Julio, operación autoestima (1)

Jon Fernández

Jon Fernández

BÁSICA MENTE · Ha llegado el verano y, con él, un montón de cosas que se dan por supuestas. El verano significa buen tiempo (eso dicen) y el buen tiempo significa menos ropa, y menos ropa significa mayor porcentaje de nuestros rosáceos y poco curtidos cuerpos expuestos al sol. También significa más horas de luz diurna y, si tienes suerte, vacaciones. O sea, que si todo marcha como las marcas de cerveza tienen planeado, te vas a relacionar más, vas a salir más, te van a ver más… con todo lo que eso significa.

Sé por experiencia que llegados a este punto ya hay personas sufriendo pequeños infartitos. Calma.

Os podrá sorprender pero no todo el mundo se “derrite” con la idea de mostrarse en biquini, de relacionarse con gente nueva, de quitarse el maquillaje que como una segunda piel le ha acompañado durante todo el año y salir así, blancas y blancos, y más reales que nunca a la playa, a la vida. De hecho, y a pesar de ser una afirmación nada popular, hay un porcentaje importante de la población que teme y no disfruta con el verano y no solo por el calor.

Y es que el verano pone especialmente a prueba nuestra autoestima. Y sí, de la autoestima os quería yo hablar. Soy consciente de que es un término que desgraciadamente se ha puesto de moda y se ha desvirtuado notablemente. En parte porque los gurús del coach empresarial han visto que las personas con buena autoestima son más productivas en el trabajo y han dicho, “Ya está. ¡Autoestima para todos!” Pero se han quedado muy en la superficie, como siempre.

· La autoestima como necesidad vital ·

La realidad es que la autoestima es uno de los pilares centrales de la salud mental general de las personas y se relaciona con todas las áreas de la vida. La importancia de la autoestima es innegable, uno puede abstraerse a ella, evadirla, pero eso no significa que no nos esté influenciando diariamente. La autoestima es una necesidad humana fundamental y su efecto no requiere nuestra compresión ni nuestro conocimiento.

Así que sí. Vamos a hablar de autoestima, porque es importante. Para nuestro trabajo, para nuestras relaciones, para nuestras ganas de vivir y crecer. Durante el mes de julio os voy a invitar a que me acompañéis en una serie de artículos que escribiré para Mugalari con el objetivo de que la “operación biquini”, se convierta también en la “operación autoestima”.

· ¿Qué es la autoestima? ·

La autoestima poco tiene que ver con los anuncios de cosmética, la autoestima tampoco es simplemente “quererse a uno mismo”, la autoestima es mucho más profunda y está mucho más enraizada en nuestra materia interior. La autoestima es la confianza en nuestra propia mente, en nuestra capacidad para enfrentar los desafíos de la vida y el sabernos merecedores de felicidad.

Esta convicción sobre uno mismo es más que una opinión, es una fuerza motivadora que inspira un tipo comportamiento, una forma de vivir.

· Influencia de la autoestima ·

Sin embargo, una autoestima baja significa precisamente lo contrario. Una angustiante sensación, más o menos consciente, de que la vida supera en sus exigencias a nuestros recursos. Que no podemos responder correctamente a sus demandas y que la felicidad y el éxito están lejos de nuestro destino.

Os podéis imaginar cómo esta idea de nosotros mismos y del mundo determina y construye nuestra propia realidad. A parte de los sentimientos de ansiedad y desesperanza que despierta, que nos paralizan en nuestro miedo y refuerzan nuestra idea de que el universo es un lugar exigente, agotador y frustrante.

El nivel de nuestra autoestima tiene profundas consecuencias en cada aspecto de nuestra existencia: en la forma de actuar en nuestro puesto de trabajo, en el tipo de persona de la que nos enamoremos, en la forma en la que nos relacionamos con amigos y amigas, con hijos o compañeras de trabajo, en la forma en la que nos vestimos o mostramos al mundo y en el nivel de felicidad que alcanzamos.

Por eso os digo que vamos a hablar de autoestima, pero  no va a haber aquí exigencias. Ni culpas. Somos lo que somos y la aceptación de ser lo que somos es uno de los pilares de la autoestima sana. Ya os los iré desgranando durante este mes. Lo que sí que va a haber es conciencia, porque solo podemos manejar la verdad. La verdad que a veces es dolorosa pero siempre es liberadora.

Os invito a este (corto) viaje. Vamos a crecer juntos.

* Jon Fernández  (Iurreta, 1988 ) es psicólogo (jonferpsi@gmail.com)

· Jon Fernández, autor de este artículo, estará impartiendo un curso de 2 horas semanales sobre autoestima en Iurreta desde septiembre a noviembre. Si estás interesada en saber más  manda un mail a anderebide@gmail.com y apúntate, las plazas son limitadas.

 

 

 

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

One Response to “Julio, operación autoestima (1)”

  1. Eri dice:

    Kaixo,

    Muy interesante esta serie de articulos (vengo enlazada desde la parte II que acabo de encontrar), supongo que es importante ser constante y trabajar en ello de forma continua,la aceptación…voy a seguir atenta al resto de entregas.

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio