pantallas”,  donde imaginar respuestas de cómo la huella de lo fotográfico ha adquirido otro registro más activo. Se forja así, y se refina una imagen peculiar, o está en proceso de adquirir ese conocimiento, sintiéndola entonces, con mayor intensidad.

En la producción de estas obras hay conexiones entre sí, y alguna de ellas es progreso de la anterior y anticipación de la siguiente, en la idea de interpretar lo fotográfico con una perspectiva creativa. De esta manera, las piezas fotoimpresas conformadas como relieves (soportes-matriz) y las estampas fotograbadas sobre papel, comparten conceptual y formalmente una suerte de escritura, con un signo propio.

Por otra parte, estas obras están planteadas de modo abierto y cambiante. Tienen la intención de poder sobrepasar los límites físicos y simbólicos establecidos, pues se perciben como una transformación de lo aparente, sobre todo en los soportes metálicos, provocada por los reflejos producidos por la iluminación de la sala que incide sobre éstas y el efecto del brillo que la superficie del metal refleja.

De este modo, el espectador en su desplazamiento ante la obra, la integra con su mirada y se hace partícipe de ella. En los reflejos puede redescubrir sus múltiples variaciones formales, encontrando una nueva visibilidad, que se expande en ese tiempo y en ese espacio. Lo imprescindible es, el encuentro con un sentido emocional a través de una obra hecha a mano, donde se conjuga materia, técnica y sensibilidad.

Durangoko Arte eta Historia Museoak Bilboko Fernando Mardones artistaren erakusketa aurkeztu du

 

Ilusión contenida

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.