La sinceridad del consejero

Rafael Hidalgo Segurola

Rafa Hidalgo 

Siempre que en Durango la ciudadanía se ha mostrado preocupada por la calidad del aire de la zona, el discurso inalterable tanto desde la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno Vasco como del Ayuntamiento de la villa, ha sido que todo estaba bajo control según la estación de San Roke. 

Consecuentemente venían a decir que la preocupación del pueblo –pese a repetidas situaciones que apuntaban en sentido contrario– era infundada. Pero hete aquí que a raíz del último incidente grave (y van…) el Consejero de Medio Ambiente del Gobierno Vasco se descuelga diciendo, que (sic) “en estos momentos no existen medios suficientes para proteger a la ciudadanía de la contaminación atmosférica y se van a invertir para ello 3 millones de euros”. Glorioso. Pese a ser un veterano de la política, el Consejero no ha andado muy fino, ya que su declaración echa por tierra cuantas contundentes manifestaciones habían efectuado hasta la fecha.

Podía haber sido más sutil manifestando por ejemplo algo así como, “dando una muestra más del proceso de mejora continua que es el santo y seña de este Departamento, vamos a invertir 3 millones de euros para “reforzar” los controles de la  calidad del aire de la zona del Duranguesado”. En fin que para una vez que de manera inhabitual son sinceros, van y se le ve el plumero o dicho en menos fino, se quedan con el culo al aire.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.