El cólico del lactante, pesadilla de madres y padres

Unai Carbayeda

Unai Carbayeda

Podríamos definir el cólico del lactante como un ataque doloroso localizado en los intestinos y caracterizado por violentos retortijones, ansiedad, sudores y vómitos que ha sido una terrible pesadilla para muchos padres y madres, pediatras y gastroenterólogos infantiles, por su difícil manejo y por generar mucha angustia. Entendemos el cólico como el mecanismo de defensa en el que se contrae bruscamente la musculatura lisa intestinal de aquellas zonas adyacentes en las que el peristaltismo falla, obstrucción,…

Este suele aparecer en el período que transcurre desde los quince días de vida hasta los tres meses, aproximadamente, aunque también se llegan  a ver casos a partir del cuarto día de vida y algunos bebés con más de un año.

El cólico del lactante no es ninguna enfermedad. Los medicamentos son solo para niños enfermos.

Diagnóstico cólico del lactante

Todos los bebés lloran, es su manera de comunicaros que tienen hambre, frío, o calor, o simplemente que algo les incomoda… pero a veces lloran sin motivo aparente, durante un largo periodo de tiempo, una hora o incluso más. Además presentan espasmos repentinos, flexionando sus pequeñas piernas hacia el pecho y con un llanto fuerte, que refleja dolor, frecuentemente en horas de la tarde o al anochecer.

Los especialistas hablan entonces de cólico del lactante

La definición  más extendida  de los cólicos del lactante  los describe  como episodios de llanto  intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana durante al menos tres semanas en un bebé sano y bien alimentado.

¿El llanto no es señal de cólico?

Yo siempre les digo a los padres y madres que en la sociedad en la que estamos no toleramos el llanto del niño, nos pone muy nerviosos. Hay un estudio que dice que un niño de forma natural llora dos horas diarias durante las dos primeras semanas de vida, tres horas diarias durante las siguientes seis semanas. Y luego se va reduciendo. Es lo normal. No estamos acostumbrados, pero al fin y al cabo el llanto es la forma de comunicación del niño: «Tengo hambre, lloro; quiero mimos, lloro; estoy cansado, lloro…».

 

Causas cólico del lactante

  • Obstrucción intestinal: heces, gases, inmadurez
  • Alteraciones en el canal del parto.
  • Sufrimiento fetal.
  • Perdidas de movilidad en fascias viscerales: bacterias, acodamiento.
  • Factores psicológicos y sociales: Conducta inadecuada de los padres, falta de contacto físico, ausencia de la madre, la soledad.
  • Comienzo de tratamiento con pre o probióticos.

Tratamiento de ‘El cólico del lactante’

 

El método Rubio ha ido evolucionando a lo largo de más de 15 años de trabajo en consulta sobre un numero aproximadamente de más de 11.000 bebés, basándose en la experiencia y la observación del trabajo hasta este momento, obteniendo un resultado de mejoría o desaparición del síntoma superior al 90%.

 

Beneficios

Este trabajo está encaminado a mejorar todas las funciones relacionadas con la alimentación, asimilación y eliminación de residuos en el bebé, consiguiendo, además, un aumento en su bienestar general al mejorar el tiempo de sueño y el descanso.

 

En resumen, este trabajo armoniza, relaja y elastifica el intestino así como su sistema fascial, es decir, el contenido y el continente.

 

Al desaparecer la tensión el tránsito mejora y desaparecen las retenciones y con ellas las molestias que ocasionan.

 

Número de sesiones

El método Rubio del cólico del lactante se realiza, como norma general en dos sesiones: una primera elastificando la zona más externa y la segunda de 3 a 7 días después, sobre la zona profunda. Tienen una duración aproximadamente de entre 30 y 45 minutos cada una, debiendo realizarse siempre con el bebé relajado.

 

 

 

 

*Unai Carbayeda (Durango, 1977) es quiromasajista y hace osteopatía.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.