El final de un sueño con la ‘Cultu’

arana

Joseba Iñaki Arana

 

El pasado día 6 de setiembre partíamos con toda la ilusión del mundo rumbo a Elche para disputar la segunda ronda de la Copa del Rey. Además, lo hacíamos por primera vez en la casi centenaria historia del club en avión, buscando comodidad, rapidez en la ida y que permitiera a los jugadores perder el mínimo tiempo posible de sus deberes laborales.

Para ello partimos del aeropuerto de Bilbao en Loiu a las 15.00 horas en un vuelo fletado por la compañía Vueling, llegando a Valencia a las 15:58 horas y dirigiéndonos desde allí hasta Elche en autobús con Autocares Mallabia para llegar al campo Martínez Valero a las 18:53 horas.

Una llegada cargada de emoción en todo el seno de la expedición que fuimos hasta la ciudad alicantina. No en vano, era una experiencia jamás vivida con anterioridad por el club. Nunca habíamos disputado dos eliminatorias de la Copa del Rey.

Tal y como sucedió desde el mismo momento que apeamos a la Gimnástica Torrelavega en la primera eliminatoria, y sobre todo a raíz de un tweet que ponía “ni yendo todo el pueblo lo llenamos”, en referencia a la capacidad del estadio Martínez Valero con más de 33.000 localidades. Las relaciones entre los aficionados del Elche y nuestro club se fueran estrechando. Fueron innumerables los mensajes de apoyo y de cariñosa bienvenida que nos fueron llegando en los días previos, durante el día del partido y posteriores.

Unos mensajes que nos dejan un gran sabor de boca, no solo por la imagen reflejada en el propio campo de fútbol durante los 123 minutos de eliminatoria, sino que también por la imagen que quedó del club, del propio pueblo de Durango a través sobre todo, de nuestros jugadores entre la afición y población de la ciudad de Elche.

Había que ver las caras de los jugadores al pisar por primera vez el césped del Martínez Valero. Caras de entusiasmo, de felicidad, de admiración, pero sobre todo eran caras de ilusión en las típicas fotos que todos nos hicimos. Caras de ilusión por hacer algo grande, algo sonado, algo que quedaría para la historia de nuestro club casi centenario, algo en lo que quedarían marcados los nombres de todos los integrantes de la plantilla con letras de oro en nuestra casi centenaria historia.

Qué decir del interior del estadio. Vestuarios, salas contiguas a los mismos, sala de prensa etc. Enseguida se apreciaba que estábamos en un estadio de Primera. En un estadio que se han disputado partidos de selecciones, partidos del mundial del 82. A modo de anécdota, decir que la sala contigua a nuestro vestuario habilitada para uso del cuerpo técnico era más grande que nuestros propios vestuarios de Tabira.

Y por fin llegó la hora. Por fin llego la hora de dar comienzo a nuestro sueño, a nuestra ilusión, a vivir nuestro momento, a pasar la eliminatoria. Y lo hicimos ante 7.115 personas según cifras facilitadas por el Elche entre las que se encontraban durangueses que habían acudido desde el propio Durango, durangueses que veraneaban en localidades cercanas, durangueses residentes en la provincia de Alicante, e incluso algún ex jugador que emigró a tierras alicantinas por el futbol y que como suele pasar acabó echando raíces en tierras alicantinas, pero eso sí, acudió al estadio con la camiseta de su Cultural. Desde aquí gracias a todas esas personas que nos animaron antes, durante y tras la eliminatoria.

Y con el pitido inicial la Cultu enseguida dejo ver que iba a por la eliminatoria, que no iba de convidado de piedra a verlas venir. Ya en el minuto 3, Adrián Abasolo con un remate de cabeza obligó al cancerbero local a realizar una magnifica intervención enviando el balón a corner. Era el primer aviso. No sería el único. En el minuto 18 dimos el segundo para esta vez sí, poner el 0-1 en el marcador.

Dispusimos de una tercera ocasión en el minuto 22 también de las botas de Adrián Abasolo para haber puesto el 0-2, pero su vaselina se le fue alta por poco. Ya para entonces el míster alicantino había mandado calentar a dos jugadores. Es curiosa esta situación. El míster se pasa toda la semana hablando de confianza en la plantilla, de rotaciones, de dar minutos a los que menos intervienen en liga y en el minuto 28 introduce dos cambios. Dos cambios a ser sincero, que si no los realiza es más que probable que la eliminatoria hubiera sido nuestra.

Creo que fuimos muy superiores en casi toda la primera mitad al Elche y es con lo que nos tenemos que quedar. Que un conjunto como el alicantino tenga que variar su planteamiento por nuestro juego, actitud, osadía en momentos, es para estar más que satisfechos.

Podríamos hacer una crónica del resto del partido pero creo que sería excesivo. Solo comentar que en la segunda parte seguimos plantando cara aunque con menos peligro por nuestra parte, a excepción de un disparo en el 88 de Julen Uribesalgo que ya cantábamos gol y que milagrosamente despejó a córner el cancerbero local con una magnifica parada.

En la prórroga, pese a ponernos 3-1 en el marcador, no perdimos la ilusión y seguimos intentándolo hasta el final, consiguiendo el 3-2 en el minuto 105 de falta magistralmente botada por Josu Egaña y a punto estuvimos de empatar la eliminatoria en el 123’ con un disparo también de Julen Uribesalgo que salió a escasos centímetros del poste.

En fin, que así terminó nuestro sueño, nuestra ilusión, nuestro momento. Terminó con todos los asistentes puestos en pie coreando el nombre de nuestro pueblo en señal de reconocimiento al estupendo partido realizado por los nuestros y a la imagen dada tanto dentro del terreno de juego como fuera de él.

En definitiva, una experiencia maravillosa y un pensamiento claro en todos los integrantes de la Cultural de Durango, pero sobre todo entre la plantilla. Volveremos. No será fácil, al contrario, pero como he dicho varias veces a ilusión, a soñar, no nos puede ganar nadie.

Desde aquí quiero dar las gracias a todos los durangueses y animaros a subir a Tabira a animarnos. Juntos lo lograremos.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

2 Responses to “El final de un sueño con la ‘Cultu’”

  1. Daniela dice:

    En primer lugar mi enhorabuena a esa cultu.pero es una lastima que en ese campo y en ese partido no haya estado presente un jugador como la copa de un pino llamado Mikel Arizmendiarrita se lo merecía por el gran trabajo hecho durante 12 años una lastima que por culpa de alguien se haya tenido que ir por la puerta de atrás no se lo merecía un jugador de gran corazón nada egoísta y siempre pensando en los demás en fin una pena

  2. Josu dice:

    Bueno, pues yo estuve allí.
    Eso será algo que recordaré siempre igual que recuerdo otro partido, era un crío, de Copa que jugó (hace ya muchos años, tengo ya unos cuantos) en Tabira contra La Real (empate a cero, ¡ojo!).
    Pues sí, La Cultu hizo un partido por el cual los jugadores, técnicos, dirigentes y aficionados podemos estar extraordinariamente orgullosos. Estos chavales, porque son unos chavales, lo dieron todo y más. Salí del campo con sensación de triunfo. Sí, estábamos eliminados pero un equipo con el historial del Elche se vio en varios momentos contra las cuerdas. Este “éxito” de La Cultu, puedo asegurar, ha originado más seguidores, si cabe, de los que ya tenía.
    NO SE ACABA UN SUEÑO, ¡NO!. Ahora es el momento de creérselo, ahora es el momento de mirar mucho más arriba, ahora es el momento de dar más que nunca porque la 2°B no solo nos está esperando: nos necesita.
    ¡AUPA CULTU!, ¡A POR TODAS!

    Josu Pérez de Echeverria González
    (ex presidente del Club Jesuitas Durango)

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio