Epidemiólogos de Pinondo Etxea

Samuel Manzanares
Samuel Manzanares

· Técnico de redes

Estoy algo decepcionado porque parece que no hemos aprendido nada viendo Control de Aduanas de Dmax. Los australianos parece que tienen éxito a la hora de contener los contagios. Pienso a veces que habría sido fácil copiarles, solo habría que hacerlo doce horas después, para hacerlo a la vez. Once horas antes y seríamos referencia en todo el universo pandémico global. No soy un poeta si afirmo que están en las antípodas.

Eso sí, aquí y en todos los sitios, hoy y cualquier lunes, que un juez pida perdón es noticia. Y hoy el magistrado Luis Garrido se ha disculpado por decir que los epidemiólogos solo son médicos de cabecera con un cursillito. Por si alguien no lo supiera, la noticia de la pasada semana era que un juez hacía puré con su martillito de madera el decreto del Gobierno vasco que obligaba cerrar garitos, tascas y restaurantes en municipios cuya incidencia fuese mayor a 500 casos de coronavirus por 100.000 habitantes.

En lo que tarda en pestañear la justicia, Garrido se ha convertido en héroe para el porcentaje de hosteleros que siguen pudiendo serlo porque no han quebrado y para los chiquiteros que siguen pudiendo serlo. ¿Son concluyentes las pruebas para afirmar que los bares no son focos de trasmisión? ¿Hace falta hacer un cursillo en Pinondo Etxea para saber que cuando nos tomamos tres birras, a la mierda mascarillas, colega, dame un abrazo que son las 8 y me voy a cenar donde mi vieja? Conozco a gente que habiendo su pareja dado positivo en una PCR se ha ido a hacer deporte en grupo. Esto me acojona y me cabrea, porque personalmente creo que las terrazas son seguras y sé que hay propietarios que cuidan la higiene hasta nivel enfermizo. Pero, claro, yo hace tiempo que perdí la fe en Dios y en el hombre, algo que discutiré, no cabe duda, con el cura de la parroquia de Santa María.

Y a su señoría la respeto por tres razones. La primera es que sabe pedir perdón. Lo cual es una virtud y esto hay que decirlo. Por si pareciera poco, le respeto dos veces más porque es valiente por partida doble: No sé si los bares son focos de transmisión, pero es evidente que esos mofletes sienten atracción por las grasas trans, que no son más que bollos en una bolsita, y la obesidad es un factor de riesgo y reconozco que es muy valiente porque (3) ahora la responsabilidad ya no es del gobierno, ni de los hosteleros, sino un poquito de él como intérprete de la ley. De todas formas, viendo como lo están haciendo en Sabin Etxea puede que tengamos que aprender más de Atresmedia y quitar a alguno unos días de su puesto y traer a Nuria Roca.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.