La mutación de los jauntxos

Rafael Hidalgo Segurola

Rafael Hidalgo

La “Transparencia en la gestión” y la “Participación ciudadana” son programas de actuación que crecientemente se están incorporando en el quehacer diario de los ayuntamientos que tienen un poso democrático. Sin embargo en el Consistorio de Durango, por más que a la Alcaldesa se le hace la boca agua alardeando de la transparencia en la gestión de la institución que preside, esa señora, la transparencia, es la gran ausente, la gran desconocida.

A los jauntxos que dominaron este pueblo durante décadas les han sucedido los políticos del PNV que con su forma de actuación muestran su escandalosa alergia al empoderamiento de la ciudadanía.Tenemos una buena prueba de ello en multitud de actuaciones que encuentran ahora su guinda con el misterioso, por desconocido, proyecto de la construcción de 5 torres de 17 pisos en los terrenos que ocupaban las instalaciones Euskal Trenbide Sarea.

Un amigo me ha puesto sobre la pista de este dislate señalando que en el folleto informativo que anualmente realiza el Ayuntamiento, titulado Gida 2.018, en la página 62 del mismo, aparecen ya situadas en línea las 5 torres citadas, así como quien lava, como si formaran ya parte del paisaje, como si de un hecho consumado se tratara.

Hay que tener una dosis de desfachatez descomunal para actuar de esa manera. A lo dicho, los jauntxos no se extinguieron con el paso del tiempo, simplemente mutaron y tomaron una nueva forma terrena en los políticos del PNV que hacen y deshacen a su antojo de espaldas al pueblo y de cara a sus intereses, tomando a la ciudadanía como rehenes.

En definitiva, como quiera que esa actitud me parece impresentable, conmino al equipo de gobierno de ¿nuestro? Ayuntamiento -al PNV para entendernos, puesto que el PSE-EE hace el papel de tonto útil- que abandone su papel de dueño, de amo del pueblo y consulte con sus ciudadanos acerca del destino de los terrenos a los que me he referido.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.