Las derechas, el poder económico y el ‘contubernio’

Rafael Hidalgo Segurola

Rafael Hidalgo

El PSOE ha ganado las elecciones generales celebradas el 28 de abril en España pero los 128 escaños obtenidos le obligan a pactar con diversos partidos si quiere alcanzar la mayoría parlamentaria que es de 176 votos o hacerlo solo con uno, con Ciudadanos ya que gobernar en solitario sería para ellos realmente incómodo.

La presidenta del mayor banco de España ya se ha apresurado a mostrar su preferencia al respecto, que coincide -cómo no- con la idea de la Patronal de Empresarios. Ambos se inclinan por una “entente cordiale” PSOE- Ciudadanos, argumentando que sería lo mejor para calmar, para tranquilizar, a “los mercados” ya que de hacerlo con Podemos y otros partidos “sería altamente perjudicial para los intereses del país”. Por supuesto, el deseo que manifiestan nada tiene que ver con la posibilidad de que aumente la presión fiscal o que se realice una reforma de la legislación laboral vigente. No. Son los intereses del país los que les preocupan por encima de todo.

Pero lo que son las cosas. No solo son los estamentos citados los que ven con preocupación un posible giro a la izquierda del Gobierno, ya que también los partidos de derecha, es decir PP y Ciudadanos principalmente, presagian oscuros y azarosos días para España si se consuma ese pacto entre izquierdas, anunciando terribles males para la ciudadanía.

Para los desmemoriados habría que apuntar un par de cosas. Una, que el PSOE abandonó la estrategia, la línea marxista, (pasándose a la social-democracia) en 1.979, bajo el Secretariado de Felipe González, justamente 100 años después de su fundación, de modo que hoy se les sigue llamando un partido de izquierdas por pura inercia.

Dos, hablemos de Portugal, país al que siempre hemos mirado por encima del hombro dándole además la espalda, porque para los españoles, en verdad que el país luso es como si no existiera.

Hoy Portugal tiene un Gobierno formado por el Partido Socialista Portugués (de inspiración también social- demócrata) que preside Antònio Costa, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista y las cosas no les van tan mal ya que la tasa de paro que era del 16 % en 2.013 hoy es del 6,7 % y el déficit fiscal se ha visto reducido en 8 años desde el 11 % del PIB al 0,50 %. Su crecimiento económico es superior a la media europea, en tanto que su prima de riesgo es muy similar a la española ya que actualmente solo la separan 13 puntos (109 contra los 96 de España).

Al igual que en España, la derecha portuguesa demonizaba ese “contubernio”, tildando a ese tripartito como de auténtica chapuza, augurándole una corta existencia. Ese Gobierno portugués, dándonos sopas con onda, lleva ya cuatro años aplicando políticas progresistas lejos del ideario neoliberal que tanto admiran nuestros partidos de derecha y los poderes económicos, con el resultado económico indicado, de modo que dejen de envolverse en la rojigualda si finalmente se produce aquí, el para ustedes indeseado “contubernio”.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.